7 cosas de eMule que no echas de menos

Si llevas tiempo en esto de la informática, seguro que dejaste el PC encendido muchas noches porque estabas descargando cosas con “la mula”. ¡Qué recuerdos! Pero no todo era tan bonito, también tenía sus cosas malas.

Hace unos años, un PC sin eMule no era un PC. Antes de que la descarga directa y los torrent tuvieran la popularidad que tienen hoy en día, eMule era sinónimo de descargar. ¡Tenía tanto de todo! Era como el paraíso. O al menos así lo recuerdas hoy en día, porque con el tiempo seguro que has olvidado algunas de las cosas que seguro que no echas de menos. Como estas:

Los fakes

Los fakes, o archivos falsos, eran el pan de cada día en eMule. Después de descargar algo, lo primero que debías hacer era comprobar si realmente es lo que afirmaba. Y no siempre era así.

eMule trató de luchar contra esta plaga de distintas maneras: mostrando todos los nombres con los que se ha compartido un mismo archivo, con un sistema de puntuaciones y comentarios y con la previsualización de vídeos pero, al final, siempre se te colaba alguno si no tenías tiempo o paciencia para comprobar todas tus descargas.

Ventana con los distintos nombres con los que se ha compartido un archivo

Los fakes siguen existiendo hoy en día en cualquier otro sistema de descargas, como BitTorrent, pero no de forma tan sistemática como lo fueron en eMule/eDonkey. Parece que, quienes se divertían creándolos, han encontrado por fin otra afición.

La ID baja (o low id)

La conexión a los servidores de eMule era uno de los procesos más aburridos y complicados jamás vistos en un programa de descarga (salvo, quizá, Ares). Era posible conectarte a algunos servidores sin mucho problema, pero si no tenías los puertos abiertos lo más probable es que conectaras con una ID baja.

Una ID baja significa que los servidores necesitaban “trabajar más” para enrutar tu tráfico, por lo que algunos optaban directamente por no impedirte el acceso. En la práctica, era como el infierno para el usuario de descargas P2P: funcionar, funcionaba, pero muy, muy lento.

Los servidores falsos

En el protocolo eDonkey2000, todo pasaba por los servidores, y era de vital importancia conectarse al servidor apropiado. Por ejemplo, algunos servidores falseaban el número de archivos y usuarios conectados, o generaban resultados falsos para cualquier búsqueda que realizaras.

La velocidad de descarga

Eran otros tiempos, y las conexiones a Internet eran entonces muy lentas. Todavía recuerdo que me pareció increíble descargar una canción en solo cuatro horas.

Configuración de velocidad de descarga de eMule

Aunque eMule utilizaba en teoría un algoritmo para determinar la velocidad a la que podías descargar según a cuánto habías limitado tu velocidad de subida, algunos clientes y mods se saltaban esta limitación y compartían a velocidad de tortuga.

Los archivos que nadie tenía completos

Muchas veces nadie tenía completo ese archivo que tanto querías. Quizá había 50 personas intentando descargarlo, y todas llegaban a descargar hasta el 99%, seguido por una larga agonía que rara vez acababa en final feliz.

Los archivos con contraseña

Otra cosa que sucedía con frecuencia era descargar algo para después descubrir que era un archivo ZIP o RAR con contraseña y ninguna pista de dónde encontrarla.

Si realmente estabas desesperado, podías intentar descifrarla, pero generalmente era más fácil descargar el archivo de nuevo.

CRARk, un programa para obtener contraseñas de archivos RAR

El chat y los mensajes privados

El chat integrado en eMule era un misterioso lugar donde podías charlar con treinta personas con apodo “http://emuleproject.net”, cada una hablando en un idioma.

La idea de tener un sistema de mensajes no estaba mal, pero también daba un poco de miedo volver a casa y encontrarte una ventana con un mensaje de un desconocido intentando que te descargues un virus.

¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?

eMule tuvo su momento de gloria hace unos años, pero bajo la perspectiva actual se ha quedado anticuado. Normal, aunque el proyecto sigue activo y funciona -si logras encontrar un servidor- la última versión tiene ya cuatro años de antigüedad.

En su momento fue el mejor, con sus cosas buenas y sus cosas malas y, aunque en este artículo hemos recordado algunas de las malas, siempre lo recordaremos como un magnífico programa donde podías encontrar de todo.

¿Y tú, qué recuerdas de eMule?

Cargando comentarios