Cómo resolver cualquier problema informático (o casi)

Cómo resolver los problemas del ordenadorDice un refrán que es mejor enseñar a pescar que dar peces. Si aplicamos esto al mundo de los ordenadores, aprender a resolver cualquier problema informático es la enseñanza más valiosa de todas, pues elimina la necesidad de pedir ayuda a compañeros, parientes y amigos, o la de preguntar una y otra vez en foros y blogs.

Aprender a resolver toda clase de problemas informáticos no es sencillo, y para llegar a ser un experto hacen falta miles de horas. Nosotros no pretendemos eso (aunque, si nos sigues, puede que lo consigas); lo que sí vamos a hacer es darte algunas pautas para que puedas atacar problemas sencillos sin la ayuda de nadie.

Paso 1. Mantén la calma y recopila información

A menos que le hayas prendido fuego o lo hayas lanzado por la ventana, tu ordenador sigue ahí, y los datos, también. Normalmente, somos los humanos quienes nos ponemos nerviosos, y eso conduce a grandes desastres. La paciencia es tu mejor amiga. Así pues, coge libreta y lápiz, siéntate delante del PC y toma nota de lo siguiente:

  • ¿Cuándo ocurre el problema? ¿Ha ido en aumento o es constante? ¿Parece aleatorio?
  • ¿Pita el equipo? ¿La pantalla hace cosas raras? Anótalo todo. Si puedes, toma capturas
  • Transcribe los mensajes y códigos de error. Reconstruye los pasos para llegar al fallo
  • Saca las especificaciones técnicas del PC. Si no las tienes, usa AIDA64 o Speccy
  • Haz memoria: ¿habías instalado algún programa nuevo? ¿Viste algo raro?
  • ¿Puedes sacar capturas de pantalla? Ayudan muchísimo a explicar los problemas

Es muy frecuente encontrar la solución mientras se reconstruyen los pasos para llegar al problema. Tomar nota nunca es una pérdida de tiempo.

Paso 2. Busca la solución en Google, pero bien

No, no te rías: tal vez “googlear” sea la respuesta que todos den cuando hay que resolver un problema, pero si no sabes qué buscar ni cómo, Google de poco te servirá. Además de dominar el googlés, debes enfocar tus búsquedas a problemas concretos. Los métodos más comunes son los siguientes:

  • Las búsquedas que empiezan por “Cómo” o “How to” llevan a tutoriales en español o inglés
  • Si necesitas convertir un archivo, usa la búsqueda EXT2EXT, donde EXT son extensiones deseadas
  • Cuando veas [Resuelto] o [Solved] en un resultado, se trata de una duda resuelta en un foro:
    Duda resuelta en un foro
    Hacer clic en “Más resultados de…” te mostrará todos los temas similares del foro.
  • Presta atención al texto de cada resultado antes de pinchar. Si parecen palabras inconexas, no hagas clic
  • Usa las búsquedas relacionadas. Puede que lo hayas dicho bien, pero que una búsqueda similar sea más útil:
    Búsqueda relacionada
  • Si sabes que es un problema reciente (por ejemplo, un fallo en un juego nuevo) o buscas soluciones frescas, filtra los resultados usando el selector de fecha de Google, en la columna izquierda:Filtro por fecha
  • Una búsqueda de imágenes puede ayudarte a encontrar la respuesta. Al buscar un problema, suelen aparecer capturas de pantalla de los problemas o de las herramientas que los solucionan, y esas te llevarán al contenido original
  • Dos botones que te ahorrarán mucho tiempo al buscar soluciones informáticas son “Foros de debate” y “Libros”, que muestran resultados de grupos de noticias y libros escaneados respectivamente.Filtros de contenido para foros y libros

3. Experimenta con los programas y el sistema operativo sin miedo

A menudo, los problemas informáticos se resuelven echando mano de la curiosidad natural del ser humano. Hacer clic en un menú o poner en probar algunas opciones ocultas no suele empeorar el problema. Al contrario, puede que te conduzca a la solución (y, de paso, aumentará tu confianza informática).

En el artículo sobre cómo orientarse en un programa desconocido dimos unas cuantas pautas para usar un programa desconocido. Aquí están:

  • Todos los menús se parecen: en Archivo siempre hay opciones para abrir o guardar y en Editar funciones para Cortar, Pegar o Deshacer. Los menús de configuración suelen estar casi siempre en Herramientas.
  • El clic derecho es tu amigo: hazle cosquillas al programa con el botón derecho del ratón. En la mayoría de casos, suelen aparecer nuevos menús con las funciones que buscas, relacionadas con lo que acabas de pinchar.
  • Mira la barra de estado y los punteros del ratón: la primera contiene información valiosa acerca de lo que el programa está haciendo, mientras que los segundos te dicen lo que puedes hacer (esperar, seleccionar texto, etcétera).
  • Aprende las cuatro teclas fundamentales: con Esc, Alt, Control y Tabulador puedes cerrar ventanas o procesos, mostrar menús, seleccionar múltiples elementos o pasar de uno a otro respectivamente. Son teclas esenciales y cuyas funciones suelen ser idénticas en cualquier programa.
  • La ayuda del programa, esa desconocida: pulsa F1 y el programa, si está bien diseñado, pondrá a tu disposición una plétora de recursos útiles. Puedes leerla paso a paso, buscar palabras en el texto o navegar usando el índice.

4. Pregunta en redes sociales (¡incluso al autor del programa!)

La táctica de buscar en Google o preguntar en foros suele dar buenos resultados, pero a veces hace falta contactar directamente con los expertos. Mientras enviar un correo electrónico es inviable -la probabilidad de que los contesten es muy baja-, con las redes sociales el panorama cambia; ahí, todos están listos para conversar contigo.

Pregunta en Twitter

Algunas recomendaciones:

  • Busca al autor del programa en Twitter y hazle una pregunta que vaya al grano
  • También puedes lanzar una pregunta al aire, debidamente etiquetada con hashtags
  • Lo mismo puedes hacer en Facebook, en tu muro o en la página oficial de un programa
  • Páginas de preguntas y respuestas, como Quora o Yahoo! Answers, pueden ser útiles
  • Pregunta con cortesía y sé paciente. Nadie tiene porque contestar de inmediato

5. Usa una máquina del tiempo

¿Estás desesperado y no tienes tiempo para buscar una solución? Entonces te queda el último recurso: retroceder en el tiempo. En Windows, puedes conseguirlo con Restaurar sistema o con utilidades de terceros, como Comodo Time Machine. Ambos programas devuelven tu ordenador a un estado anterior.

Comodo Time Machine

Otra opción muy popular consiste en crear imágenes del disco duro con Norton Ghost y programas similares. En ambos casos (restauración de archivos e imágenes) no se trata de una solución auténtica a un problema, sino más bien de su eliminación. Si volvieras a topar con el fallo, tendrás que retroceder otra vez… o enfrentarte a él. Y recuerda: formatear NO es la solución.

¿Cómo resuelves tú un problema informático?

Cargando comentarios