Assassin’s Creed 3 es el mismo juego de siempre

¿Es Assassin’s Creed 3 la evolución de la saga que estamos esperando? Parece que no, pero sigue siendo un Assassin’s Creed y es exactamente lo que esperan los fans

Aunque Assassin’s Creed 3 intenta ser diferente durante las primeras horas, al final termina siendo igual los anteriores de la saga, sin intención de avanzar en sus mecánicas de juego. Esto quiere decir que al jugar te encontrarás el habitual mundo abierto, las misiones de asesinato o espionaje y las submisiones que no influyen para nada en la historia principal. Las batallas navales, la caza, más cinemáticas y el descubrimiento el Nuevo Mundo son las novedades. Y no son suficiente.

http://www.youtube.com/watch?v=gPT9DjZkp54

Historia: Buena la primera mitad

¿Es Assassin’s Creed 3 una decepción? En parte sí porque no aporta nada nuevo a la saga. Al estar ambientado en el Nuevo Mundo te puede dar la sensación (y así nos lo vendieron) de que habrá muchos cambios, pero no es así. En el juego vuelves a ser un asesino, Connor, que se enfrenta a los templarios del mismo modo de siempre: buscando y matando a los cabecillas que manejan los hilos. Nada más. Todo lo demás es una bonita manta que tapa una forma de jugar que se repite. La historia dede Desmond termina siendo poco importante y se resuelve de la manera más fácil imaginable.

Eso sí, las primeras 8-10 horas son muy notables. Se nota que Ubisoft ha puesto especial cariño en la creación de Connor como personaje. Le da personalidad y motivaciones. Ves los orígenes de Connor, de dónde viene, cómo va creciendo y convirtiéndose en asesino. Toda esa parte, desde que empiezas jugando con el desconocido Haytham Kenway(al que le coges cariño) hasta que Connor se hace adulto es muy buena. El ritmo de la historia es notable y hay buenas sorpresas ocultas en esas primeras horas de juego. Es justo después, cuando Connor ya es adulto, cuando el juego empieza a ir cuesta abajo.

Con Connor de adulto poco hay más por descubrir en Assassin’s Creed 3. Lo que es una paradoja porque es en ese momento cuando el juego se abre por completo y te ofrece todas las posibilidades que tiene. Pero es que es así. La campaña principal es una serie de misiones de asesinatos encadenadas una detrás de otra, y es que ni siquiera se han molestado en ponerte un poco de dificultad para buscarlas. Cada objetivo está al lado del anterior, cada nueva misión está justo al lado de la que acabas de terminar o puedes acceder a ella en menos de un minuto. Solo debes acercarte al edificio o a la persona en cuestión y seguir avanzando.

Control: Muy dirigido, como siempre

El juego te lleva de la mano hasta la exasperación. Por ejemplo: no paran de salir carteles tipo “Pulsa tal botón”, “Abre esa puerta”, “Huye por los tejados”, “Mata a pascual”. En ningún momento tienes que pensar o imaginar cómo salir de la situación, solo leer y actuar. Las misiones de sigilo, por su parte, están guionizadas y dirigidas. Me explico: Si debes seguir a alguien por el bosque en seguida verás un camino de arbustos perfectamente colocados justo al lado del camino que siguen tus objetivos. Si no lo haces exactamente como el juego quiere muy probablemente fallarás la misión. ¿Para qué complicarte la vida con algo de desafío? Pues hay mil ejemplos igual…

El detalle de las ciudades de Boston y Nueva York es notable
El detalle de las ciudades de Boston y Nueva York es notable

Aún así sigue siendo moderadamente divertido jugar y vivir en estas historias del pasado, especialmente cuando controlas a Connor. El tacto lo coges rápido y se ha simplificado la escalada por edificios y paredes de roca. Aunque andar por las ramas de los árboles sea lo más atractivo de AC3 descubrirás que no eres exactamente tan libre de hacerlo como te gustaría. Para explicarlo de algún modo: hay “caminos” por las ramas y tardarás un tiempo en descubrir cómo subir a los árboles y por dónde puedes ir. El “parkour” se ha mejorado con un par de inteligentes cambios: Si corres con el gatillo pulsado no sufrirás riesgo alguno, si pulsas el botón A/X saltarás por encima de los objetos, y si pulsas B/O intentarás pasar por debajo. Connor más ágil así y es más satisfactorio ir de aquí para allá.

