Por fin, hay miedo a la oscuridad

Un gran retorno de la saga referente de un género que ahora vuelve con importantes novedades

Hace ya casi 8 años apareció un nuevo juego. Mezclando personajes poligonales con fondos estáticos en una casa realmente terrorífica, un detective llamado Edward Carnby debía hacer frente a sus temores y acabar con el al que allí habitaba.

Poco le importaba a él que dos veces más tendría que enfrentarse y que mucho más tarde volvería con nosotros. Poco le importaba, porque se encontraba Sólo en la Oscuridad y su pesadilla acababa de comenzar

Hagamos historia
Pese a lo que podáis leer, Resident Evil, Dino Crisis y en general todos los Survival Horror actuales descienden del primer Alone in the Dark, creado en 1993. Tres entregas se hicieron en sucesivos años y con la tercera se acabó la serie, con duras críticas por parte de toda la prensa especializada, puesto que el juego repetía conceptos reiterativos.

Por aquel entonces aparecería el primer Resident Evil, que copiaba muchos de los aspectos del juego e introducía una serie de auténticas novedades. Lamentablemente, el juego ha sido copiado desde entonces por la misma Capcom y por otras compañías. Tal vez, el mayor éxito dentro de este género sea Silent Hill, un título que logró que el miedo surgiese de nuevo sin hacer uso del gore. Aunque su trama llegó a ser demasiado incomprensible.

Pero ahora, Bruno Bonell vuelve y vuelve no sólo para crear una aventura nueva sino para introducir una serie de cambios en el género que nadie olvidará. El terror vuelve a tu PS One y vuelve de la manera más increíble que se haya creado nunca. Preparate para volver de nuevo a la oscuridad.

El miedo vuelve
Desde que el hombre es hombre, el miedo siempre le ha acompañado a todos los lugares. Aquel que no tiene miedo o dice no tener miedo o es un mentiroso o es un loco. Al menos así debía pensar Edward Carnby al pasar por tres experiencias realmente terroríficas y que le habían puesto en contacto con terribles cosas, si se pueden definir así, de otros lugares. Pero como todo hombre, hay que ganarse la vida, y ser detective de lo paranormal es lo mejor que sabe hacer.

Sin embargo, ahora llega su mayor desafío y puede que vuelva a enfrentarse con un enemigo que ya conoce demasiado. Todo por unas tablas y un amigo muerto en una extraña isla llamada Shadow Island. Una Isla en mitad de una tormenta y con un turbio pasado. En nuestro viaje iremos acompañados con una extraña mujer que se convertirá en nuestro mejor aliado.

Sin embargo, en pleno viaje “algo” atacará el avión y tendremos que saltar, quedando los dos personajes principales totalmente aislados entre ellos. Esto supondrá dos tramas totalmente divergentes que en ciertos momentos se unirán. La oscuridad ya es un hecho.

El desarrollo del juego
Alone in the Dark, The New Nightmare es una clara muestra de lo que es el Survival Horror, pero se nota la mano del maestro Bonell, pues el título ofrece al usuario una sensación continuada de desasosiego que en ciertos momentos llega incluso a ser demasiado agobiante. ¿Cómo ha logrado esto Bruno Bonell? Manteniendo todo el juego en la más absoluta oscuridad.

De hecho en el juego tendremos una pequeña linterna con la cual alumbraremos pequeñas partes del decorado, lo que supondrá una nueva forma de ver pistas. Sin embargo lo que crea esto es que en cualquier momento puede atacarnos alguien y no enterarnos de lo que está ocurriendo detrás de nuestra espalda. Precisamente esto es lo que nos va a ocurrir desde un principio en el juego, puesto que podremos descubrir como un zombie aparece y desaparece o como el sonido y la música crea una ambientación increíble. Pero me estoy desviando del tema.

