Aumenta la duración de la batería de tu portátil

A la hora de comprar un portátil, la duración de la batería no suele tenerse en cuenta. Después vienen las sorpresas, cuando te das cuenta de que tu ordenador tiene una autonomía tan reducida que la definición de portátil viene a ser algo así como “que puede transportarse de un enchufe a otro”.

Que las baterías sean un consumible, como lo podría ser la tinta de la impresora, no ayuda. Si bien estuviste satisfecho con la gran autonomía que te ofrecía recién comprado, con el paso del tiempo la decepción se ha vuelto palpable. Vamos a ver una serie de recomendaciones sobre cómo sacarle el máximo partido a tu batería.

¿Cargar y descargar asiduamente?

Si hablamos de baterías, uno de los temas más recurridos radica en si es recomendable cargar y descargar completamente una batería o no. Lo cierto es que las baterías de litio no tienen el “efecto memoria” que poseían los modelos anteriores tipo Ni-Mh, ya caidos en desuso.

De todas formas, la información es contradictoria. Algunos fabricantes de ordenadores siguen recomendando en manuales de equipos modernos esta práctica de descargar y cargar completamente la batería al menos un par de veces al mes. Sea un mito heredado del pasado o no, mi recomendación personal pasa por utilizar el ordenador de un modo equilibrado, sin preocuparse por este detalle. Al fin y al cabo, se supone que el ordenador trabaja para nosotros y no a la inversa. Durante su uso habitual se cargará y descargará algunas veces, sea esto beneficioso o no.

Un tema sobre el que sí que hay consenso es sobre lo perjudicial que es dejar la batería sin usar durante un tiempo prolongado. No se recomienda en ningún caso, puesto que las baterías pierden vida simplemente con el paso del tiempo. Si debes hacerlo, al menos guárdala con una carga aproximada del 40% en un lugar fresco y seco, nunca completamente descargada.

¿Quitar las baterías cuando no sea necesario?

El siguiente punto sobre el que hay más controversia es sin duda el siguiente: ¿es recomendable quitar la batería mientras tenemos el ordenador enchufado a la corriente? No hay unanimidad al respecto, así que nos limitaremos a mostrar los pros y los contras:

Pros:

  • La batería no se sobrecalentará (algo que disminuye su tiempo de vida)

Contras:

  • Es engorroso
  • Si la corriente se corta, el ordenador se apagará súbitamente
  • No usar la batería es perjudicial

Una vez más, no hay un consenso, así que tu decisión final dependerá de cómo utilices el ordenador y cómo valores los pros y los contras.

Simple es mejor

Para mayor autonomía, debes optar por alternativas más ligeras. Hablando en argot informático, es mejor que evites el BloatWare. Prescinde de todo aquello que no sea estrictamente necesario, pues algunos programas son auténticos devoradores de memoria y procesador, lo cual aumenta el consumo de energía.

¿Estás escribiendo texto sin formato? Utiliza el Bloc de notas en lugar de Microsoft Word. Cuando dispones de energía ilimitada, las transparencias de Aero Glass y los Gadgets son moderadamente interesantes, pero si quieres arañar unos segundos de autonomía, olvídate de ellos cuando dependes de la batería. Existen algunos programas que te permiten llevar a cabo esta tarea de forma automática al desconectar el portátil, como Vista Battery Saver y BattCursor.

Programas en uso

Si estás conectado a la corriente, no pasa nada por tener 30 programas abiertos. Pero si dependes de una batería, esto no es así. El hardware del ordenador portátil está diseñado para pasar a modo de ahorro energético tras un tiempo de inactividad.

Por tanto, si tienes 30 programas abiertos, uno buscando e instalando actualizaciones, otro leyendo MP3 del disco duro y otro analizando los archivos en uso, el disco duro tendrá que funcionar constantemente: un pozo sin fondo para la energía.

