5 síntomas de pereza informática y sus remedios

Desorden y caos informáticosUn ordenador es como una casa. Bueno, no exactamente, pero el símil sirve para introducir un problema frecuente: el caos informático. Un equipo desorganizado se reconoce en seguida por la acumulación de iconos, el proliferar de molestos pop-ups, la presencia de docenas de barras y complementos, etcétera.

Todo esto, no sólo queda feo, sino que disminuye la comodidad del trabajo diario.  En este artículo, hablaremos de los cinco signos más frecuentes de pereza informática y de las soluciones que puedes poner en práctica para hacerles frente. Venga, ¡a limpiar!

1.  Toneladas de iconos en el Escritorio

El Escritorio es tan simpático, siempre ahí cuando necesitas tener algo a mano. ¿Tienes que descomprimir una cosa? Al Escritorio. ¿Te acaban de pasar unas fotos? Al Escritorio. ¿Creas accesos directos donde no toca? Al Escritorio irán.

El problema es que, según el tiempo pasa, este espacio se va llenando de más y más pequeños iconos hasta que resulta imposible encontrar nada. ¿Cuál es su utilidad entonces?

Escritorio repleto de iconos

Posibles soluciones:

    • Descomprimir archivos temporales en una carpeta ad-hoc. Por ejemplo C:\Temp
    • Utilizar el Asistente de Limpieza de Escritorio para borrar los accesos directos no utilizados últimamente. Lo encuentras en Propiedades de pantalla / Escritorio / Personalizar Escritorio / Limpiar Escritorio ahora.
    • Usar un programa como Fences o un dock
    • Configurar el navegador para que baje los ficheros a una carpeta (p.ej. “Descargas”)

      2. Superpoblación en la Bandeja del Sistema

      Tener muchos iconos en la Bandeja del sistema no es algo malo de por sí. Lo malo es la causa que lleva a esta situación, la cual no es otra que infinidad de programas en memoria.

      Posibles soluciones:

        • Eliminar del arranque programas innecesarios. Por ejemplo, con System Tray Cleaner
        • Configurar individualmente los programas para que no se muestren aquí
        • Ocultar los iconos que no usas modificando las Propiedades de la Barra de Tareas

          3. Atracón de barras de herramientas en Internet Explorer

          “Se me instaló sola y no sé como quitarla”. ¿Cuántas veces habremos oído eso en boca de algún amigo con más barras de herramientas de las que cualquier humano podría desear?  En verdad, lo que quieren decir es “Soy demasiado vago para intentar desinstalarla”.

          Posibles soluciones:

            • Desinstalar las barras que no quieres. Algunas se encuentran en Agregar o Quitar programas. Otras se pueden desinstalar desde el menú Ayuda de la propia barra. En el futuro, evita el “SiguienteSiguiente” al instalar
            • Prueba utilidades como Toolbar Uninstaller o WhatInStartup
            • Usa otro navegador gratuito, como Firefox, Opera o Chrome

              4. Menú contextual como la bolsa de Mary Poppins

              El menú contextual del Explorador es nuestro amigo, pero tiene el feo vicio de acoger menús y submenús de todas las aplicaciones a las que les gusta integrarse con el sistema. A diferencia de los iconos en el Escritorio, la mayoría de instaladores dan por sentado que al usuario le apetecerá tener un atajo más al hacer clic con el botón derecho del ratón.

              Menú contextual superpoblado

              Posibles soluciones:

                • Usa ShellMenuView, Context Menu Editor o MenuMaid para eliminar ítems inútiles
                • Abre el Editor de registro (Inicio > Ejecutar > regedit.exe o Win+R) y navega hasta HKEY_CLASSES_ROOT\*\shellex\ContextMenuHandlers. Borra los que no te interesan y reinicia el equipo
                • Las opciones de algunos programas permiten modificar o desactivar la integración con el Explorador

                  5. Más avisos que los de un panel de una central nuclear

                  Otro síntoma bastante molesto es la aparición de ventanas de aviso o recordatorios de que determinado producto ha caducado. El problema es que este tipo de avisos suelen tener la opción de “revisarlos más tarde”, por lo que se van dejando y dejando hasta que al final te das cuenta de que, por no prestarle atención durante un minuto el primer día, has estado cerrando la ventana durante meses.

                  Posibles soluciones:

                    • Desinstala los programas OEM preinstalados. Para ello, te recomendamos The PC Decrapifier y AppRemover
                    • No instalar la actualización Notificaciones de Ventajas de Windows Original. Si lo haces, prueba a quitarla con RemoveWGA o alguna herramienta similar
                    • Avisos o asistentes de primer uso (como el de IE):  no posponerlo indefinidamente
                    • Si el programa te gusta, ¿por qué no comprarlo? 😉

                      ¿Tienes alguno u otro de estos síntomas de “dejadez computacional”? ¿Se te ocurren más soluciones a los problemas mencionados?

                      Cargando comentarios