¡Hasta la vista Windows XP, bienvenido Mac!

Después de 12 años de noble servicio, Windows XP acaba de jubilarse. Por lo tanto, tenemos que elegir otro sistema operativo. Creo que es el momento perfecto para pasarse a Mac. En este artículo te explico por qué.

Es una realidad: el 8 de abril Windows XP ha echado el cierre. Aunque es el final del soporte técnico oficial por parte de Microsoft, este histórico sistema operativo todavía está instalado en el 17% de los PC del planeta, con picos que llegan al 25% en Asia. Un porcentaje para nada despreciable.

Millones de usuarios se enfrentan al mismo dilema: ¿Qué hacer? Si decides migrar a un sistema operativo de Microsoft más reciente (como Windows 7 o 8), tienes a tu disposición la aplicación PCmover Express. Pero, ¿esta es realmente la mejor opción?

Quizás no. Tal vez sea el momento de probar un Mac. A continuación te explico los motivos.

Interfaz amigable

Los escritorios de Mac y PC, al menos hasta Windows 7, siempre tuvieron ligeras diferencias, aunque estas no eran tan marcadas como para desorientar a los usuarios.

Sin embargo, Windows 8 cambió esta situación totalmente con la introducción la interfaz de mosaicos Modern UI. Este concepto, copiado de su sistema operativo móvil Windows Phone, no ha sido muy bien recibido entre los usuarios, al menos hasta el momento.

Windows-8.1

Modern UI de Windows 8.1 es muy diferente del escritorio clásico

De hecho, la adaptación no es inmediata, porque las filosofías de la interfaz de usuario nueva y de la tradicional son diferentes. En consecuencia, realizar tus actividades de todos los días resulta más complejo. En otras palabras, la curva de aprendizaje no es rápida, ni particularmente agradable.

El viejo Finder de OS X, por el contrario, funciona de forma muy similar al Explorador de Windows, además de que su interfaz está organizada de acuerdo a una filosofía similar, por lo que te sentirás como en casa.

Finestra Finder

Una ventana de Finder en OS X

Sin ninguna duda, considero que es el momento perfecto para pasarse a Mac. Paradójicamente, si estás acostumbrado a XP, a Vista o a Windows 7, OS X te ofrece un ambiente más familiar que Windows 8.

De hecho, detectarás las principales diferencias en unos pocos minutos. Después de haberte familiarizado con OS X y de reconocer sus principales características, el resto es mucho más simple y no sentirás ninguna nostalgia por XP o por cualquier otro Windows.

Si te lamentas porque en Mac no tendrás un botón Inicio, pues bien, ¡tampoco lo encontrarás en Windows 8!

Cambiar de programas es inevitable

Desde el punto de vista de los programas, pasar de Windows XP a Windows 8 también implica un cambio radical. En el nuevo sistema no encontrarás casi ninguno de los programas que utilizas diariamente.

Está presente Internet Explorer 10, pero la versión Modern no te ofrece la experiencia de usuario a la que estás acostumbrado. En cuanto a las demás aplicaciones, ninguna de las siguientes está disponible: Paint, Messenger, Windows Movie Maker, Buscaminas, Outlook, Solitario y Pinball. Por otro lado, te ofrece las app Correo, Calendario y Mensajería, así como una tienda para descargar y comprar aplicaciones.

La manzana que te hará sentir en casa

La gran mayoría de las aplicaciones más importantes de XP también están disponibles para Mac, por ejemplo Microsoft OfficeFirefoxChromeiTunes, QuickTime, para sólo mencionar algunas. Esto no quiere decir no estén disponibles en Windows 8, sino que, simplemente, los sistemas operativos de Apple y Microsoft comparten un gran número de programas de uso diario.

Chrome per Mac

Chrome para Mac

Pero también debes considerar otras cuestiones relativas al software: en comparación con la versión Metro de Windows 8, los programas de OS X son mucho más similares a los de Windows XP, incluso me atrevería a decir casi idénticos.

Skype, VLC y Chrome, por ejemplo, ofrecen versiones para Modern UI, pero en general tienen menos funciones que las versiones precedentes (VLC es un ejemplo evidente de esta tendencia) y, sobre todo, la experiencia de usuario es muy diferente.

En estos casos, OS X garantiza un mayor nivel de continuidad y familiaridad que Windows 8.

