Distintas formas de enviar archivos

Antes o después todo ser sentado frente a un ordenador debe enviar algo a otra persona, a veces sentada a unos metros, a veces a miles de kilómetros.

A continuación vamos a hacer un repaso de los medios que la informática pone a nuestro alcance para poder hacer esto de la mejor forma posible. Es decir, sin tener que levantarnos de la silla.

Envío directo

El camino más corto entre dos puntos es la línea recta. Bien lo saben los usuarios, puesto que es uno de los métodos más utilizados para enviar algún archivo suelto a ese amigo con el que se está chateando. Está disponible en casi todos los clientes de mensajería, programas de chat, y también existen programas específicos que sirven para realizar estos envíos.

Por correo electrónico

Si el envío directo es probablemente el método más usado, el envío por correo electrónico sería el segundo. Seguro que más de una vez has estado batallando con mensajes que se devuelven por ocupar demasiado o archivos adjuntos con extensiones no permitidas.

Por todo ello, resulta recomendable sólo para envios de como mucho unos pocos megas. Además, también es importante comprimir el contenido en un ZIP (o un RAR) para que ocupe menos y que ninguno de los servidores de correo se queje de la extensión del archivo.

Compartir archivos

La opción de compartir archivos la hemos visto recientemente en este artículo, por lo que no nos repetiremos. Es un método que sólo resulta recomendable si el destinatario de los archivos está en una red local contigo.

Técnicamente también se puede hacer por Internet, pero no resulta ni muy práctico, ni muy seguro.

Utilizando P2P

Utilizar programas P2P para enviar archivos a tus amigos es un tanto estrafalario, pero no serías el primero en hacerlo. De igual modo, si tu deseo es que todo el mundo pueda acceder a lo que envías, es la mejor forma.

  • eMule – La famosa “mula”, heredera de el “burro” (edonkey)
  • Ares – En cierto modo, heredero de Napster y Kazaa
  • uTorrent – El cliente de Bittorrent de moda
  • Pando – Hasta 1 GB de espacio
  • OpenP2M – El correo al servicio del P2P

Subiéndolo a un sitio web

Para terminar hemos dejado lo mejor. Algunas personas son capaces de estarse horas intentando enviar un correo, esperando a que aparezca el envio en Windows Live Messenger (a veces, toda una prueba para la paciencia), o armando una buena con programas P2P, usándolos con un fin para el que no fueron diseñados, antes que utilizar uno de los múltiples servicios de hospedaje de archivos en línea disponibles.

Tiene la principal ventaja de que mientras que tú sólo lo tienes que subir una vez, puede ser descargado por tus amigos tantas veces como quieran. También se pueden usar como “copia de seguridad” aunque, cuidado con este punto, pues en algunas de estas páginas se borran los archivos pasado un tiempo. Una pequeña muestra:

¿Y si sólo quieres subir una foto suelta? En tal caso podrías perfectamente enviarla por correo, con envío directo desde un programa de mensajería… o subirla a alguno de los múltiples sitios especializados en hospedaje de fotografías. Algunos ejemplos:

Cargando comentarios