|

Generalmente los juegos más simples son los que mejor se adaptan a iPad y los que más adictivos resultan. Este es el caso de Angry Birds, juego que lleva un tiempo publicado para iPhone/iPod Touch y ahora nos llega en alta resolución para el nuevo dispositivo de Apple.

La mecánica de Angry Birds es muy sencilla. Como su nombre indica, somos unos pájaros muy enfadados porque un grupo de cerdos se ha dedicado a robar los huevos de nuestros futuros retoños. Lejos de lamentarnos empezaremos una dura lucha contra estos animales de aspecto esférico.

Para luchar contra estos rivales, fase tras fase, contamos con un grupo de aves y un tirachinas. De lo que se trata es de calcular la trayectoria exacta del pájaro que lancemos en ese momento para que actúe como proyectil contra los cerdos y las barricadas que se han montado.

Hay varios materiales para las estructuras y barricadas, y no todos son igual de fáciles de destruir. El hielo se destruye con más facilidad que la madera o la piedra, que no se rompen al primer toque. Igual que los cerdos, que no les afectarán igual todos los golpes, pues depende del material que les caiga encima o con la velocidad que salgan rodando.

Pero acabar con todo no sería posible sólo con pájaros “normales”. Así, en niveles más avanzados iremos desbloqueando nuevas razas de pájaros que tienen habilidades especiales. Hay uno que se desdobla en tres, otro que pega un sprint u otro más que explota. Para activar su don basta con un leve toque en la pantalla. El problema es que vale cualquier toque, así si con un dedo que no utilizamos rozamos la pantalla sin querer se activará el truco aunque no lo necesitemos, haciendo que desaprovechemos ese pájaro.

Exceptuando este pequeño problema, la física del juego es de lo más aceptable, por lo que el resultado de las trayectorias que planificamos con el tirachinas y los impactos son tal y como se esperan.

Visualmente, Angry Birds es muy atractivo. Íntegramente en 2D, nos recuerda a éxitos de género híbrido estrategia/puzle al estilo LocoRoco o Patapon. Personajes simples, fondos de colores alegres y vistosos efectos de explosiones y demás. También son claras las reminiscencias al clásico Worms, tanto en estética como en el apartado sonoro, con pícaros sonidos que emiten los pájaros y cerdos, como por la lúdica música que nos acompaña, que es un tanto repetitiva, eso sí.

En definitiva, Angry Birds HD es un entretenimiento ligero, muy simple pero muy adictivo. Funciona muy bien porque se adapta a las mil maravillas a la pantalla táctil dado su número ínfimo de acciones a realizar. Si queréis un juego para pasar ratos muertos, sin duda es una buena opción, y es que por 3.99 euros es para no pensárselo mucho.

Comentarios

22/10/14
Tu imagen de usuario