Es habitual que los ordenadores nuevos incluyan una tonelada de programas innecesarios, versiones de prueba y demás. En un artículo anterior ya os dimos unas recomendaciones al respecto. Unos pasos recomendables para tener un portátil más eficiente – energéticamente hablando – son los siguientes:

  • Desinstalar aquellos programas que no necesitamos
  • Eliminar programas del Inicio de Windows 
  • Desactivar funciones automáticas como búsqueda de actualizaciones o autograbado, cuando no sean necesarias
  • No realizar muchas tareas a la vez

Minimizar el consumo de Windows

Además de utilizar pocos programas, el sistema operativo gasta de por sí una buena cantidad de energía. Tu principal misión como ahorrador energético es permitir a los dispositivos descansar cuando no se utilizan. Los pesos pesados son la pantalla, el lector de DVD, el disco duro y el procesador.

Bajar el nivel de brillo es esencial. Normalmente puedes conseguirlo mediante la tecla de Función (Fn) y los cursores. ¿No ves nada? En tal caso, usa BattCursor para que baje el brillo automáticamente tras determinado tiempo de inactividad. Una curiosa medida que puedes llevar a cabo es poner un fondo de pantalla oscuro.

Más complicado es dejar descansar al disco duro, pues generalmente lo necesitaremos. Si dispones de suficiente memoria RAM, prueba por desactivar la memoria virtual desde el Panel de Control > Sistema > Avanzado > Rendimiento. Esto evitará que Windows haga uso del disco duro cuando puede utilizar la RAM. Desfragmentar las unidades es otra buena idea, pues hará que el acceso al disco sea más rápido y eficiente.

Minimizar el uso de CPU pasa por seguir las recomendaciones de los apartados anteriores. Es decir, utilizar alternativas simples, no tener muchos programas abiertos y cerrar todo aquello que no sea estrictamente necesario.

El hardware también cuenta

Por supuesto, el hardware juega un papel importantísimo en el consumo energético, y también debemos controlar su uso. Como ya hemos dicho, la unidad de DVD consume una gran cantidad de energía, por lo que no es recomendable abusar de ella. Dejar un DVD introducido en el lector es una pésima medida. Windows tiene la irritante costumbre de leer su contenido en cuanto que abres un Explorador de archivos.

Algunos ordenadores portátiles disponen de la opción de quitar el lector de disco, literalmente. Se obtiene al mismo tiempo una reducción de peso del equipo y un menor consumo energético. Es una medida un tanto radical, pero bastante eficaz y sencilla, si no utilizas el lector con asiduidad.

Cualquier componente que no requieras debe ser desconectado, incluyendo tarjetas PCMCIA (aunque estén desactivadas), dispositivos USB como ratones y teclados y, por supuesto, reproductores MP3 conectados por USB para recargar su batería.

Probablemente tu ordenador disponga de conexión Bluetooth, WiFi u otras capacidades (compatibilidad con discos e-Sata, tarjeta de audio integrada…) que pueden ser desactivadas o bien desde la BIOS del sistema, o bien desde Windows. Si no las estás utilizando, desactívalas.

Hibernar en lugar de suspender

Suspender el sistema es muy cómodo, ya que puedes volver al estado anterior de modo inmediato. Sin embargo, de este modo el ordenador nunca se apaga completamente, por lo que sigue consumiendo determinada energía. Si no vas a utilizar el ordenador por un tiempo, hiberna en lugar de suspender.

Para pausas cortas es mejor Suspender, puesto que se gasta bastante energía leyendo los datos escritos en el disco.

Ajusta el plan de energía

Ajustar el plan de energía es un paso fundamental. Si bien tendrás, en general, unos planes de energía predefinidos bastante adecuados, no siempre serán los más óptimos. La forma de ajustarlos en Windows Vista pasa por ir al Panel de Control > Opciones de Energía. En este apartado puedes cambiar unos cuantos aspectos como el comportamiento de la tapa o cuánto tardará Windows en apagar la pantalla.

Si quieres crear un nuevo plan (algo recomendado, en lugar de modificar los ya existentes) pulsa sobre Crear un plan de energía. Una vez esté creado, te recomendamos que presiones Cambiar la configuración del plan y más tarde hagas clic en Cambiar la configuración avanzada de energía.  En este apartado puedes configurar todas las características del plan desde una única ventana en lugar de en tres o cuatro apartados distintos, como se consigue con el método “no-avanzado”.

Algunos programas como Vista Battery Saver y BattCursor pueden automatizar el cambio de plan energético según si se está haciendo uso de la batería o no.

Por otra parte, PowerSlave cambia el plan energético según la hora del día.

Programas relacionados

Cargando comentarios