[ANÁLISIS] Videoclip musical con forma de videojuego

Juego que proviene del mundo PC, creado en formato Flash, Rocketbirds es un juego arcade que combina acción y plataformas. Con buenos gráficos y mejor música, te atrapará

A medio camino entre el videoclip musical, juego Flash de dibujo animado y acción arcade rápida, Rocketbirds: Hardboiled Chicken tiene en su interior más calidad de lo que aparenta. Este juego es una versión del mismo título que se podía comprar en PC pero con muchas mejoras en gráficos y controles. También se añaden nuevos niveles, un modo cooperativo y la música es sencillamente fantástica.

http://www.youtube.com/watch?v=gckUflLBbbg

Los gráficos son lo primero que han mejorado, con personajes y escenarios con más detalle y en alta resolución. El lavado de cara, aunque ligero, se nota al primer vistazo y tienes la sensación de ver una película animada. Las animaciones son características del estilo gráfico usado, y de hecho todo el juego fluye por y gracias al “diseño Flash”.

La gloriosa presentación del juego a modo de videoclip musical sirve de ejemplo. De hecho, esta combinación de dibujo animado y música cantada se repite varias veces a lo largo de la aventura, en diferentes situaciones, introducciones a niveles o escenas de huidas. Son verdaderos momentazos y sin duda lo mejor del juego. La banda sonora encaja al dedillo con las imágenes, es del grupo New World Revolution y, por si os interesa, se puede adquirir en iTunes.

Como habrás visto, el mundo de las aves sirve de inspiración para los personajes del juego: si los pingüinos son los malos y el pollo es el protagonista, los cardenales con su plumaje rojo son los rebeldes, las cacatúas son los manifestantes que mueren apaleados y los periquitos son los héroes en el modo cooperativo. Es original y tiene garra en pantalla. Cada pájaro que se ve en el juego es único y carismático, un logro conseguido gracias al excelente diseño artístico que emite el juego.

Es un gusto parar a ver los escenarios con detenimiento
Es un gusto parar a ver los escenarios con detenimiento

El ritmo del juego es muy rápido. Los disparos, saltos y puzles se suceden a velocidad de vértigo. Tan pronto estás matando pingüinos a diestro y siniestro (literalmente porque vienen por los lados de la pantalla), como pasas por zonas de saltos, te ocultas en huecos de ventilación o resuelves puzles de escenario moviendo cajas. De hecho, en ocasiones el juego es demasiado rápido porque te pierdes muchos de esos escenarios, bellamente creados, y que pasan por la pantalla durante apenas unos segundos. Merece la pena pararse voluntariamente a observar la calidad de los dibujos, en serio.

El control ayuda mucho a dominar el juego. En PC era incómodo de jugar sin embargo la versión PS3 gana muchos puntos gracias al mando. El inventario está siempre accesible con la cruceta, hay pocos botones a memorizar y la respuesta a nuestras órdenes es rápida. Disparar a los malos es tremendamente adictivo, lo que es fundamental en cualquier juego de acción, aunque hay que decir que ningún obstáculo es muy difícil de superar, y a excepción de algún momento que otro o el último jefe final, pocas veces se muere en Hardboiled.

El juego es tan accesible porque quiere serlo, sin complejos. La intención de sus creadores es vivir una aventura rápida, divertida, con mucha música y acción accesible. Consumo rápido e interesante de unas pocas horas de duración para que no se haga muy pesado. Si quieres alargar el juego un poco más el nuevo modo cooperativo para dos jugadores es lo que buscas. Tiene algunos pocos cambios respecto al modo en solitario a pesar de que utiliza los mismos niveles. Por ejemplo los protagonistas son periquitos, la historia cambia y también las introducciones entre niveles. El control es igual pero se añade movimientos en equipo para ayudarse mutuamente.

Dos periquitos, el doble de muertes
Dos periquitos, el doble de muertes

Videojuego y videoclip todo en uno

Con tanto lanzamiento gordo en estos últimos meses es normal que Rocketbirds haya pasado un poco desapercibido. Este juego bebe mucho de la cultura pop para crear un Arcade de disparos, plataformas y puzles que merece la pena. Es cierto que es fácil de jugar y tampoco tiene niveles de dificultad regulables, pero no importa. Sigue siendo un gusto disfrutar de los videoclips musicales, de los disparos, del modo cooperativo y… del final. Una buena sorpresa, breve, pero fresca e intensa.

Cargando comentarios