Actualizar a Windows 10: ¿Sí o No? 5 Pros y 5 Contras

Antes de empezar, vaya por delante que yo uso Windows 10 en casa. No solo eso, sino que he instalado y/o recomendado Windows 10 a todos mis amigos y familiares. Creo firmemente que Windows 10 es el mejor sistema operativo de Microsoft, desde muchos puntos de vista y, aún siendo así, no hay duda de que tiene sus flaquezas y sus puntos negativos. Te los resumo en el siguiente vídeo.

¿Deberías actualizar a Windows 10? ¿Vale la pena aprovechar la oferta de actualización gratuita de Microsoft o, incluso, instalar Windows 10 más adelante? Veamos a continuación los puntos a favor y en contra de actualizar a Windows 10.

También te interesará:

Pros: Necesitas Windows 10 porqué…

1. Windows 10 es el sistema más moderno, simplemente. Es el puente definitivo entre el mundo profesional de creación y el de consumo, la conjunción entre los equipos de trabajo con teclado y ratón y las tabletas táctiles destinadas al ocio y consumo. El táctil ha mejorado especialmente respecto a Windows 8 y se ha incluído Microsoft Ink, un pack de mejoras para trabajar con lápices ópticos. Los usuarios de teclado y ratón también han recibido mejoras para facilitar su uso en este sistema, especialmente desde Windows 8. Por fin la convivencia entre táctil y ratón es real.

tactil

2. Cortana. Se trata de uno de los mayores atractivos de Windows 10. Una asistente a la que puedes invocar con la voz para luego pedirle sobre el tiempo, direcciones, información en internet, gestionar recordatorios o establecer alarmas. Incluso escuchar sus chistes o hacerle cantar es posible. Tienes más posibilidades en estos vídeos. Hay muchas otras herramientas nuevas, como el centro de notificaciones, el gestor de batería, del espacio en disco, los escritorios múltiples…

cortana 2

3. Windows 10 es el primer sistema operativo universal. Tiene conexión con Windows 10 Mobile, especialmente a través de las apps universales, pero va mucho más allá del móvil (sector en el que Microsoft aún tiene un papel muy pequeño). Compras una aplicación y la tienes disponible en todas las versiones de Windows 10, dispositivos pequeños, grandes, portátiles, tablets… Sin empezar a hablar de la tecnología Continuum.

phone

4. Más y mejor seguridad: Nuevas tecnologías como Device Guard, mejoras en el antivirus inculuído, Windows Defender, tecnologías de reconocimiento de huellas y caras como Windows Hello, la posibilidad de cifrado de aplicaciones para todos aquellos administradores informáticos y, por supuesto, los parches y actualizaciones de seguridad actualizadas de forma periódica y continua.

windows hello

5. Porqué eres gamer y Windows 10 es tu sistema operativo. No solo hablo de un sistema operativo más ligero, con menos procesos de arranque y un uso menos intensivo de memoria. Especialmente me refiero a DirectX 12. El conjunto de API’s para hacer que tus juegos hablen con tu hardware ha dado un salto cualitativo espectacular (¡lo comprobarás en el vídeo de debajo!) que permitirá mejores frame rates y calidad de imagen aumentada, especialmente en esos juegos dónde se aproveche el potencial y en los procesadores de más de un núcleo. Además, con Windows 10 es posible transmitir juegos desde la Xbox al PC.

Cons: No necesitas Windows 10 porqué…

1. Existen (algunas) incompatibilidades. Aunque me he encontrado con casos muy aislados en dispositivos anticuados, hay algunos periféricos que pueden dejar de funcionar por incompatibilidad de controladores. Existe una herramienta para comprobar si tu dispositivo está preparado para funcionar en Windows 10 y, aún así, también cuentas con la posibilidad de descargar los últimos controladores actualizados. Quizás tienes suerte y su fabricante se ha puesto las pilas para conseguirlo.
Las personas con hardware viejo no podrán actualizar o lo harán con problemas de compatibilidad. Entre 16GB o 20GB dependiendo de la arquitectura 864 bits o 32 bits), un procesador de 1GHz o más, 2GB de RAM para la versión 4 bits y una tarjeta con capacidad para mínimo DirectX 9. Los requisitos completos los tienes aquí.

incompatible

2. Problemas de privacidad. Windows 10 es, claramente, el sistema operativo más intrusivo de la historia de Microsoft. Es cierto que Microsoft hace tiempo que utiliza la información de sus usuarios para mejorar sus productos, pero desde Windows 8 hacia adelante esto ha ido a más. Desde la introducción del Advertisement ID a todos los requerimientos de información que tiene el uso de Cortana para ofrecer más y mejores servicios, Windows 10 recopila y procesa en sus servidores más y más información sobre nuestro uso.

intrusivo windows 10 privacidad

La mayoría de estos envíos de información se pueden desactivar en cualquier momento, incluso durante la instalación, pero ahí es donde está el compromiso entre el uso de herramientas que nos faciliten la vida y la cantidad de información que compartimos para ello.