Por otro lado, con Desmond me ha gustado especialmente la forma en que descubres las entrañas del Gran Templo: vas recogiendo una serie de llaves de energía que dan acceso a nuevas zonas. Lo interesante es que los diferentes caminos no son obvios y te exigirá algo de investigación por tu parte.

Características: Combate naval es lo más destacado

En AC3 hay algunas cosas nuevas no vistas hasta ahora, como la caza. Puedes hacerla de varias formas diferentes: Poniendo trampas, puedes seguir pistas por el bosque, usar cebo para atraer animales, o puedes, sencillamente, viajar normalmente e ir cazando a medida que te los encuentras. La última es la manera más rápida. Las trampas son útiles para pequeños animales pero luego tienes que volver en busca de tu pieza, así que al final lo mejor es un buen hachazo al primer conejo que pasa. Los animales más grandes, como pumas y osos, se solucionan con un Quick Time Event… y se suprime así toda la emoción que es luchar contra un gran animal. Personalmente me ha parecido que la caza no solo está desaprovechada, sino que es poco satisfactoria. Cazar es muy fácil, una rutina.

La caza es muy insípida
La caza es muy insípida

La segunda novedad son las tres batallas entre ingleses y patriotas en las que participas activamente. En la primera deberás dar órdenes a tres pelotones de los soldados para disparar en el momento preciso e impedir el avance enemigo. En la segunda te metes en las trincheras esquivando la muerte hasta que haces tu camino al campamento inglés y asesinas a su general (que es templario, claro). Y en la tercera controlas un cañón, que solo debes apuntar y disparar contra el enemigo. Pero que quede claro: son más bien minijuegos, no misiones.

Otra novedad son las espectaculares batallas navales. Me sigue dando la sensación de que estas misiones están metidas con calzador (cómo Connor se convierte en capitán es para verlo) y que no resuelven nada de nada, pero son gustosas de jugar. Gobernar el barco es sencillísimo y es muy divertido cañonear los navíos enemigos. Además es muy impactante verlo en pantalla: la física del barco y el mar, la parte gráfica, el movimiento de las naves, la destrucción de la madera… merece mucho la pena verlo en movimiento.

El combate en tierra, sin embargo, está menos pulido. Las luchas de Assassin’s siempre me parecieron muy facilonas, y esperaba ver algo diferente en esta entrega pero se repite el patrón de siempre. Supuestamente ya no iba a ser tan importante el botón de contraataque: falso. El 99% de los combates los resolverás contraatacando porque sigue siendo la manera más fácil de ganar. Si te hace ilusión también puedes optar por disparar tus pistolas, o usar los mosquetes caídos del suelo que suelen ser difíciles de recoger cuando estás rodeado. Eso te garantizará dos o tres muertos en el acto dándote aún más ventaja. También tienes el “dardo con cuerda”, un arma que usarás tres veces como mucho. ¿Para qué usarla si puedes matar igual saltando desde el árbol?

Tienes múltiples armas pero no necesitarás usarlas si no quieres
Tienes múltiples armas pero no necesitarás usarlas si no quieres

Aunque hay decenas de armas diferentes, entre espadas, porras y pistolas, todas son opcionales. Me he terminado el juego sin comprar ni una sola porque no lo he necesitado. Los enemigos son planos, luchan igual desde el principio hasta el final, no hay evolución en la dificultad y por lo tanto no te empujan a equiparte mejor. En mi opinión esto es un gran fallo en la estructura. Siempre lo fue en la saga.

