[ANÁLISIS] Metal Gear Solid (casi) al completo en un solo pack

Metal Gear Solid HD Collection recopila Snake Eater, Sons of Liberty y Peace Walker por 40€. ¿Es una buena compra o a la serpiente se le notan demasiado las arrugas?

Metal Gear Solid HD Collection te ofrece las versiones definitivas en alta definición de 3 juegos de la franquicia por 40€: Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty, Metal Gear Solid 3: Snake Eater y Metal Gear Solid: Peace Walker, el peor del trío más por mérito del resto que por demérito propio. Cada juego recopila todos los extras de sus ediciones anteriores: misiones alternativas, entrenamientos… La única excepción es el modo online de Snake Eater, ausencia subsanada con el multijugador de Peace Walker. Finalmente, los veteranos tienen la excusa perfecta para revisitar los juegos gracias a los nuevos trofeos / logros.

http://www.youtube.com/watch?v=ziTJTLjPq7Q

Seguro que te has comprado la recopilación pensando que controlarás en todo momento a Solid Snake, ¿verdad? Error: Sons of Liberty te pone en manos de un aspirante a Solid Snake y los otros 2 juegos te invitan a encarnar a su padre, Big Boss. Pese a que la trama individual de cada uno se puede entender sin problemas, el arco central que une la serie cae porque falta el primer Metal Gear Solid, donde somos testigos de las repercusiones de las acciones de Solid Snake. Entiendo que era difícil adaptar un juego de PSX en alta definición, pero no hubiese costado nada incluir el original o un código para descargarlo en la versión para PS3, ya que el título está disponible en la Store.

Con la recopilación, Metal Gear Solid debuta por primera vez en Xbox 360 y permite que los fans de Microsoft se pongan al día de la historia antes del lanzamiento de Rising. Como anécdota, la versión de PS3 puede transferir las partidas guardadas de Peace Walker a PSP y viceversa. Cuando salga PS Vita podrás transferir Sons of Liberty y Snake Eater a la consola portátil.

De todas las recopilaciones de juegos clásicos que han salido últimamente, Metal Gear Solid HD Collection es la que goza de más contenido de calidad. Si nos ponemos puntillosos, en realidad te llevas 5 títulos, ya que en MGS3 encontrarás los 2 Metal Gear para MSX, que también dan para muchas horas de diversión.

Metal Gear Solid HD Collection también ayuda a entender las motivaciones de Revolver Ocelot
Metal Gear Solid HD Collection también ayuda a entender las motivaciones de Revolver Ocelot

La colección de Metal Gear Solid es un homenaje implícito a la rebuscada y esquizoide mente de su creador, el célebre Hideo Kojima. Sus juegos van de un extremo a otro: un dramático monólogo sobre la naturaleza auto-destructiva del ser humano viene seguido de un chiste sobre el miedo del protagonista hacia los vampiros; de una persecución digna de los Autos Locos de Hanna-Barbera pasas a la belleza poética de un campo de flores atestado de pétalos danzarines…

Si se hubiese tratado de otra serie, nadie se hubiese tomado en serio esta variedad aparentemente arbitraria, estos súbitos cambios de humor. Pero los juegos de Hideo Kojima saben mantenerte enganchado en todo momento porque existe un tema central. Este nexo común une elementos teóricamente dispares como la moraleja filosófica, la crítica política, el humor absurdo típicamente japonés…

Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty es seguramente el experimento alocado más polémico de Kojima hasta la fecha. En su día, recibió muchas comparaciones con Matrix. Sin relevarte el giro narrativo y jugable tras la primera hora, Sons of Liberty se burla de los fans de la primera entrega que esperaban con ansías la continuación y deseaban que fuese un más de lo mismo. Y así fue, aunque no como todos esperaban.

