Guía ROM Android: qué son, cómo se instalan y cuáles son mejores

Llevas ya un tiempo con tu ya-no-tan-flamante móvil Android. Va lento, hay apps que ya no son compatibles con tu versión del sistema operativo y los widgets ya no te transmiten ninguna emoción. Si tu móvil fuese un PC, lo formatearías y pondrías un sistema operativo más reciente. Al ser Android, la cosa es más complicada.

Tras el enésimo cuelgue, estás a punto de lanzar tu aparato por la ventana cuando, de improviso, un amigo te llama y te pide que no lo hagas, que aún queda esperanza. Que todo lo que tienes que hacer es ponerle una ROM nueva a tu celular. Levantas entonces una ceja y le preguntas qué es eso de una ROM…

¿Qué es una ROM para Android? ¿Y un firmware?

ROM y firmware vienen a ser lo mismo: la memoria de solo lectura de tu móvil, su “alma”, por así decirlo. Contiene el sistema operativo Android de Google, debidamente adaptado y configurado para funcionar con el hardware específico de cada teléfono móvil (antena, chip gráfico, cámaras, etcétera).

El sistema operativo se halla en una zona de memoria de solo lectura por dos motivos: para evitar que lo dañes sin querer -por ejemplo, sobrescribiendo archivos- y para que sigas fiel a las pequeñas modificaciones y aplicaciones integradas que los fabricantes suelen incluir en sus modelos.

Al ser un sistema operativo de código fuente abierto, por suerte, Android permite toda clase de modificaciones. Además de las ROM oficiales, es muy habitual encontrar ROM hechas por grupos de voluntarios y entusiastas que toman el código base y le añaden o quitan características o pieles. Incluso tú mismo puedes crear (cocinar) la tuya.

¿Y por qué razón debería yo cambiar de ROM?

Por el mismo motivo por el que cambiaste de móvil, fuese cual fuese. Hay quien necesita más rendimiento, quien desea actualizar el sistema operativo a una versión superior sin esperar la actualización oficial y quien quiere renovar el aspecto de su móvil o simplemente probar cosas nuevas.

¿Qué es eso de rootear y por qué necesito hacerlo?

Android libre de cadenasLa memoria de solo lectura (ROM) no se llama así por nada: para reemplazar su contenido hace falta saltar algunos mecanismos de protección del móvil (obteniendo permisos de superusuario o rootear) y poner el terminal en un estado especial para poder cargar la nueva ROM (flashear).

Rootear y flashear son acciones diferentes y que a veces se confunden. Lo primero es necesario para lo segundo, pero ninguna es obligatoria para disfrutar plenamente del móvil. Tener root es como ser el Administrador del móvil: da acceso a aplicaciones avanzadas (como DroidWall) y funciones ocultas, mientras que flashear implica cambiar radicalmente el sistema operativo.

Con un símil: si tu móvil fuese un piso compartido, rootear sería obtener las llaves y flashear cambiar los muebles. Ahora bien, ten en cuenta que algunos fabricantes pueden anular la garantía si les llevas un móvil rooteado a reparar…

¿Es peligroso? ¿Dolerá? ¿Puede algo ir mal?

No. Generalmente no, vaya; que tu móvil muera entre tus manos (bricking, literalmente “convertirse en ladrillo”) es algo que puede suceder si no sigues cuidadosamente los pasos recomendados o si llevas a cabo cada maniobra demasiado rápido y sin suficiente batería.

Para revivir un móvil brickeado, reiniciar el móvil en modo recuperación y flashear otra ROM suele solventar el problema la mayoría de veces.

Por los datos no te preocupes: aunque hacer una copia de seguridad siempre es recomendable, en teoría no se ven afectados ni por el rooteo, ni por el flasheo.

Lo que sí puede ocurrir, y aquí conviene que estés atento, es que los datos pertenecientes a widgets y aplicaciones nativas de la ROM anterior no sean compatibles con las apps sustitutivas.

¿Cómo hago para rootear mi Androide?


Lo primero que necesitas es rootear el móvil, una operación que a los fabricantes no les hace demasiada gracia, pero que aceptan cada vez más. En cada dispositivo se obtiene el root (superusuario) de distintas maneras, algunas más complicadas que otras. Los rooteos de un clic abundan. Los dos más recomendables son estos:

La herramienta unrEVOked, válida para la mayoría de móviles HTC

Hay muchos tutoriales en la red que explican cómo usar ambos programas. Siguiendo fielmente las instrucciones, todo el proceso no suele llevar más de cinco minutos. Una vez tienes root en el móvil, comprueba que tienes root instalando y ejecutando Root Checker Basic (otra app muy recomendable es Superuser).

