Cómo instalar tipografías como accesos directos

Instalar fuentesNormalmente, cuando instalamos fuentes nuevas en Windows optamos por dos caminos: hacerlo desde el clic derecho o vista previa, o copiar el archivo a la carpeta Fuentes de Windows.

Ambos métodos son buenos, pero nos imposibilitan acceder a una función de Windows muy poco conocida: la instalación de fuentes como acceso directo.

¿Por qué instalar fuentes como accesos directos?

Supongamos que tienes localizadas unas cuantas tipografías que utilizas con frecuencia, y las instalas en Windows. Meses más tarde, localizarlas entre el batiburrillo de fuentes instaladas será una odisea.

Instalar fuentes como acceso directo permite que, aunque las fuentes estén instaladas y listas para ser usadas en Windows, los archivos físicos se encuentren en la carpeta que quieras. De este modo, puedes mantener tus fuentes favoritas aparte, o incluso compartir dicha carpeta con otros ordenadores, etc.

¿Cómo instalar accesos directos de fuentes?

Antes de nada, necesitas Windows 7. Si ése es tu caso, entonces dirígete al Panel de Control > Apariencia y personalización > Fuentes.

Configuración de fuentes

Haz clic en Configuración de fuentes y después marca la opción Permitir instalación de fuentes con un acceso directo.

Permitir la instalacion

Después de pulsar Aceptar, dispondrás de una nueva opción cada vez que quieras instalar una fuente. Por una parte, en el menú contextual de los archivos, aparecerá el menú Instalar como acceso directo.

Acceso Directo

Además, en la vista previa aparecerá una nueva casilla llamada Usar acceso directo. Márcala para utilizar esta opción.

Vista Previa

¿Conocías esta función? ¿Te parece útil?

Cargando comentarios