Los 7 errores más comunes que cometes cuando buscas trabajo

¿Buscas trabajo pero no llegas ni a conseguir entrevistas? ¿Tienes un historial laboral impecable pero nadie se mira tu CV? Es posible que la búsqueda de trabajo online esté yendo mal porque has caído en uno de estos errores comunes que encontrarás a continuación. ¡No te inquietes! Todos tienen solución.

1. Sigues buscando trabajo en Infojobs y compañía

Infojobs y otro tipo de bolsas de empleo online te pueden ayudar a descubrir el tipo de aptitudes que se piden hoy en día en una empresa del sector que te interesa o bien las palabras clave con las que puedes rellenar tu CV para llamar la atención (más abajo te doy más detalle al respecto). Pero hasta ahí su relevancia: ahora mismo no son los mejores sitios para buscar trabajo.

AAEAAQAAAAAAAANcAAAAJGJiYjYzYzdlLTQ2MWQtNDE4Zi05YjNhLTRhZDBhNDc5YmM1Nw

Ahora mismo si quieres conseguir trabajo online, la acción se encuentra tanto en LinkedIn como en cualquier red social en la que tengas la mayoría de tus contactos. Sé que a veces es difícil contactar con alguien y decirle que estás buscando trabajo y si sabe de algún sitio donde busquen a alguien como tú, pero no hay otra. Manda mails, reaviva viejas amistades e incluso, si es necesario, usa esa extraña función conocida como “llamada” que tienes en tu teléfono móvil.

2. No has mantenido tu búsqueda de trabajo en secreto

Salvo honrosas excepciones, deberías mantener en secreto tu búsqueda de trabajo. He vivido ya tres casos de amigos que anuncian a bombo y platillo en su muro de Facebook que están hartos de su trabajo y que ha llegado el momento de buscar uno nuevo. ¿Consecuencia? Como algunos de sus contactos son compañeros de trabajo (incluyendo en ocasiones su superior directo), hubieron represalias. Además, si alguien quiere contratarte, entra en tu Facebook y descubre que a la mínima despotricas de tu trabajo, perderás muchos puntos.

moshenniki-na-puti-immigranta-2

En el caso de Linkedin, deberías desactivar inmediatamente la opción “Compartir ediciones del perfil” en el apartado de Privacidad de tu cuenta. Me explico: cada vez que cambias de cargo en tu perfil (y eso incluye el cargo que quieres para tu próximo trabajo), a tus contactos les llega el típico correo de “¡Felicita a Fulano por su nuevo trabajo!”. Dudo que a tu jefe le guste felicitarte por el próximo trabajo que vas a tener.

3. Has mandado CVs aburridos y estándares

Antes de enviar tu CV para una solicitud de trabajo, escanea atentamente la oferta en sí e introduce en tu CV aquellas palabras clave que se repiten en la oferta y que encuentras significativas. De esta forma subirán tus posibilidades de que la empresa entiende que eres la persona idónea para el puesto porque has utilizado su mismo lenguaje.

Por otra parte, cuentas con decenas de recursos en la red para mejorar tu CV. En cinco minutos de búsqueda he encontrado por ejemplo este artículo con 30 plantillas gratuitas para crear tu curriculum. E incluso si no tienes ganas de leer demasiado, Youtube está repleto de geniales tutoriales con consejos sobre cómo hacer un gran CV. Aquí tienes dos grandes ejemplos:

4. No has investigado a la empresa lo suficiente

Una empresa, en el proceso de selección, solo tiene palabras bonitas para describirse. Ahora bien, ¿realmente esta empresa que te quiere contratar mantiene los valores de los que tanto se prodiga? ¿Cómo trata a sus trabajadores? Antes de tomar ciertas decisiones trascendentales, ¡investiga!

ext

Más allá de consultar la página web corporativa o el Facebook de la empresa, tienes Glassdoor, una página que te permite buscar las valoraciones de una empresa a cargo de sus trabajadores (actuales o antiguos). ¡Quizás te ahorres adentrarte en una trampa encubierta!

La otra opción es más periodística / detectivesca. Si tu compañía es conocida siempre puedes investigar artículos relacionados con ella e incluso con vídeo-reportajes.

El objetivo, tomes la ruta que tomes, es tener clara la situación real de la empresa y si está realmente está alineada con lo que has proyectado como tu próximo trabajo.

5. Vas a la entrevista de trabajo sin ningún tipo de preparación previa

¡No nos alejemos de los tutoriales de Youtube todavía! Antes de acudir a tu nueva tanda de entrevistas, es importante mejorar tu lenguaje no verbal (tanto el tuyo como aprender a “leer” el cuerpo de tu entrevistador). En Youtube encontrarás muchos vídeos al respecto (al ser el lenguaje corporal un elemento visual, un vídeo aquí va de perlas). Aquí tienes unos ejemplos.

¿Ya le has cogido el tranquillo al mundo de la expresión corporal? Genial porque ahora llega un momento de prepararte para las preguntas. El entrevistador te preguntará sobre la empresa (sabrás qué responder si seguiste mis pasos para investigar sobre la susodicha) y te lanzará preguntas como “¿Cuáles son tus puntos fuertes y tus puntos débiles?” o la ya remanida “¿Qué puedes portar en nuestra empresa?”.

De nuevo, la red está repleta de recursos, concretamente de mega-artículos como 76 preguntas y respuestas en una entrevista de trabajo, 130 preguntas y respuestas de una entrevista de trabajo, Preguntas que no debes hacer en una entrevista de trabajoCómo responder una de las preguntas más importantes de una entrevista de trabajo: cuéntame de ti.

Investiga y estudia un poco y verás cómo arrasas en las próximas entrevistas de trabajo.

6. No limpiaste tus perfiles de redes sociales

Las empresas cada vez se fijan más en los perfiles en redes sociales de sus potenciales candidatos. Prueba de ello es que ahora las compañías pueden colgar ofertas laborales directamente desde Facebook.

040816_0417_Howtogetyou1

Vigila bien tanto lo que publicas en redes sociales como tu configuración de privacidad. Una foto desafortunada, un comentario escrito en mal momento o un desfogue contra tu anterior trabajo puede hundir todos tus esfuerzos previos para conseguir un puesto determinado.

7. Y la peor de todas: directamente no aprovechas al 100% los recursos de la red

A lo largo de este articulete he mencionado algunos herramientas online para encontrar trabajo. Tenemos herramientas evidentes como es el caso de LinkedIn o herramientas que quizás no tenías en cuenta, como los vídeo-tutoriales de Youtube. Pero la cosa no termina aquí.

9de181415506d946a3f3b6b367609e61

¿Qué hay de preguntar a tus contactos de Twitter? ¿Qué hay con hacer un poco de networking en páginas como Meetup? ¿O mejorar tus habilidades con los cursos online de Coursera, por ejemplo? ¿Y qué hay de páginas como emurse.com (en inglés) cuyo propósito es ofrecerte artículos para ayudarte a encontrar trabajo?

Tienes miles de recursos en la red aguardándote. Y cada uno tiene más usos de los que crees. ¡Adelante, explótalos!

Fuentes utilizadas para la redacción de este artículo: Lifehacker, Equipos y Talento + todas las fuentes que han aparecido a lo largo del artículo

Cargando comentarios