Almacena y protege tus contraseñas con Dashlane

¿Qué tienen en común tu correo electrónico, tu perfil en Facebook, tu tienda online preferida y tu panel de control bancario? Pues que todos operan desde Internet y necesitas un usuario y contraseña para utilizarlos.

Son muchos registros, contraseñas, datos de pago y de envío que rellenas en interminables formularios todos los días y almacenas en tu navegador, el cual no siempre está preparado para proteger este tipo de información. En ese caso la mejor solución son los gestores de contraseñas.

Dentro de esta categoría ha llegado con fuerza una nueva aplicación que guarda, protege y rellena automáticamente tus datos de Internet. Se llama Dashlane y te enseñamos a utilizarlo.

Instalación y registro

Para utilizar Dashlane necesitas una versión actualizada de Chrome o Firefox. El asistente te irá indicando los pasos a seguir para instalar el programa, los complementos de cada navegador y crear un usuario. Esto es imprescindible si quieres sincronizar tus credenciales entre todos tus ordenadores.

Contraseñas y transacciones: todo en su sitio

Dashlane destaca por su aspecto exquisito y su sencillez de uso. La aplicación clasifica tus datos en tres apartados:

Datos personales. Este apartado sirve para que, con un simple clic, rellenes cualquier formulario de registro en un segundo. Aquí podrás introducir tu nombre, dirección y formas de contacto para tener un completo perfil de tu usuario de Dashlane. También podrás introducir documentos de identificación y de pagos, como tarjetas de crédito, para realizar gestiones y compras más rápidamente.

Cuentas de Internet. Este apartado es el almacén de contraseñas propiamente dicho. Lo más cómodo es que no tienes que ir introduciéndolas a mano desde el programa, sino que este ya se encarga de captarlas y almacenarlas cuando accedes a cada servicio en cuestión, preguntándote en qué categoría la quieres almacenar: bancos, tiendas, redes sociales, servicios de correo…

Compras por Internet. Cada vez que pagues algo desde la web, Dashlane te preguntará si quieres almacenar los datos de la compra. Esto sirve no solo para llevar el registro de dichos gastos, sino para que la próxima vez que compres en la misma web, todos los campos de pago y datos de envío del producto queden rellenos automáticamente.

Seguridad y funciones añadidas

La de guardar tus contraseñas no es la única función útil de Dashlane. Con este programa podrás acceder a un panel, denominado Security Dashboard, en el que podrás comprobar el nivel de seguridad de cada una.

Si el nivel de seguridad es demasiado bajo, Dashlane te llevará al área de configuración de la web para que la cambies por una más fuerte. Y no te preocupes: el programa lleva incorporado un generador de contraseñas seguras y aleatorias.

En este panel comprobarás si tu clave es difícil de romper

La duda que surge de Dashlane es cuán segura es esta aplicación, ya que a priori resulta más arriesgado dejar todas tus claves en un único lugar. Por suerte, el programa transmite la información mediante cifrado avanzado AES-256 y, en el caso de tu contraseña maestra, esta clave en particular solo permanece guardada en el ordenador.

A la vista de sus muchas funciones, no cabe duda de que Dashlane tiene todas las papeletas para quedarse en nuestros ordenadores guardando nuestros datos más preciados. La aplicación se encuentra todavía en fase de pruebas, pero apenas presenta algunos errores en navegadores concretos y puedes usarla con tranquilidad.

NOTA: Si estás teniendo problemas para abrir Google Chrome tras instalar Dashlane, debido a la falta de una librería DLL llamada “kwift_NPAPI_exports.dll“, puedes reparar el error instalándola manualmente a través de este fichero BAT. [Solución temporal extraída del foro oficial del programa]

¿Qué te parece Dashlane? ¿Con qué herramienta gestionas tus contraseñas?

Cargando comentarios