Chrome OS: ¿está hecho para ti?

Chrome OS, el sistema operativo de Google, fue lanzado el año pasado y hoy en día es uno de los más peculiares del mercado: solamente funciona en dispositivos específicos, llamados chromebooks, usando como motor el propio navegador Google Chrome y como aplicaciones las disponibles en su Chrome Web Store.

Con unas características tan particulares, la primera pregunta que se nos viene a la cabeza es obvia: ¿a quién le puede resultar útil este sistema orientado a la nube? No a todo el mundo, está claro, así que hemos decidido que diversos usuarios prueben este sistema y nos cuenten sus impresiones.

¿Quieres saber si te conviene Chrome OS? Sigue leyendo y conoce a nuestros conejillos de indias:

Álvaro: ciclista y con escasos conocimientos

Álvaro es un trabajador de más de cincuenta años que lleva muy poco tiempo manejando ordenadores. Usa un portátil con Windows 7 de forma esporádica para tareas básicas y específicas: consultar el correo electrónico, seguir la actualidad de los periódicos online y entrar a Google Earth para comprobar las rutas que hará con su bici, pues el ciclismo es su gran afición.

“Si tuviera el programa que necesito, lo usaría sin problemas…”

Nada más encender el sistema, a Álvaro le sorprende la rapidez con la que se carga la pantalla de inicio de sesión. Reconoce que Windows le resulta un poco lento y le alegra que el aspecto del escritorio se parezca al de su portátil: tiene iconos para Chrome, Youtube y Gmail entre otros.

Lo primero que hace Álvaro es acceder a Chrome para ver su correo de Outlook.com. Por desgracia no tiene activada la sincronización de marcadores, así que no encuentra el acceso directo en la barra superior. Al intentar configurar dicha sincronización, se siente algo perdido, aunque reconoce que es útil.

La experiencia de Álvaro usando otras aplicaciones web es variable. Nuestro usuario queda muy satisfecho cuando le presentamos Chrome Web Store y utiliza el buscador, no sin cierta dificultad, para encontrar una guía de emisoras de radio online que funciona muy bien.

Menos positivo es el balance cuando intenta encontrar una aplicación que abra el fichero de Google Earth (KML) que le han enviado por email. Todas las aplicaciones y extensiones requieren un plugin que, ironías de la vida, no está disponible en Chrome OS.

Al acabar de hacer otras tareas cotidianas, Álvaro resume su experiencia:

No es tan complicado como parece en un principio, pero necesitas tener cierta curiosidad para buscar aplicaciones que te sirvan. Que haga falta conexión a Internet no es problema porque lo usaría en lugares con WiFi. El problema está en que, si no tienen un programa que necesito, el sistema no me sirve

Lucía: programadora y adicta a su smartphone

Lucía es una joven programadora, así que para ella el ordenador es una herramienta fundamental. Es usuaria de Windows y tiene un iPhone con la última versión de iOS, así que conoce sistemas operativos muy diferentes. A la hora de usar programas, Netbeans es su principal herramienta de trabajo. En casa se mueve entre el navegador web (Chrome) y la descarga P2P. También se divierte con juegos casuales en su móvil.

Como usuaria de Chrome, lo primero que hace es crear una nueva sesión con sus credenciales de Gmail para que importe sus contenidos del navegador. La sincronización funciona perfectamente y en un momento tiene sus marcadores y aplicaciones web cargadas; una primera impresión muy grata.

“Puedo hacerlo todo aquí, aunque tendría que cambiar mi mentalidad”

Para empezar su uso cotidiano, Lucía busca aplicaciones que usa en el trabajo. Para ello se dirige al repositorio de aplicaciones web y descubre una versión de Firebug que, según ella, es clavada la a de Firefox. Justo después pone a prueba el catálogo de Chrome OS buscando un editor de Java, un programa que requiere muchos recursos y funcionalidades. En pocos minutos encuentra Cloud IDE, que considera más elemental que NetBeans pero con un potencial muy interesante.

A continuación, Lucía prueba a aplicaciones más orientadas a lo personal. Primero usa Grooveshark con un rendimiento bastante bueno; luego abre un Hangout en Google+ y admira la cantidad de efectos que posee para la webcam, y finalmente entra en Put.io, un gestor BitTorrent online que le acabamos de recomendar y que le sorprende porque no tiene que esperar para que los archivos se bajen.

Cloud IDE es una de las aplicaciones que más le sorprenden

Tal es la entrega de Lucía hacia Chrome OS que Grooveshark acaba cerrándose de golpe entre tanta aplicación abierta. Después del susto, nos comenta sus impresiones:

Chrome OS es muy ligero y usable si se cambia el chip. Lo veo como un sistema operativo para gente joven y acostumbrada a usar smartphone. En otras palabras, su modo de ser es que tengas una necesidad o tarea que cumplir, vayas a la tienda de aplicaciones y consigas el programa específico que la cumple. Igual que en mi móvil, pero más versátil.

