Cómo limpiar un Mighty Mouse, el ratón de Apple

Estamos acostumbrados a que Apple presente productos en los que el diseño y la utilidad se complementan perfectamente. Sin embargo, hay algunos en los que esa relación no es tal. Estoy hablando del ratón más conocido de Apple, Mighty Mouse. Estéticamente llama mucho la atención y se distingue de todos los que se puedan encontrar en el mercado. Su punto fuerte es la rueda de scrolling que funciona en dirección vertical y horizontal; y a la vez es su punto débil porque es lo primero que se estropea.

Esta rueda es más pequeña que un guisante, tiene poca superficie de contacto y por tanto no se puede ejercer mucha presión sobre ella. En el momento en que haya algo que se interponga en el mecanismo de giro la rueda se atasca.

Por muy limpio que se sea, es inevitable que entre suciedad en el interior de la rueda y que empiece a dar problemas. Puede que haya alguien que pueda prescindir de la función de scrolling, pero no creo que sea el caso la mayoría de la gente y sobre todo de los navegantes.

Llegado a este punto, uno se puede plantear cambiar de ratón, lo cual es un pequeño fracaso de inversión, todo a vez que el ratoncito cuesta 49 € con cable y 69 € en su versión inalámbrica, o tratar de arreglarlo. Para esto no queda más remedio que abrirlo y a simple vista no hay ni tornillos ni pestañas, ni nada que dé a entender que se puede abrir sin romperlo.

En Macuarium he podido encontrar un manual de Enrique Garde para abrir el ratón y limpiarlo. Mighty Mouse es delicado así que más vale seguir los pasos y andar con tiento.

Cargando comentarios