Ponte los auriculares: +10 horas de música para trabajar súper tranquilo

¿Estás en el trabajo o con un asunto importante entre manos y necesitas relajarte? Te propongo seis experimentos diferentes: seis tipos de música que están probados (por estudios o por experiencia personal) que pueden ayudarte en el trabajo. Al final de cada explicación te encontrarás con piezas musicales para que descubras si te relajan o no (¡más de 10 horas en total). Prueba a escucharlo mientras trabajas. ¡A ver qué resultados obtienes!

1. Sonidos de la naturaleza

Escuchar los sonidos de la naturaleza (las olas llegando a la costa, el trino de los pájaros, el fluir de los ruidos) puede mejorar tu cognición (tu facultad para procesar información a partir de la percepción), optimizar tu habilidad para concentrarte y aumentar tu nivel de satisfacción. O al menos eso es lo que asegura un estudio publicado por The Journal of the Acoustical Society of America.

La clave de los sonidos de la naturaleza, según este estudio, radica en su similitud con el ruido blanco, una señal aleatoria cuyos valores de tiempos diferentes no guardan correlación entre sí. Este fenómeno te protege de otros ruidos que pueden distraerte porque rompen una correlación acústica existente (ejemplo: la risa de un compañero en un momento en el que solo suena el tecleo de los ordenadores).

¿Quieres descubrir si los sonidos de la naturaleza pueden aislarte de los sonidos que te rodean? Haz la prueba con estas tres horas de música relajante que usa los sonidos del agua (del canal de Youtube TheHonestGuys).

2. Bandas sonoras de videojuegos

Tanto si eres gamer como si acabas de arquear las cejas al adentrarte en esta sección, la música de los videojuegos puede enseñarte a superar los obstáculos que se te plantean cada día en el trabajo. ¿Cuál es el objetivo de un gamer en un juego? Salir de una experiencia peligrosa para adentrarse en otra aún peor gracias a su ingenio, a sus reflejos, a su creatividad y, sobre todo, a su constancia. Las mejores músicas videojueguiles son aquellas que impulsan estos valores, que ayudan a meternos en el papel de un héroe en una aventura letal pero épica. ¿Quieres sentirte así cuando trabajas?

Por si acaso mis razonamientos no te convencen, te presento al profesor en Psicología Siu-Lan Tan. Junto con sus asociados John Baxa y Matt Spackman, descubrió que los voluntarios que jugaban a The Legend of Zelda: Twilight Princess sin música ni efectos de sonido jugaban mucho peor que aquellos que sí escuchaban su banda sonora.

Para comprobar si esta música puede ayudarte a superar obstáculos, en este vídeo, del canal de Youtube Adam Cambpell, disfrutarás de casi 6 horas de bandas sonoras de grandes juegos como Assassin’s Creed, Super Metroid, Uncharted o Metal Gear Solid 5.

3. Música clásica

Se ha hablado hasta la saciedad del famoso “Efecto Mozart”. Vas a encontrar estudios a favor, estudios que aseguran que escuchar clásicos como Mozy o Wolfy tiene un impacto positivo en el razonamiento espacio-temporal, en la habilidad de pensar a largo plazo o en la creación de soluciones abstractas. Y luego tienes estudios donde se descubre que los trabajadores rindieron mejor cuando se les quitó la música clásica y trabajaron en silencio.

¿Te funcionará a ti el Efecto Mozart? Para aumentar tus posibilidades de éxito, comparto un truco que se encuentra en los foros del gurú de la productividad David Allen: la clave es escuchar música clásica que incluya unos 60 golpes por minuto. “Causa un estado mental lúcido y veloz en el que pensar y crear es más fácil”.

Para probar esto de los 60 golpes por minuto, te recomiendo una música clásica no-tan-clásica: Vitamin String Quartet, un grupo que cubre éxitos pop pero con un estilo de quarteto de cuerdas.

4. Música instrumental

Si escuchas música instrumental sacarás mejores notas que si escuchas música con letra mientras estudias para el examen; o al menos eso concluyó un estudio de la Middle Tennessee State University. Y según un estudio del Cambridge Sound Management, tenemos más posibilidades de despistarnos en el trabajo cuanto más inteligible sea el ruido de fondo. Por eso cuando la charla de unos compañeros cercanos puede acabar con nuestra productividad.

Yendo a lo personal, cuando escribo si escucho música lírica en un idioma que entiendo, suelo acabar despistándome porque pienso en la letra o bien trato de seguirla mental o literalmente. En cambio, cuando escucho pop japonés, el efecto es el mismo que si me pongo música instrumental.

¿Quieres probar? A continuación tienes cuatro horas de música instrumental y relajante que ha recopilado el canal de Youtube utopiansounds.

5. Música downtempo

Entendemos como música downtempo aquella que usa principalmente música electrónica para crear un ambiente relajado. ¿Se podría llamar también música ambient? Más bien downtempo es una definición ambigua que engloba ambient, jazz, house, chill out… y todos estos derivados musicales que parecen descendientes modernos de la hipnosis.

Aquí existe poco estudio que pueda corroborar mi teoría. Se trata tanto de experiencia personal como de una contrapropuesta experimental a la música clásica. La música clásica puede considerarse uptempo y en teoría ánima, nos da energía y nos ayuda a pensar. Por lo tanto, su opuesta, la downtempo, es ideal para cuando debemos seguir produciendo pero necesitamos relajarnos o tal vez entrar en una suerte de estado hipnótico para llevar a cabo tareas mecánicas o rutinarias.

Si quieres averiguar si te funciona este tipo de música, te recomiendo esta playlist de música electrónica que ha confeccionado una usuaria de Soundcloud llamada Rachel Gillet:

6. Ruido

Ciertos ruidos pueden ayudar a concentrarnos en lugar de distraernos porque irrumpe un acontecimiento, que ya he mencionado en otro apartado, llamado “enmascaramiento del sonido”. La entrada de la Wikipedia de este término lo explica muy bien:

“Imagina una habitación oscura donde alguien no para de encender y apagar una linterna. Notas la luz y además te distrae un montón. Ahora imagina que las luces de la habitación están encendidas. La linterna se sigue encendiendo y apagando pero ya no la notas tanto porque esta enmascarada. El enmascaramiento del sonido es un proceso similar que cubre un sonido con otro sonido menos intrusivo y más apaciguador”.

Atlanta-rain1a

¿Te apetece ruido? Te recomiendo encarecidamente que pruebes con The Rainy Cafe Machine, una página web híper mega-simple donde puedes escuchar lluvia o el sonido de una cafetería, por separado o a la vez. Hasta el momento de la redacción de este articulete no había pensado en el ruido como ayuda para la creatividad. Pues bien, he escrito la gran mayoría del tiempo escuchando lluvia.

Fuentes utilizadas para la elaboración de este artículo: Lifehacker, HubSpot, Business Insider, Telegraph, Bustle, Popular Science

Cargando comentarios