Tampoco es que Microsoft haga nada raro. Si usas cualquier producto de Google ya hace tiempo que has vendido tu alma al diablo, o tu privacidad, en pos de buenos productos gratuitos. Microsoft ha entrado en la liga del Big Data y ese es el futuro también para la mayoría de servicios tecnológicos.

3. No se pueden bloquear las actualizaciones de seguridad y nuevas funcionalidades. Todas las actualizaciones en Windows 10 se descargan de forma automática, a no ser que estés usando datos móviles. Eso sí, después puedes programar cuando se instalan, pero no puedes escoger qué instalar y qué no.

Winodws 10 update

4. Universal Apps: no hay muchas de ellas y no son tan apasionantes como se nos intenta vender, de momento. Las apps nativas, Mail, Edge, Photos… dejan mucho que desear en cuanto a funcionalidades y acabados. Además, si eres de los que echará de menos el Windows Media Center, el Windows Photo Viewer o el indexado por defecto de todos los documentos de la carpeta OneDrive dentro de tu Explorador, no te actualices.

5. Windows 10 no está acabado. Es un producto al que le falta recorrido y está en plena transformación, lo sabemos y lo vemos en muchos puntos. Edge no es un navegador capaz de competir en funcionalidades, Cortana no esá disponible en todas las regiones e idiomas, las aplicaciones de la tienda son pocas y no hay mucha calidad, y nos encontramos con graves duplicidades o falta de coherencia en el diseño, como por ejemplo con los menús contextuales o los dos paneles de control.

control panel

El sistema del futuro

Desde que Windows 10 salió al mercado la tasa de adopción ha sido buena pero lejos de ser excelente, aún cuando Microsoft dió todos los pasos necesarios y todas las facilidades del mundo para conseguirlo. Incluso llegaron a convertir la actualización a Windows 10 en “actualización recomendada” en el servicio de Windows Update, la categoría que el sistema descarga automáticamente por defecto.

A pocos días de la fecha límite para la actualización gratuita (29 de julio de 2016) parece poco probable que muchos de los usuarios de Windows que no habéis instalado la actualización vayáis a dejaros convencer. Pero permitidme hacer un par de reflexiones antes de irme:

Windows 10 no es solo, en líneas generales, un sistema mejor. Es el último. Es el más moderno. Es el que va a seguir recibiendo actualizaciones de seguridad durante más tiempo y el que marca una nueva etapa en el mundo de los PC. Con Windows 10 Microsoft empieza una era en la que va a actualizar sus sistemas periódicamente y en masa, añadiendo nuevas funcionalidades en cada ocasión, respondiendo al feedback de sus usuarios y haciendo un producto cada vez mejor.

directx12

¿Cuál es tu alternativa? ¿Windows XP, Windows 7, Windows 8? ¿De verdad?

Si aún sigues usando Windows XP o Windows Vista, sea por el motivo que sea, debes ser consciente de que estás en entornos hostiles. Estos sistemas operativos se han quedado sin vallas (ya no reciben actualizaciones de seguridad) y cada vez menos programas hacen versiones compatibles. Pronto te quedarás sin poder usar el último Chrome, por poner un ejemplo evidente. Pero el problema más grave, almenos en el primer caso, puede ser la antiguidad del hardware. Es posible que, ni aunque quisieras, siendo usuario de XP, puedas actualizar a Windows 10: tu máquina es demasiado vieja.

Para un usuario de Windows 8 o Windows 8.1, la actualización a Windows 10 debería ser evidente: se trata de un paso hacia adelante y la respuesta de Microsoft a todos los errores y quejas de los usuarios hacia Windows 8. Es la mejora que necesitas y reclamas. El paso adelante.

Si, en cambio, eres como la gran mayoría de aldeanos resistentes a la conquista, si eres usuario de Windows 7, formas parte del grupo de personas con menos razones para actualizar. Windows 7 fue un sistema redondo, estable, funcional y potente. Windows 10 es, para ti, un cambio innecesario y sigues contando con algunos años de soporte. Pero ten en cuenta qué Microsoft acabará por hacer que te sientas anticuado, habrá un día en que las actualizaciones de seguridad acabarán y te quedas sin Cortana, DirectX 12 y los escritorios virtuales. Quedas avisado.

¿Hay que actualizar a Windows 10? Tu respuesta definitiva

Teniendo todos los puntos de vista mencionados en cuenta, la conclusión más evidente para mi es que actualizar a Windows 10 aprovechando la oferta gratuita es el mejor consejo que te puedo dar. Especialmente cuando tienes 30 días para volver a Windows 7 o quedarte dónde estabas, habiendo ya reservado tu copia de Windows 10 en el proceso.

No te lo pienses más y actualiza. Aunque solo sea por probar el futuro.

Cargando comentarios