El engaño de Metal Gear Solid 2 se mantuvo hasta su lanzamiento
El engaño de Metal Gear Solid 2 se mantuvo hasta su lanzamiento

La aventura convierte al jugador en un Solid Snake de segunda clase que debe enfrentarse a versiones de guasa de los momentos clave de la aventura anterior: las emotivas escenas de amor son aquí rifirrafes tontos entre novietes; los enemigos son payasos en lugar de rivales con magnetismo… En su día el atrevimiento salió relativamente caro porque, aunque vendió mucho, a los fans no les hizo mucha gracia el giro narrativo. Actualmente y con las heridas cicatrizadas, la parodia es un golpe maestro.

La vista en primera persona fue otro experimento que acabó convertido en elemento vital para la serie. La nueva mecánica permitió a los usuarios seleccionar objetivos específicos, expandiendo las opciones tácticas. Pero la vista en primera persona habría fracasado sin el enfermizo cuidado de la interactividad: puedes cegar a guardas disparando a tuberías para que salga el vapor, distraerlos despedazando trozos de fruta… Las posibilidades eran increíbles en su época. Quizás ahora se pierde el factor sorpresa, pero no hay que olvidar que los 2 conceptos, primera persona e interactividad, revolucionaron la saga.

Muchos disfrutaron de la demo de Metal Gear Solid 2 gracias a la rejugabilidad que propiciaba su interacción con el entorno
Muchos disfrutaron de la demo de Metal Gear Solid 2 gracias a la rejugabilidad que propiciaba su interacción con el entorno

La sensación de encarnar a un héroe con todo tipo de recursos vino acompañada por una soberbia banda sonora orquestada a cargo del compositor Harry Gregson-Williams, que debutaba en la serie Metal Gear Solid. Con piezas como el tema principal u “Opening Infiltration”, la esencia cinematográfica de la primera entrega quedaba realzada y consolidada, tanto para bien como para mal.

Metal Gear Solid 3: Snake Eater es un homenaje a las películas añejas de espías como las de 007, pero en lugar de convertirse en un tributo previsible, utiliza esa característica para sorprender. Sin ir más lejos, la introducción sigue los pasos de la escuela James Bond y remata su clímax con una canción principal muy bien conseguida.

Si Sons of Liberty tiene media hora de secuencias cinematográficas por cada cuarto de hora de jugabilidad, Metal Gear Solid 3: Snake Eater satisfizo a los contrarios de esta filosofía con acción sin parar. Cierto, las 2 primeras horas tienen mucha historia pero son necesarias para meterte en contexto y explicarte por qué controlas al padre de Solid Snake en una misión de espionaje en plena Guerra Fría.

The Boss es uno de los villanos más carismáticos de la historia de los videojuegos
The Boss es uno de los villanos más carismáticos de la historia de los videojuegos

Snake Eater es el mejor juego de espionaje hasta la fecha, así que tener paciencia durante 2 horitas merece la pena. MGS3 no solo amplia la interactividad de la anterior entrega trasladándola a una jungla llena de posibilidades, sino que sube el nivel de sigilo con el nuevo sistema de camuflaje.

El camuflaje añadía un suspense magistral a la fórmula. Snake Eater ocurre prácticamente en escenarios exteriores, así que no existen escondites típicos como conductos de ventilación. El protagonista, Naked Snake, debe comportarse como un camaleón y cambiar de traje de camuflaje para no desentonar en el entorno. La mecánica lograba que sudases de tensión con cada paso que dabas, ya que un solo error, un movimiento en falso, podía provocar que los enemigos te descubriesen, llamasen a los refuerzos y te acribillasen en menos que canta un gallo.

Los originales y rompedores enfrentamientos contra los jefes finales servían de contrapunto a las lentas pero magistrales secciones de sigilo. Exceptuando Shadow of the Colossus, no recuerdo otro juego que me hiciese desear tanto luchar contra un malo. Es inevitable utilizar a The End de ejemplo. Puedes eliminar a este soldado veterano de muchas formas diferentes, desde aceptar su invitación y buscarlo detectando cualquier pista que señale su rastro hasta hacer trampas, adelantar el calendario interno de la consola, y provocar que muera de viejo.