Ramón: jugador empedernido y dibujante profesional

Ramón es un chico de veintipocos años que lleva casi toda su vida usando ordenadores. Hace poco que se pasó a Mac por recomendación de un familiar, aunque no reniega de Windows gracias a una partición de Boot Camp. Sobre todo usa el ordenador para dos cosas: jugar a títulos exclusivos de PC y dibujar y retocar gráficos con Photoshop.

Al arrancar el sistema, Ramón demuestra ser un usuario más precavido y experimentado. «El arranque es rápido ahora porque el sistema está limpio», sentencia. Además está acostumbrado a encontrar un botón Inicio o un dock más visible, como los de los sistemas tradicionales.

“No me hace gracia usar aplicaciones que no puedo instalar”

El ecosistema de Google, sin embargo, es una novedad para él. Aunque tiene una cuenta de Gmail, usa exclusivamente Firefox y no ha accedido a la Chrome Web Store, así que es lo primero que le sugerimos hacer para buscar juegos.

El catálogo de juegos de Chrome OS le desanima un poco: no hay títulos punteros como los de Steam, aunque le sorprende ver From Dust y la lista de juegos en streaming de Gaikai. Sin embargo, encuentra imposible hacer que ninguno de los dos funcione. El sistema operativo no explota las capacidades gráficas de la máquina.

Otro aspecto que le decepciona es el de los editores gráficos. El primero que prueba es Pixlr y le parece completo aunque algo tosco en el rendimiento; el segundo es Sumo Paint, que sí le parece más fluido pero que no tiene una característica que considera fundamental: el soporte para tabletas gráficas.

Versión del juego From Dust para el navegador

Para terminar, Ramón prueba algunas funciones que realiza en su tiempo libre: accede a un servicio de películas en streaming, escucha algo de música en Grooveshark y entra a su cuenta de Dropbox. Aunque no tiene problemas en estas tareas, sus impresiones no son muy positivas, tal como nos cuenta:

No me hace gracia usar programas especiales que no se pueden instalar. Los juegos tampoco es que vayan muy bien, o directamente no tienen los que me gustan. Antes que un sistema con Chrome OS, preferiría un tablet o un netbook para mis ratos de ocio, y un PC o un Mac para las tareas de trabajo.


Verna: editora de vídeo y amante de los Mac

Durante toda su vida, Verna ha sido una usuaria de Mac tanto en su trabajo como en su tiempo libre. Comenzó trabajando con Final Cut, pero ahora usa su ordenador casi siempre para consumir información: noticias RSS, redes sociales y algo de descarga P2P y edición de gráficos con Photoshop y similares.

El navegador preferido de Verna también es Firefox. No se acaba de entender con Chrome aunque considera que, tras el arranque, el escritorio y la presentación de Chrome OS es similar a lo que está acostumbrada.

El gestor de ficheros de Chrome OS es demasiado sencillo para Verna

Al principio prueba las aplicaciones que vienen con el sistema operativo: el bloc de notas y los accesos a Gmail y Youtube, dos de sus páginas de referencia. Curiosamente accede más a las aplicaciones web escribiendo en la barra de direcciones que usando el entorno de escritorio propiamente dicho.

“Algunas aplicaciones son limitadas aunque otras son funcionales”

Una de las mayores pasiones de Verna es Twitter, así que para tenerlo más fácil decide buscar una extensión en lugar de ir a la web oficial. Le sorprende la cantidad de alternativas que hay y que todas funcionan perfectamente, como en el navegador, aunque le cuesta ver dónde se encuentran ubicadas.

La chica tiene opiniones encontradas con las aplicaciones de Chrome Web Store. Algunas le resultan muy útiles como el gestor de descargas Put.io o Google Calendar, y otras muy decepcionantes, como WordPress, que no es más que un enlace a su web .

Para acabar, le mostramos a Verna un editor de vídeo online muy prometedor: WeVideo. Al principio lo percibe como una alternativa muy válida de los editores de vídeo no profesionales, aunque poco después de empezar a usarlo nota una bajada de rendimiento considerable. Nos cuenta que un programa nativo de estas características no se habría colgado tan fácilmente.

Por último, nos deja unas palabras sobre su experiencia:

Hay ciertas aplicaciones que creo que son muy útiles, pero creo que para el día a día me volvería un poco loca por su lentitud. Otras aplicaciones son muy limitadas en funciones, aunque es cierto que las de Google funcionan de manera excepcional. Parecen buenas alternativas a las que uso, aunque no me convencen para dejar mi Mac.

¿Qué te parece Chrome OS? ¿Con qué usuario te identificas más?

Cargando comentarios