Vale, ¿y ahora cómo flasheo una ROM?

Paso 1. Instalar ROM Manager

Tras rootear, el paso siguiente es instalar ROM Manager, una magnífica app que permite descargar y flashear nuevas ROM, así como cambiar el recovery (modo recuperación del móvil) por uno especial, ClockworkMod, desde el que es posible efectuar copias de seguridad completas y borrar la memoria del móvil, entre muchas otras cosas.

Nota importante: no uses ROM Manager si tu móvil es un Galaxy Ace, muchos usuarios han informado de fallos graves que inutilizan por completo el aparato.

Paso 2. Instalar el recovery ClockworkMod

Para instalar ClockworkMod Recovery, presiona la opción correspondiente en el menú de ROM Manager. Una vez descargada la imagen con la última versión del recovery modifcado, la app te solicitará reiniciar el móvil en modo Recovery. Dile que sí.

Ya en modo Recovery, navega con las teclas de volumen o con la perla / sensor óptico por las opciones y elige Reboot (reiniciar). Presiona la tecla de encendido con un toque breve para confirmar cada opción. Para arrancar directamente en modo Recovery (e ir así a Clockworkmod), mantén presionada la tecla Home y la tecla Power (encendido).

Paso 3. Hacer una copia de seguridad

Antes de seguir, conviene hacer un backup de toda la memoria del móvil, útil para volver al estado de fábrica si algo se tuerce o la ROM que instalas no te gusta. Este vídeo-tutorial de Droidcast explica brevemente cómo hacer un backup “nandroid” (de la memoria interna) a la tarjeta de memoria SD:

Paso 4: flashear la ROM descargada

La ROM descargada no es más que un archivo comprimido en formato ZIP. No la descomprimas: cópiala en la carpeta raíz de la tarjeta SD y elige la opción “Install ROM from SD Card” en ROM Manager. Otra opción es arrancar directamente en modo Recovery y proceder manualmente.

Opción para instalar ROM desde la tarjeta SD

En ambos casos, es recomendable hacer una copia de seguridad total -o nandroid (ver arriba)- y borrar todas las cachés para evitar problemas de compatibilidad con restos de datos de la ROM anterior. En este tutorial explican cómo proceder desde los menús de Clockworkmod.

En caso de duda no flashees nada e infórmate sobre la compatibilidad de ROM Manager con tu móvil.

¿Me recomendáis ROM buenas para mi móvil?


La elección de una ROM para tu teléfono móvil Android no es un asunto sencillo. Antes de flashear una, ten en cuenta los siguientes aspectos:

  • Compatibilidad con tu dispositivo (modelo, fabricante y país)
  • Presencia de tus apps favoritas (HTC Sense, apps de Google, etc.)
  • Si necesita partición externa (A2SD) o se instala en la memoria

Editor de particiones de ROM ManagerEste último punto (A2SD) implica crear particiones en la tarjeta de memoria para que las apps se copien allí en lugar de en la memoria interna, lo que supone un ahorro de espacio, pero también inconvenientes, como no poder sacar la tarjeta mientras el móvil esté encendido. El particionado se puede hacer desde el  mismo ROM Manager (¡cuidado con los datos!)

Otra cosa a tener en cuenta es que, tras flashear una ROM, muchos echan de menos HTC Sense y otras apps añadidas por los fabricantes; es lo que ocurre al probar ROM de tipo AOSP (esto es, basadas en Android de código abierto, sin añadidos). Antes de flashear una ROM, conviene siempre que te informes sobre su contenido y particularidades.

Las tres ROM más recomendables, por calidad, difusión y compatibilidad, son las siguientes:

  • CyanogenMod, la más conocida y con soporte para la mayoría de marcas
  • MIUI, una espectacular ROM para móviles Samsung, LG, Motorla y HTC
  • LeeDroid, para móviles HTC y para fans de HTC Sense

De izquierda a derecha: MIUI, CyanogenMod y LeeDroid

Hay muchísimas más, algunas más estables que otras. Todas aportan algo, pero la elección es cosa tuya. Hay tres páginas recomendables en los que puedes buscar tu “media ROM”:

¿Y tú? ¿Usas una ROM no-oficial?

Sígueme en Twitter: @remoquete

Cargando comentarios