The End y su único compañero
The End y su único compañero

La versión original de Snake Eater tenía problemas con la cámara, pero este recopilatorio incluye la edición ampliada, llamada Subsistence, en la que puedes controlar totalmente la cámara. Te será mucho más fácil inspeccionar las zonas para predecir las rutas de los enemigos.

Peace Walker, el tercer juego de la recopilación, tiene una estructura radicalmente diferente. Naked Snake, ahora rebautizado como Big Boss, debe secuestrar soldados enemigos y adiéstralos para que pasen a las filas de su milicia. Una mecánica aparentemente tan simple añade dosis ligeras de rol al juego, ya que el rendimiento de tu personal cambiará dependiendo del departamento al que lo traslades, al entrenamiento que reciba… Por ejemplo, cuentas con Investigación y Desarrollo, equipo que creará mejores armas y artilugios si “contratas” al personal más eficiente para ello.

Las misiones cortas pero abundantes son la segunda gran diferencia de Peace Walker con respecto a sus “hermanos” mayores. El juego salió originalmente para PSP, así que es lógico que se sacrificase la complejidad de las misiones de MGS anteriores para garantizar un ritmo adecuado para una consola portátil. Por desgracia, Peace Walker se resiente cuando juegas en PS3 o Xbox 360, sobre todo si lo comparamos con los otros 2 juegos incluidos en la recopilación.

Las secuencias de Peace Walker tienen una curiosa estética cómic
Las secuencias de Peace Walker tienen una curiosa estética cómic

Peace Walker es peor en todos los sentidos con respecto a Sons of Liberty y Snake Eater. Sus escenarios abiertos palidecen en comparación con las junglas exóticas de MGS3. Intenta abarcar tantas posibilidades de interacción como MGS2, pero sus controles son demasiado limitados e impiden dar con soluciones variadas. Su modo online es lo único que destaca. Atención: eso no significa que sea un juego malo, pero no logra estar a la altura del resto de contenido de la recopilación. Es como un entremés entre 2 comidas frugales.

El lavado de cara en alta definición realza la presentación visual de los 3 juegos. Las escenas que te impactaron en su día, como Solid Snake corriendo bajo la lluvia o su padre saltando del avión, son más impresionantes gracias a los 60fps garantizados. Yendo de lo general a lo particular, el HD consigue colateralmente que tengas mejor puntería en la vista de primera persona de Snake Eater ya que ahora ves mejor tus objetivos. No consigue que Peace Walker parezca un juego de sobremesa, pero los modelados de sus personajes han ganado en detalle.

Sons of Liberty ha envejecido mal. La alta definición fracasa en maquillar las “arrugas” del juego más antiguo de los 3 –salió en 2001 para PS2. Gráficamente, MGS2 ha perdido su factor de asombro. Además, sus controles son toscos y arcaicos, la Inteligencia Artificial de los enemigos es muy simplona y la inflexible cámara sigue provocando problemas en la transición entre la primera y la tercera persona.

¡Y pensar que Sons of Liberty fue una proeza visual en su día!
¡Y pensar que Sons of Liberty fue una proeza visual en su día!

Dos grandes juegos y un pequeño divertimento

Metal Gear Solid HD Collection es un menú de ideas excelentes a cargo del chef Hideo Kojima en el que se ha colado algún que otro ingrediente de mala calidad. La recopilación merece la pena solo por Sons of Liberty y Snake Eater, sobre todo si tienes Xbox 360 y no has tenido ocasión de hincarle el diente a la serie. Sons of Liberty te sorprenderá con sus ideas atrevidas, con un mensaje crítico hacia el fanatismo de los jugadores todavía vigentes, y no podrás dejar de jugar a Snake Eater gracias a su mezcla de acción y espionaje. Eso sí: antes de pasar de un plato principal al otro, descansa con ese tentempié simple pero entretenido llamado Peace Walker.

Cargando comentarios