Por fin un Lips para todos los públicos

Microsoft piensa en todos con un adecuado recopilatorio de éxitos en español

Hace poco más de un año Microsoft se estrenó en los juegos de karaoke con Lips, un rival más que digno del ya clásico SingStar. Nos encantaron sus micrófonos led, sus minijuegos festivos y un repertorio de lo más internacional. Demasiado internacional, quizás.

Y es que no nos engañemos, España no se caracteriza por tener una tasa demasiado alta de ciudadanos que dominen el inglés. Esto se refleja en los karaokes, donde los atrevidos que empuñan el micro son más dados a elegir éxitos de todas las épocas en su lengua.

Esto convirtió la primera entrega de Lips en un juego de karaoke pensado para el público más joven y moderno –también lo reflejaban sus campañas de marketing, con anuncios que representaban fiestas de jóvenes muy chic- en contraste con SingStar, un juego de karaoke para todos los públicos.

Y es que el karaoke de Sony ha sabido ser más equilibrado en sus recopilatorios generalistas y ha comercializado discos especiales de todas las tendencias y estilos, de Queen a Disney, pasando por ABBA o los éxitos de la música española de hace unas cuantas décadas, encabezados por Mi Carro o Ay pena, penita pena. En definitiva, diversión para todos los miembros de la familia.

Canciones que conoce hasta nuestra abuela

La casi ausencia de canciones en español se notaba también en el bazar de Xbox Live, donde la tendencia era ofrecer grandes éxitos en inglés, haciendo de Lips un juego poco localista, demasiado globalizado y claramente dirigido al sector más joven de público.

Pero todo esto se ha acabado con este Lips: Canta en español, un claro intento de Microsoft de buscar a esos públicos que no apreciaron el primer Lips o Number One Hits. Y es que, aunque hay mucho éxito moderno –Rosario, Amaral, Fito, Nena Daconte, Paulina Rubio…- no faltan aunténticos hits del karaoke patrio que se atrevería a cantar hasta nuestra abuela: “Libre” de Nino Bravo o “Por qué te vas” de Jeanette.

Así, en esta recopilación de 35 canciones que cubren cuatro décadas hay un poco de todo, para todos los públicos y estilos de música, convirtiéndose este Lips es un correcto representante de la música cantable que se ha hecho en nuestro país. Resumiendo, esta vez Lips sí que se acerca a todos los miembros de la familia.

Coge el micro, canta y muévete

Si algo nos gustó mucho en el primer Lips es el papel que tenían los micros. No sólo eran conductores de nuestra voz, si no que usarlos adecuadamente nos daba más puntos y hacían crecer la diversión.

Este aspecto de juego party se mantiene en este Lips, así que debemos seguir haciendo poses o usar el micrófono como instrumento de percusión. La novedad es que en Canta en español se incluyen en la mayoría de canciones ejercicios de ritmo típicos de los juegos musicales. Es decir deberemos accionar el micrófono justo en el momento en el que se nos indique para ejecutar un golpe de percusión y hacer una mejor actuación.

Pero aquí entra un problema que ya arrastra Lips desde sus inicios. Existe un pequeño retraso entre que accionamos el micro y que el juego lo detecta para producir el sonido. Se ha reducido ligeramente desde Lips, pero aún sigue habiendo descoordinación, que sacará de quicio a los más puristas y precisos, acostumbrados a la respuesta casi automática de títulos como Rock Band, que verán como pierden algún punto aunque hayan movido el micro en el momento justo.

Lo que no ha cambiado es otra funcionalidad que nos sorprendió en Lips. Se trata de los minijuegos fiesta que podíamos elegir al margen de los modos típicos de Duo o VS. Es decir, el minijuego de mantener la bomba apagada o el de lograr que una pareja se besase. Siguen estando todos, pero no hay ningún nuevo, cosa que se hubiese agradecido teniendo en cuenta que fue una de las grandes novedades que habíamos visto en un juego de karaoke y que es muy adecuado para las fiestas en familia y amigos, acontecimientos donde solemos desempolvar esta clase de juegos.

Mejoras no sólo superficiales

Estéticamente, Lips: Canta en español tiene una interface mejorada respecto a su predecesor. Los menús resultan más claros, menos caóticos y mucho más atractivos. Además, ahora veremos a nuestro avatar de Xbox Live cuando cantemos, moviéndose al son de la música, algo que no aporta nada pero que siempre resulta gracioso, como ya pasó en otro juego de la casa, la segunda parte de Scene It!

