|

De vez en cuando aparece un juego que a simple vista parece lo mismo de siempre, a pesar de la campaña de marketing de la compañía. Infamous ha conseguido confirmarnos


Porque Infamous empezó como un juego que no estaba mal, que ofrecía al jugador la experiencia de ser todo un héroe pero sin las típicas limitaciones de los superhéroes de franquicias, que siempre están atadas a los cómics o películas originales.

Pero tras jugarlo de principio a fin, hay que decir que Infamous va mucho más allá. Incluso llega a plantearnos la pregunta más elemental que se puede hacer sobre este tema: ¿Qué define la heroicidad? ¿Eres capaz de aceptar el hecho de afrontar todo lo que implica tener poder?

Pero, todo comienza con una explosión, una explosión de dimensiones apocalípticas.

La historia de Cole
El epicentro del juego es la ciudad de Empire City. Nada más comenzar sufrirá una explosión de dimensiones apocalípticas. En mitad de esa explosión, sobrevive nuestro protagonista, Cole. Pronto descubrirá que, en realidad, no ha salido totalmente indemne de esta tragedia. Ha adquirido poderes que le permiten manipular la electricidad.

A partir de aquí comienza el juego y mediante una serie cinemáticas basadas en las típicas tiras de cómics nos enteramos como Cole llega a dominar sus poderes. Por supuesto, todo ello complementado con otras cinemáticas que emplean el motor del juego.

Estas dos formas de expresar la historia funcionan en Infamous como un conjunto y a través de ellas veremos una historia que podemos definir como redonda y que funciona tanto si escogemos ser héroes, como ser villanos.

La elección es, precisamente, el mayor acierto de Infamous con respecto a otros juegos de superhéroes. En este título el jugador tiene la posibilidad de escoger entre realizar una acción buena o mala y esto, además, se ve reflejado en los poderes.

Y lo más importante es que estas decisiones tienen influencia en todo lo que nos rodea y en como nos ven los ciudadanos de Empire City. Sí, Sucker Punch nos hace creer que realmente somos héroes o villanos.

Los poderes: ¿Héroe o Villano?
Infamous comienza con una ciudad absolutamente desesperada. Debido a que el gobierno no sabe que ha ocurrido, aísla por completo la ciudad y esto se traduce en que cuando empezamos el juego, quince días después de la explosión, los habitantes de la ciudad están hambrientos, se pelean entre sí y, como no, hay bandas organizadas que se aprovechan de esa desesperación.

Ahí es donde entra en acción Cole, que tendrá que escoger en todo momento sí desea actuar por el bien común o ser egoísta. Este dilema estará presente en todo el juego gracias a diferentes decisiones que van desde cosas tan simples como, por ejemplo, dejar que la gente coja comida de las cajas de suministros, hasta decisiones tan críticas que, sin duda, nos hace pensar en si alguien merece hacer semejante sacrificio.

Estas decisiones son parte de la historia, pero no lo son todo. Infamous funciona de forma similar a cualquier otro Sandbox Game (GTA 4). Tenemos un mapa de la ciudad de Empire City y tendremos que ir cumpliendo misiones principales y misiones secundarias.

Las primeras nos hacen avanzar en la historia, adquirir nuevos poderes y desbloquear nuevas zonas. Las segundas potencian nuestros poderes y aunque ponemos el nombre de secundarias, en Infamous se vuelven prácticamente obligatorias si queremos afrontar con un mínimo de seguridad lo que nos espera en los niveles finales.

La forma de desbloquear y potenciar los poderes es algo bastante simple. Todas las misiones dan experiencia y esa experiencia sirve como moneda de cambio para potenciar o comprar algunos de los poderes.

Los poderes de Cole son espectaculares. Tenemos el rayo clásico, la onda voltaica o una acumulación de energía que funciona como un cañón. Aunque lo asombroso es desatar una Tormenta Eléctrica, capaz de eliminar a enemigos, vehículos y todo lo que se ponga por el medio.

Eso sí, esto consume energía y Cole tendrá que recargar absorbiendo la electricidad de sitios tan diferentes como farolas, transformadores y, lo más importante, de vehículos.

La razón de que estos últimos sean tan importantes es que una de las misiones más importantes de Cole será devolver la electricidad a la ciudad y, para ello, tendrá que bajar a las alcantarillas. Eso sí, para llegar al lugar deberá pasar por zonas sin electricidad y llenas de enemigos. La única forma de sobrevivir será absorbiendo energía de los vehículos.

Si os habéis fijado en ningún momento hemos hablado de poderes del bien o del mal. La razón es simple: son prácticamente idénticos. La diferencia entre ellos es los efectos secundarios que tienen. El ejemplo más claro está en el rayo inicial. Cuando lo subimos de nivel y si acertamos a la cabeza hay ciertos efectos colaterales.

Si somos héroes, la electricidad pasa a otros enemigos que los incapacita sin más para que podamos volverles a disparar, pero si hay un transeúnte al lado sólo lo atontaremos. Pero si hemos decidido ser todo un villano, los efectos son más efectivos y es al dar a un enemigo en la cabeza se producirá una explosión.

Hay más poderes que nos darán buena o mala reputación. Por ejemplo, podemos curar a ciudadanos que están a punto de morir o capturar a los enemigos para que la justicia haga su trabajo.

Sin embargo, también podemos optar por absorber la energía de transeúntes y enemigos. Sí, los mataremos, pero a cambio obtendremos una total recuperación de nuestros poderes. La elección es siempre nuestra. Pero la elección tiene consecuencias en la ciudad y en todos los habitantes.