Es de destacar, sin embargo, que el último sistema operativo de Microsoft no sólo dispone de la interfaz Metro, sino también de una versión estándar. A pesar de todo, la empresa de Redmond estaba apostando seriamente por la nueva interfaz, dado que, hasta la más reciente actualización de Windows 8.1, el PC mostraba de forma predeterminada Modern UI y no permitía iniciar directamente en el escritorio tradicional.

Por todo esto, es lícito esperar un fortalecimiento continuo y cada vez más decisivo de la nueva arquitectura.

Todo cambia, para mejor

Por supuesto, Mavericks no es XP, las diferencias existen. Pero, muy probablemente, ¡las que encuentres te resultarán agradables! Por ejemplo, te librarás de la esclavitud del antivirus, de su lentitud, sus actualizaciones y sus problemas de incompatibilidad.

No es que Mac sea intrínsecamente inmune a los ataques, pero sin ninguna duda es mucho más robusto. Unix, el sistema sobre el cual están basados tanto OS X como Linux, cuenta con más de 40 años de desarrollo, con todo lo que semejante evolución a lo largo de varias décadas implica en términos de solidez, usabilidad y seguridad.

Pero no sólo eso. OS X es un sistema operativo diseñado para un hardware específico, al cual se adapta perfectamente. Windows, por el contrario, debe ejecutarse sobre una amplísima variedad de máquinas muy diferentes, por lo que no posee el mismo nivel de integración entre aplicaciones y componentes del sistema. Este es un punto clave en cuanto a estabilidad.

Otra diferencia que se destaca al pasar de PC a Mac es la simplificación de algunos procesos. Un ejemplo es la instalación de los programas en OS X, que en la mayor parte de los casos comienza con un simple arrastrar y soltar en la carpeta Aplicaciones.

Installazione-drag-and-drop

Mac también te ofrece una agradable sorpresa respecto de las copias de seguridad: Time Machine. Se trata de una herramienta que en forma automática y periódica realiza copias de seguridad de todo el contenido de tu ordenador. Esto quiere decir que no tendrás que preocuparte por perder información, porque todo estará a salvo en un disco, además de que no deberás hacer ningún esfuerzo, porque el sistema operativo se encargará de todo por sí mismo.

Por si fuera poco, buscar en tu Mac es muy sencillo gracias a Spotlight. El sistema de búsqueda de OS X es realmente preciso, potente y fácil de usar, e incluso muestra una vista previa de los documentos cuando deslizas el ratón sobre el nombre de los mismos.

Spotlight sm

Spotlight, el sistema de búsqueda interno de OS X, es una herramienta muy poderosa

Pero, ¿cómo buscar un programa? Launchpad te permite hacerlo con un solo clic o un gesto en el panel táctil. Un estilo muy chic que te seducirá instantáneamente.

Launchpad

Buscar y ejecutar un programa es cuestión de un simple clic

Por último, la tienda de aplicaciones merece un comentario especial. Tanto OS X como Windows 8 tienen una, pero si tenemos en cuenta calidad y cantidad, Mac App Store es absolutamente superior a Windows Store, además de estar mejor organizada.

La tienda de Apple es anterior, por lo que presenta una política de admisión de aplicaciones muy exigente. Esta característica, si por un lado enloquece a los desarrolladores, por el otro garantiza un alto estándar de calidad.

Windows Store, por el contrario, compite contra una tienda virtual importante y evolucionada. En consecuencia, implementó una política, especialmente en sus comienzos, que fomentaba la cantidad más que a la calidad, llenando el mercado de aplicaciones mediocres.

¿No será demasiado pronto para dar el gran paso?

En conclusión, si estás considerando un sustituto de Windows XP para tu ordenador, Mac podría ser la mejor opción en estos momentos, dado que haría el cambio de sistema operativo menos traumático y más atractivo.

Si también posees un iPhone o un iPad, con Mac podrás disfrutar de una perfecta y completa integración a través de iCloud, para sincronizar todos tus dispositivos de forma totalmente automática y sin ningún tipo de instalación adicional. Una comodidad realmente impagable.

Por supuesto, esto no implica que Windows 8 sea un sistema inútil. Todo lo contrario. Pero dado que debes cambiar de sistema operativo obligatoriamente, o casi (como en este caso), elegir el método más simple y agradable siempre es una buena opción. Quién sabe, quizás OS X es justamente lo que estás buscando.

Si todavía tienes dudas sobre el fin del soporte de Windows XP, lee esto.

Artículo original de Softonic IT. Adaptado del italiano.

Cargando comentarios