Tampoco es del todo necesario crearte la hermandad de seguidores que puedes hacer si le dedicas tiempo. Ni mejorar la Hacienda para mejorar tu economía. El dinero es poco práctico en Assassin’s Creed 3, tampoco he gastado ni una moneda para terminarlo y en caso de haberlo necesitado siempre tenía la caza para ganarme un pequeño salario rápidamente. Sólo puede haber un motivo real para mejorar la Hacienda, y por consiguiente los negocios que puedes tener, que es para comprar la carísimas ampliaciones de tu barco. Pero de nuevo: no es imperativo evolucionar tu navío para completar la aventura principal.

En AC3 la campaña principal dura unas 20 horas y representa solo el 40% del total. ¡El 40%! Es decir, tienes un 60% restante que es opcional/no útil. En mi opinión debería ser, como mínimo, justo al revés.

Calidad: Bueno en conjunto pero con fallos

El apartado visual, si miras todo el conjunto Assassin’s Creed 3 es muy vistoso. Las ciudades están llenas de gente, las batallas campales con cientos de soldados disparándose entre ellos dan miedo, la Frontera (el bosque) está detallada y las animaciones de los personajes principales son muy buenas. Hay cambios de estación, y diferentes tipos de climatología aleatoria como niebla o lluvia. El mapa cambia según pasan los años. Y cuando gobiernas el barco te sientes como un lobo de mar.

Algunas escenas son realmente impactantes
Algunas escenas son realmente impactantes

Es decir, AC3 impresiona cuando lo ves y cuando juegas. Pero no está carente de defectos. Es al mirar al detalle cuando esas buenas sensaciones se van desinflando poco a poco. Por ejemplo en Boston o Nueva York el “popping” de personajes y objetos es muy notable, y afecta a la jugabilidad. La cámara hace cosas locas en los combates, se mueve raro cuando estás en callejones, hay paredes o árboles cerca, y más de una lucha la he resuelto sin poder ver nada. El framerate es inestable.

Es probable que hayas leído que el juego tiene mil fallos gráficos o “glitches”. Sí, están ahí, y son muy molestos. Personajes que se quedan flotando, detección de golpes que falla por todos lados (especialmente cuando vas a caballo), caídas en pozos invisibles, control excesivamente sensible al hacer “parkour” o al subir edificios… un próximo parche arreglará todo esto.

La música es absolutamente brillante. Encaja perfectamente con el juego, con toques de música india y folk americano que le dan mucha personalidad. Así, el nostálgico tema principal acompaña muy bien la triste historia de la lucha de Connor. Por otro lado, el doblaje al castellano es aceptable, en algunos momentos bueno y en otros no tanto.

Al final, Assassin's Creed sigue siendo Assassin's Creed
Al final, Assassin’s Creed sigue siendo Assassin’s Creed

Una franquicia atascada

Tenía muchas esperanzas en Assassin’s Creed 3. Lo he venido siguiendo desde que se presentó y todas las noticias filtradas e información sobre el juego me infundían la esperanza de ver algo que, de verdad, iba a ser nuevo. Siento decir que no es así. Esta tercera entrega no se mueve ni un milímetro de esa posición estática en la que lleva clavada la franquicia desde hace años. Puede que Ubisoft te venda las novedades como las batallas navales, la caza o una historia algo más trabajada, como algo decisivo en tu compra. Pero no lo es. Assassin’s Creed 3 sigue siendo el mismo juego de siempre. Lo que no quiere decir que no lo vayas a disfrutar mucho. Te gustará si eres fan, no tanto si no lo eres.

Nota: Este análisis se ha realizado con la versión debug de Xbox 360. En esta versión no teníamos acceso a la parte multijugador que se analizará en otro artículo.

Cargando comentarios