|

Batman: Arkham Asylum cambió los estándares que hasta ahora teníamos de los videojuegos de superhéroes. Éstos siempre pecaban de utilizar como reclamo ya no al juego en sí, sino únicamente la presencia del personaje de cómic cuyo nombre en portada ya aseguraba la venta de miles de copias. Rocksteady tuvo desde un primer momento las cosas bien claras y, alejándose de este tópico, desarrolló algo que era mucho más que “otro videojuego de Batman”. Arkham Asylum era una grandiosa experiencia jugable en la que, además, podíamos encarnar al Caballero Oscuro. La figura del hombre murciélago pasaba a un discreto segundo plano mientras crítica y usuarios aplaudían al verdadero protagonista: un gran juego.

Con unos antecedentes como éstos parecía difícil que Arkham City consiguiera sorprendernos de forma parecida. Cargado de muchas expectativas, todos esperábamos ansiosos el regreso de Batman en un título mucho más grande y con más villanos que su predecesor. ¡Pero, benditas sorpresas jueguiles, Batman! Arkham City no es un mejorado Arkham Asylum sino algo mucho más grande; es un paso adelante en cuanto a jugabilidad que nos sumerge de lleno en una nueva crisis para los ciudadanos de Gotham… tal y como reza el eslogan del juego, jugar a Arkham City es convertirse en el mismísimo Batman.

http://www.youtube.com/watch?v=NGK2YD3fzKs

Batman: Arkham City se presenta con una secuencia introductoria tan dramática como espectacular en la que, a ritmo de cómic, sienta las bases de las nuevas amenazas a las que debe que enfrentarse el Hombre Murciélago. Atrás quedó el Asilo de Arkham para presentarnos la colosal Ciudad de Arkham, una macro prisión de seguridad erigida en una de las partes más abandonadas y derruidas de Gotham. En ella encuentran cobijo toda clase de peligrosos personajes que van desde presos políticos y matones hasta como no, un extensísimo catálogo de villanos que sueñan con el día en que podrán vengarse de Batman. En esta ciudad del crimen los presos pueden campar a sus anchas con una sola condición: no escapar; así que constantemente rodeados por el ejército y supervisados por un estricto equipo de psiquiatras, los ciudadanos de Gotham conviven junto a este microcosmos del crimen. ¿Pero, qué pasaría si uno de estos psiquiatras fuera nada más ni nada menos que otro de los que se la tienen jurada a Batman? Demos la bienvenida al primer archienemigo de Caballero Oscuro, el Profesor Hugo Strange.

La primera hora de Batman: Arkham City servirá, básicamente, como un recordatorio al entorno y al mundo que nos presentó Rocksteady y que, aún reminiscente de ése Arkham Asylum, se siente como algo completamente distinto. Los truculentos y en ocasiones claustrofóbicos interiores góticos del sanatorio vuelven pero además se le añaden amplios espacios abiertos, plagados de edificios en ruinas y luces de neón, que recrean en nuestra mente lo que en un momento fue parte de la esplendorosa Gotham. Esta dualidad de espacios abiertos y cerrados se complementa a la perfección con las habilidades de un Batman mucho más ágil, ofreciendo imágenes visualmente tan memorables como surcar el cielo de Gotham con la Bat-Señal a nuestras espaldas.

Las bases de Arkham Asylum obviamente siguen allí sirviendo de sólida piedra angular de un juego mucho más grande y con una historia mucho más compleja y estructurada que su predecesor. Pero no sólo ciudad e historia han evolucionado, sino que el mismísimo Batman vuelve mucha más rápido, veloz y poderoso que nunca ¡y bien hace! porque esta vez no sólo tendrá como némesis al Joker, sino un elenco de villanos tan peligrosos como carismáticos entre los que destacan clásicos como el Pingüino, Dos Caras, Enigma, Harley Quinn, Hiedra Venenosa o Mr Freeze.

El Joker vuelve más detallado que nunca
El Joker vuelve más detallado que nunca

 Arkham City es un mundo abierto en el que podremos campar a nuestras anchas y al que, si somos seguidores de Batman, probablemente le dediquemos horas y horas. Rocksteady ha hecho un trabajo tan brillante a la hora de recrear esta pequeña parte de Gotham que cada rincón que veamos esconderá alguna referencia o algún guiño que hará sonreír o emocionar a todos cuanto hayamos crecido leyendo el cómic. Vemos desde minúsculos detalles como el anuncio en el cine de “El Terror”, esa película que incentivó a que el actor Basil Karlo se convirtiera en Clayface, hasta otros más fastuosos como el edificio y los anuncios de Ace Chemicals, la fábrica que dio vida al Joker.

Pero no solo será el nivel de detalle de Arkham City el que distraiga a los jugadores de la trama principal del juego. Rocksteady ha incluido una desbordante cantidad de objetos coleccionables que, tras invertir más de seis horas recopilándolos -y sin conseguirlos todos- puedo dar fe que añaden jugabilidad a un título que, ya de por sí, alcanza de largo las 20 horas de juego. Se ganan a pulso una especial mención los más de 400 desafíos de Enigma, mucho más complicados y difíciles que los “míseros” 240 de Arkham Asylum. Algunos de estos acertijos requerirán de investigación, interrogaciones, inteligencia y muchísima habilidad, puntería y unos reflejos de acero. ¡Nadie dijo que ser Batman iba a ser fácil! Todo un reto para los sentidos que realmente definen el significado de la palabra “desafío”.