Pero estas mejoras no son sólo superficiales. Así, en esta nueva entrega de Lips se ha dado más importancia al online que nunca. A modo de Hit Parade, podremos escalar puestos en la clasificación online de cada canción del juego, ganar trofeos y medallas y, en definitiva, retarnos con la comunidad y con nuestros amigos para ver quien es el mejor cantante.

Aunque en Lips ya se vislumbraban todas estas características ahora son más y están más visibles que nunca y se integran mejor con la tienda de canciones del juego, lo que hace más cómodo su acceso.

Esto no quiere decir que no podamos aprovecharnos de estas funciones online con las canciones del primer recopilatorio. Si lo tenemos podremos reproducir las canciones “viejas” con la interface de Canta en español tan solo cambiando el disco. Sí, Microsoft tiene claro que lo mejor en este tipo de juegos con tantas versiones es que la integración entre títulos sea máxima, como ya ocurre con SingStar.

Continúa la fiesta

Aunque lo principal en Lips: Canta en español es hacer precisamente lo que reza su subtítulo, no falta tampoco en esta entrega la opción de usar el juego como reproductor de música para que podamos bailar en nuestra fiesta.

También se incluye una de las opciones que más nos decepcionó en el primer Lips., el Modo Libre. Lo que a priori resulta tan atractivo, poder cantar cualquier canción que tengamos en un reproductor de música, USB o similares, resulta totalmente accesorio. Sí, el juego nos reproduce la canción, pero no detecta tono, ni los momentos en que hay voz o solo partes instrumentales, por lo que no resulta demasiado divertido cantar sin más. Lo hagamos genial o fatal, el contador empezará a sumar puntos indiscriminadamente.

Sonido espectacular, imagen a mejorar

Lips: Canta en español tiene la calidad sonora y gráfica que se espera de estos títulos. Todas las canciones, aunque sean antiguas, tienen una gran calidad sonora, por lo que en ese aspecto no le va a la zaga a su competidor directo, SingStar.

En lo que va un paso atrás es en los vídeos. En la saga SingStar, por muy viejo que sea el tema, siempre podremos ver mientras cantemos imágenes del grupo o cantante, ya sean videoclips o actuaciones en directo. En Lips esto no ocurre, no sabemos si por un tema de licencias o porque iNiS prefiere no usar vídeos a menos que su calidad no desentone con el HD.

Así, en las canciones más antiguas, el vídeo del artista se sustituye por algunas animaciones, algunas un tanto extrañas –como unos divertidos monstruos de peluche que vienen del espacio exterior- y otras que ilustran, más o menos, el tema de la canción, pero que en ningún caso tienen relación con el cantante o grupo.

Cantando sin excusas

Con Lips: Canta en español ya no hay la excusa de “no cantaré, hay muy pocas canciones en castellano, y yo y el inglés…”, pues 35 temas bien variados en español es lo que nos esperan. Sin duda, un gran acierto por parte de Microsoft, que con este juego logrará acercarse a un público más mayoritario que puede que no conozca a Rihanna o Coldplay.

Lo que más nos gustó de Lips, sigue en esta secuela. Modos de fiesta, un reconocimiento de los matices de voz mayor que SingStar –y las medallas que eso conlleva-, las posibilidades de uso de los micros inalámbricos, una gran calidad sonora… Y sube nota gracias a la buena integración con las posibilidades online de la consola, lo que amplia el reto y las listas de clasificaciones, algo que francamente nos gusta a la mayoría.

Si algo negativo se puede comentar es que iNiS no ha solucionado los dos problemas básicos del primer Lips. Por un lado, sigue habiendo ese retraso de la respuesta del micro como instrumento de percusión –aunque se ha mejorado un poco-, y por el otro, el Modo Libre es totalmente olvidable.

Pero si dejamos de lado estos handicaps, Lips: Canta en español es una compra de la que no nos arrepentiremos si nos gusta cantar y, sobre todo, si tenemos en mente alguna celebración familiar o entre amigos. Encended la consola, poned el juego y ya veréis que empiezan a salir imitadores de Melendi, Paulina Rubio o Sergio Dalma entre vuestros seres queridos. Es para no perdérselo.

Cargando comentarios