Apps de Chrome para el escritorio: para muchos, pero no para todos

Chrome tiene algo nuevo y revolucionario: las apps para el escritorio. Son ligeras y muy prácticas. Te cuento cuál ha sido mi experiencia con ellas.

¿Qué es una Chrome App para el escritorio?

Una app de Chrome para el escritorio, o app empaquetada, es una aplicación web que se ejecuta como si fuese un programa separado, fuera del navegador y en una ventana aparte, sin necesidad de conexión permanente a Internet.

Para instalarlas solo necesitas la última versión de Chrome y una cuenta de Google. Las apps se instalan directamente desde la tienda de Chrome tras autorizar la habitual solicitud de permisos (es como instalar una extensión).

Si no has instalado todavía apps para el escritorio de Chrome, verás un nuevo icono en tu barra de tareas de Windows: el lanzador de apps de Chrome. Un clic y aparece un panel con los iconos de las aplicaciones para el escritorio y los atajos a webapps.

Así se ve el lanzador de Chrome Apps en Chrome OS, el sistema operativo de Google

Y por supuesto, las Chrome Apps se pueden desinstalar en cualquier momento. Basta con hacer clic derecho sobre el icono y elegir la opción de desinstalación. En cuestión de segundos, la app habrá desaparecido del sistema.

Mi experiencia con las Chrome Apps

Al hablar de las apps empaquetadas, Google se refiere a la posibilidad de trabajar sin conexión, a una menor cantidad de distracciones (la app se carga fuera del navegador) y a la integración nativa con Google Drive, el disco duro de Google. Es una experiencia de usuario diferente a la que nos habíamos acostumbrado al ejecutar apps en Chrome.

He estado probando varias aplicaciones de Chrome para el escritorio y la sensación ha sido extraña. Son muy sencillas -quizá demasiado- y limitadas en lo que pueden hacer. Parte de la culpa, obviamente, recae en la relativa juventud del formato: pocos autores se han interesado de momento en crear versiones para escritorio de sus aplicaciones.

Pixlr Touch up: retoque fotográfico básico y sin distracciones

De las bondades de Pixlr ya hemos hablado: es un editor de imágenes sencillo y de gran calidad. Pixlr Touch Up es la versión Chrome de este editor capaz de recortar, clonar, mejorar y transformar imágenes. Puedes imaginarlo como un Photoshop de bolsillo que se complementa a la perfección con la galería de fotos de Google+.

Al usarla como aplicación de escritorio, he podido concentrarme más en la edición que si hubiese abierto Pixlr en una pestaña del navegador. Puede parecer una tontería, pero editar una imagen estando rodeado de pestañas, avisos y otros elementos es muy diferente a hacerlo en una ventana exclusiva.

¿Lo mejor de la aplicación? Su integración nativa con Google Drive. Las imágenes se pueden cargar y guardar tanto en el disco duro como en el disco en la nube de Google. En ese mismo espacio están los documentos que has creado con Docs y Quickoffice, algo que queda muy patente al usar Google Keep, otro accesorio para el escritorio.

Google Keep: tus notas adhesivas en la nube (y en una caja)

A medio camino entre un bloc de notas, una app de notas adhesivas y Evernote, Google Keep es una fantástica utilidad de notas y recordatorios. La versión Chrome App de Keep se ejecuta en una pequeña ventana de proporciones similares a la pantalla de un móvil. Las notas no se pueden distribuir libremente sobre el escritorio (por ahora).

Con Keep nos hallamos ante otro ejemplo de búsqueda de la sencillez: las notas no están perdidas en medio de una ventana enorme, sino que se concentran en algo que tiene las proporciones de un bloc de notas de papel. La comparación con la versión normal evidencia lo distintos que son ambos enfoques.

VNC Viewer: el acceso remoto necesita un espacio propio

Donde se ven las potencialidades de las apps de Chrome para el escritorio es en VNC, una utilidad para acceder a un PC remoto a través de la red. VNC para Chrome permite hacer justamente eso (si hay un servidor listo al otro lado, claro). Algo parecido ya podía hacerse con Chrome Remote Desktop, pero VNC es un protocolo más popular.

El formato escritorio para una app de acceso remoto tiene mucho sentido: la necesidad de “salir” del navegador y maximizar la pantalla remota es fundamental para VNC. Es un tipo de tarea para la cual la presencia de la interfaz del navegador no solo no aporta nada, sino que acaba por interferir.

Plex, Until.AM y otras apps multimedia

Algo parecido ocurre con Plex, el servidor multimedia más famoso. Si no has probado ya Plex en otros formatos, la Chrome App oficial es tu oportunidad para estrenarte con ella: puedes ver películas y series vía streaming fácilmente, con una biblioteca perfectamente organizada. Ejecutarla dentro del navegador sería agobiante.

Otra app donde el argumento del espacio se une a necesidades multimedia especiales es Until.AM, una mesa de mezclas gratis y que funciona sin conexión a la red. Es una de las primeras Chrome Apps de su clase, y cuenta con suficientes efectos y opciones como para ensombrecer a Partycloud, su alternativa web.

El formato escritorio solo tiene sentido para algunos tipos de aplicaciones, como las que precisan mucho espacio propio y capacidades offline más extensas. Las ya existentes, más allá de las pruebas existentes, parecen confirmar este concepto: si una app no tiene sentido fuera del navegador, no tiene por qué salir de él.

Para un usuario de Windows, Mac o Linux, sin embargo, el uso de las Chrome Apps para el escritorio no supone una gran ventaja. Por ahora, es más una curiosidad que otra cosa, al menos hasta que no veamos aplicaciones y juegos más complejos que requieran el nuevo formato, como juegos en 3D o utilidades complejas.

Sí hay, por otro lado, un aspecto que beneficia a todos, y es la independencia adicional que tienen las aplicaciones para el escritorio frente a las pestañas del navegador: pasar de una aplicación a otra es mucho más cómodo y sencillo que ir al navegador y rebuscar entre un cúmulo de pestañas.

¿Quién sale beneficiado? Chrome OS

Las apps para el escritorio de Chrome son todavía pocas (unas cincuenta), y muchas de ellas son muy básicas. Recuerdan a las primeras aplicaciones para Windows o Mac cuando estos se estrenaron como sistemas operativos. Hay una calculadora, un bloc de notas, un editor de imágenes…

Para Chrome OS, el sistema operativo de Google, estas apps son como maná caído del cielo, aplicaciones web que enriquecen la escasa oferta que Google ha incluido de fábrica en Chrome OS. Ahí entran también los juegos a pantalla completa, un apartado todavía poco explorado en Chrome.

Las Chrome Apps son ideales para Chrome OS (foto de Robert Cardin)

Y es que el camino que ha tomado Chrome culmina en la fusión de sistema operativo, aplicaciones web y navegador, y las Chrome Apps para el escritorio -sobre todo el de Chrome OS- forman parte de esta estrategia a largo plazo. Las ventas de equipos basados en Chrome OS están creciendo mucho en los Estados Unidos y otros países, reemplazando en muchos casos a los portátiles de gama baja y los netbooks.

Para los desarrolladores de aplicaciones web, las apps para el escritorio de Chrome son una oportunidad jugosa para promocionarse. Pero hay nombres que todavía faltan, como Spotify, Outlook, Facebook y Twitter. Ofrecerían las mismas funcionalidades de las apps nativas en un solo, práctico paquete ejecutable desde Chrome y Chrome OS.

¿Qué te parecen las apps de Chrome para el Escritorio?

Cargando comentarios