La ambientación del juego es simplemente excepcional
La ambientación del juego es simplemente excepcional

Para los que no os gusten los trofeos o no encontréis el mundo de Batman lo suficientemente absorbente como para invertir tiempo en rutas turísticas por la soberbia Arkham City, tenéis también un surtido de 14 misiones secundarias y argumentalmente independientes, cuya variedad y desarrollo es realmente sorprendente. En ocasiones nos encontraremos con rastros de sangre y balas que podremos investigar para frustrar los planes de algún asesino en serie; entrar en una fábrica abandonada para caer de bruces en las trampas de algún viejo conocido de Batman o ser alertado por una llamada perdida en plena calle de Arkham. Atrás quedan las misiones secundarias sosas y facilonas a las que estamos acostumbrados porque éstas son una verdadera joya. 

Rocksteady también recupera una vez más al Batman detectivesco que tanto nos gustó en Arkham Asylum y con el que ponemos a prueba nuestra capacidad de observación para dar caza a nuestros enemigos. Por ejemplo, tan sólo empezar el juego debemos analizar al más puro estilo CSI los restos de una de las salas de juicio de Arkham City para que, gracias a la trayectoria de una bala lanzada desde un rifle de francotirador, podamos adivinar la ubicación del Joker.

Como era de esperar, Alfred ha hecho sus deberes mejorando y añadiendo nuevos juguetitos con los que Batman suplirá su ausencia de súper-poderes. Además de nuestro fiel garfio y batarang , el Caballero Oscuro contará con bombas de hielo, de humo, pistolas que helarán a los villanos, cañones que les propinarán descargas eléctricas y un arsenal que, complementado por los nuevos movimientos de lucha del Hombre Murciélago, hará que Arkham City deje de ser el paraíso para los amantes del crimen.

Si nos hartamos de ser unos buenazos, siempre podemos ser Catwoman
Si nos hartamos de ser unos buenazos, siempre podemos ser Catwoman

Y haciendo honor al dicho, detrás de cada hombre hay una gran mujer, o, en este caso, una gran mujer-gato. En Arkham City y gracias a su primer DLC no sólo podremos encarnar a Batman sino que también experimentamos qué se siente siendo uno de los “malosos” de la mano de la siempre juguetona Catwoman. Los niveles en los que encarnamos a la fémina felina son como un soplo de aire fresco puesto que, aunque sus controles no son ni la mitad de entretenidos que los de Batman, podemos trepar, saltar al vacío, movernos a cuatro patas, atacar a zarpazos y, en definitiva, comportarnos cual gato. Estos momentos son un agradable respiro en los que, a golpe de látigo demostramos que las chicas también sabemos ser malas. 

Aunque dejándome muchísimo en el tintero, querría para terminar mi análisis hablaros un poco de los aspectos técnicos de Arkham City. Los gráficos de las nuevas aventuras de Batman son unos de los más impactantes que han podido verse en lo que va de año. Estamos ante un juego detallista y excepcionalmente ambientado que rompe perfectamente los parajes más oscuros con colores más vivos  creando un ambiente completamente fiel al comic. Gráficamente soberbio, este nuevo Batman hace que a más de uno se le olvide dónde se encuentra para entrar de lleno en esta ciudad de Arkham.

Es difícil encontrar defectos a un juego de este calibre. Cierto es que haberlos, haylos, pero la mayoría de ellos se deben a las limitaciones de las consolas actuales puesto que lleva el potencial tanto de Xbox 360 como a PS3 hasta extremos insospechados. Entre estos fallitos tan sólo destacaría el ocasional pero siempre incómodo efecto de popping de texturas al tardar en cargarlas.

En cuanto a su banda sonora, el resultado es simplemente magistral. Los temas con un claro componente épico se entretejen con los momentos más ambientales o los muy acertados temas de algunos de los muchos villanos que encontramos en esta penitenciaría hecha ciudad. Todo ello viene coronado por unos cuidados efectos sonoros y un buen doblaje al castellano donde destaca Claudio Serra, doblador habitual de Batman en los films de Nolan, que hará que todavía más nos sintamos como el Caballero Oscuro.

Si te gusta Batman no puedes quedarte sin Arkham City
Si te gusta Batman no puedes quedarte sin Arkham City

Lo más parecido a ser Batman

No nos engañemos, tras jugar a Arkham: Asylum todos sabíamos que Rocksteady tenía entre manos un gran juego que haría las delicias de todos los forofos de Batman, lo que no imaginábamos es que iba a ser tan bueno.

Estamos ante un juego dinámico, fluido, largo y además de con un argumento que bien podría ser adaptado al cómic y no a la inversa. Arkham City es una ciudad donde muy difícilmente te encontrarás sin saber qué hacer; ya sea desentrañando los planes de Hugo Strange, solventando las múltiples misiones secundarias, demostrando al Enigma que hacen falta más de 400 desafíos para vencerte o simplemente descubriendo los numerosos guiños para los fans de Batman, será complicado que dejes el juego hasta que lo termines.

¡Lástima que Rocksteady no nos haya dado aún las llaves del Batmóvil! Si te gusta Batman, o simplemente si te gustan los juegos bien hechos, no dudes en probar Arkham City. No te arrepentirás.

Comentarios

  • monti16 |
    28/12/11
    monti16

    ¿Como puedo entrar en el edificio de hiedra venenosa?

  • enrique_987 |
    22/02/12
    enrique_987

    que pasada de juego. tengo ganas de comprarmelo y probarlo enseguida.

  • viciao99 |
    30/08/12
    viciao99

    alguien sabe como cambiar de traje

  • eLkIlLeRmAx |
    04/09/12
    eLkIlLeRmAx

    No se puede entrar al edificio de Hiedra venenosa y se puede elegie el traje en el menu principal si no mal recuerdo

23/10/14
Tu imagen de usuario