Jugando a ser un héroe o un villano
Historia, poderes, elecciones... y nos queda hablar de la jugabilidad. Sucker Punch ya tienen una cierta experiencia en realizar juegos de gran calidad. Hablamos de los creadores de la serie Sly, uno de los mejores plataformas de PS2, aunque ligeramente eclipsado por juegos como Ratchet and Clank o Jak and Daxter.

Con Infamous han cogido diferentes géneros y los han mezclado de una forma realmente asombrosa, para crear el juego más espectacular. Es, como hemos dicho, un Sandbox game, puesto que permite una libertad absoluta, pero también un juego de acción, puesto que estaremos peleando en todo momento con nuestros poderes. Eso sin olvidar las plataformas.

Para viajar, lo más rápido es ir por las azoteas y, para ello, tendremos que escalar diferentes edificios. Pues bien, la forma de escalar es fácil y simple, gracias en gran medida a que Sucker Punch ha logrado crear un sistema en el que Cole se adapta perfectamente a la plataforma a la que tiene que agarrarse.

El resultado es que nos parece natural escalar edificios. Si tuviésemos que hacer un símil, lo estableceríamos con Assassin’s Creed, pero por supuesto con una mayor velocidad por parte de Cole y una mejor identificación de lugares a los que agarrarse.

Además, Cole tiene otras formas de desplazarse como deslizarse por encima de cables eléctricos o por las vías del tren. Utilizando la electricidad será capaz de moverse a gran velocidad.

Infamous cuenta además con enemigos, muchos enemigos y son muy, pero que muy agresivos. La IA no es excesivamente buena, no estamos hablando de grandes estrategas, pero la variedad de enemigos y las posiciones en las que han sido colocados suele darnos problemas a la hora de combatir con ellos.

Claro que nuestras acciones tienen una directa influencia en la ciudad. Si escogemos ser un héroe y sacrificarnos por el bien de la comunidad, descubriremos que la gente quiere hacernos fotos, nos aplaude o incluso pega cárteles por la ciudad. Pero si escogemos el beneficio propio, los habitantes de Empire City huirán de nosotros, nos tendrán miedo y Empire City será cada día un lugar más oscuro.

Y todo ello con unos controles sorprendentemente buenos. De principio a fin disfrutaremos de una respuesta a los controles intensa y una distribución de los botones que podemos definir como excelente.

Gráficos y sonido
Gráficamente hablando, Infamous es toda una delicia. No es que sean unos gráficos coloristas, pero sí te transmite esa situación de desesperación de las personas y ese empobrecimiento de una ciudad que ha sufrido todo un apocalipsis.

Las animaciones de los personajes y los modelos de todos los personajes están cuidados con el más mínimo detalle. Sirva de ejemplo que Cole lleva una mochila siempre a sus espaldas y que las dos correas que sobran se mueven de una forma completamente realista y acordes a nuestros movimientos.

En cualquier caso, la gran estrella gráfica de Infamous es, sin ninguna duda, la electricidad. Y con ello todos los poderes relacionados con la electricidad. Rayos, hondas voltaicas, poder descender planeando y, en general, cualquier poder del juego han sido realizado con mimo y se ha prestado especial atención al detalle de lo que significa llevar a alguien que genera electricidad.

Por poneros un ejemplo, tenemos que tener mucho cuidad con los charcos del suelo, porque al pasar por encima de ellos generemos todo electricidad y si hay algún transeúnte encima, veremos como cae prácticamente muerto. Estos pequeños detalles los podemos ver también en todo aquello que es metálico, ya que la electricidad por encima de ello como si realmente lo hiciese.

Y no podemos olvidar la iluminación dinámica, algo muy presente cuando estamos en las alcantarillas, totalmente a oscuras, y en donde sólo nuestra electricidad nos lleva al lugar adecuado.

Eso sí, Infamous tiene sus principales defectos aquí. Y es que el juego sufre de puntuales problemas de ralentización y algo extraño, porque sufre un popping parcial. Y es que aunque los decorados se ven a distancias impresionantes, de vez en cuando veremos como los objetos o los transeúntes aparecen de la nada a una distancia media.

¿Y el sonido? La banda sonora no está mal y en los momentos más críticos del juego, suele sonar en armonía al momento. Los efectos están muy logrados, gracias al uso de la oclusión que consigue que ante una explosión nos parezca que estamos sordos. El doblaje no está mal, pero el estudio le ha dado menos carga emocional de lo que vemos en pantalla. Es decir, parece que visualmente veamos algo, y que Cole, al hablar sienta otra cosa.

Nuestra opinión
Hoy en día vemos estanterías llenas de títulos. Algunos serán éxitos durante unos días, otros durante unos meses y unos pocos serán capaces de ser recordados como grandes juegos. En estos últimos está Infamous, un juego que capta perfectamente el dilema de ser un héroe y que incita al jugador a tener que escoger continuamente entre lo que podemos definir heroico y lo que no. Lo bueno de Infamous es que nos pone en dilemas que moralmente son difíciles de escoger.

A eso hay que sumarle una jugabilidad redonda, unos gráficos que, pese a los fallos, hacen creíble todo el planteamiento, y una banda sonora y efectos excelentes. El doblaje nos ha parecido algo frío, sí, pero funciona bastante bien.

Infamous, en resumen, es un juego que no puede dejar de jugarse si se tiene una PS3 y, no sólo eso, se ha de jugar más de una vez para entender la dimensión completa de un superhéroe.

Lo mejor

  • Capta perfectamente la esencia del héroe
  • Desarrollo y controles excelentes
  • Rejugable


Lo peor

  • Fallos gráficos
  • El doblaje no transmite todo lo que se ve en pantalla.

Comentarios

25/10/14
Tu imagen de usuario