Dejando aparte el agobio inicial del juego, descubriremos que el título se orienta mucho más a la aventura y al miedo continuo que al susto fácil de los últimos Resident Evil. Además los problemas que ha incluido Bruno Bonell en el juego son un auténtico desafío. Desde un principio hasta que el juego termina, el título está continuamente desafiandonos para que avancemos. Y esto también depende del personaje. Será necesario que juguemos el título más de una vez para conseguir entender hasta el final la trama del juego, ya que según el personaje entenderemos ciertos aspectos y otros. Es decir, si queremos entender el complejo argumento introducido, tendremos que jugarlo dos veces.

Control del juego
Si habéis jugado a la serie Resident Evil, sabréis jugar a esta entrega de Alone in the Dark. Básicamente la única diferencia es la linterna, un objeto que tendremos que aprender a manejar perfectamente si no queremos que nos sorprenda por detrás algún enemigo. Nos ha sorprendido la enorme sencillez del inventario y algunas de las notas que tendremos que leer, las cuales dan una gran vida al juego y sobre todo aclaran muchos aspectos de la trama principal del juego.

Además, el control es muy preciso. Sobre todo cuando disparamos, en donde es precisamente donde necesitaremos más de esta precisión si no queremos acabar muertos. El título, evidentemente incluye algunos aspectos propios de los Resident Evil como las salvas en determinados momentos, que en este caso están representadas por amuletos.

Estos últimos nos parecen todo un acierto, puesto que permiten salvar en cualquier momento del juego, lo que impedirá que podamos estar buscando continuamente la dichosa máquina de escribir, o puntos similares.

Gráficamente impresionante
Para aquellos que conozcáis la serie Alone in the Dark, tenéis que esperar todo lo que habéis visto hasta ahora. Gráficamente el juego es impresionante. Los decorados siguen siendo estáticos, pero es increíble hasta que punto llegan y la enorme calidad y detalle de los mismos. Lo que más nos ha asombrado es el uso de las sombras cuando empleamos la linterna. Hay momentos que nos sorprendemos disfrutando de estos decorados tan retorcidos que siguen manteniendo ese aspecto agobiante del juego.

Pero lo más increíble de estos gráficos es el fijarse en cada uno de los detalles de los personajes. Lo primero es que están perfectamente integrados. En ningún momento parece que nos encontremos con un personaje pegado ni nada por el estilo. Lo segundo es que el juego ofrecerá al usuario un tratamiento de la luz como ningún juego -ni siquiera Silent Hill- había dado al Survival Horror. El resultado es, y nunca mejor dicho, espeluznante. Hay momentos que saltaremos de la silla y si jugamos al título a oscuras, tendremos que volvernos para ver que ocurre justo a nuestra espalda. Si Alone in the Dark realmente produce miedo.

Y a estas virtudes se unen los efectos visuales de disparos, modelos de enemigos y en general el intrincado diseño de la casa que junto a las múltiples escenas cinemáticas del juego, crean un título impresionante gráficamente.

El sonido
Primero, y antes de nada, hemos de aplaudir a Infogrames por la magnífica traducción y por el inconmensurable doblaje del título. Es de aplaudir. Ahora, comparado con la ambientación sonora, los ruidos de las esquinas y la lúgubre música puede quedarse corto. En todo momento el juego nos mantiene en tensión gracias al sonido, lo que permitirá que podamos quedarnos asustados en todo momento.

Y la música, finalmente, tiene una partitura que pocas veces hemos podido asegurar que algo sea tan opresivo. Creemos que ni siquiera Silent Hill consiguió algo así.

Nuestra opinión
Sólo Juegos está orgulloso de analizar un juego como este. Su calidad es tan increíble que pocas veces habíamos disfrutado tanto con un juego. Visualmente espeluznante y con un sonido increíble, este juego ofrece al usuario la calidad más increíble que hemos visto. Sin duda el maestro ha vuelto y como ha vuelto.

Lo mejor
Puro terror, con unos gráficos de lujo y un sonido y un doblaje dignos de trofeo

Lo peor
Es difícil y complejo, pero quién dice que lo bueno sea fácil

Cargando comentarios