Canta y muévete

Microsoft prepara su competencia a SingStar y lo hace con un juego en el que veremos micrófonos con detección de movimiento y un sistema de juego único.

Este año es el año de los juegos musicales, y si no tenemos suficiente con Guitar Heroes, Rock Bands y Singstars, llegará en breve Lips, la versión de juego karaoke de Microsoft para Xbox 360

Microsoft avanza de forma correcta en el mundo de los videojuegos. Su consola es una de las más vendidas, y sus juegos marcan referencia al resto. Pero a Xbox 360 se le ha catalogado como una consola para los jugadores más hardcore, para los más expertos y hábiles. El género de los juegos familiares se le ha atragantado a Microsoft en el pasado, pero esto ya es, valga la redundancia, el pasado.

Existe una línea de juegos que aparecerán en breve muy orientados a los jugadores más casuales. Son juegos más familiares e interactivos. De los que pueden jugarse en compañía, o en fiestas privadas para pasar un rato divertido. Scene It! fue el primero, ahora llegará la segunda entrega, y en breve también encontraremos You’re in the movies y Lips, del que comentaremos cómo es en este avance.

Karaoke convertido en juego
Lips no es un juego que quiera revolucionar ningún género. Más bien al contrario, es un karaoke musical muy parecido a su rival más directo, Singstar de Playstation. Es decir, Singstar asentó unas bases para este tipo de juegos, y Lips las cumple a rajatabla. Aunque eso no quiere decir que no pueda aportar ideas nuevas.

En Lips jugaremos cantando. El objetivo es cantar las canciones del juego, siguiendo la letra, y marcando correctamente la entonación, que también nos marca el juego. Si cumplimos los dos requisitos acumularemos puntos y superaremos la canción. Si no lo hacemos bien, nos tumbarán y tendremos que repetir la canción de nuevo.

Este es un juego musical puro y duro, y aunque el desafío existe, es un juego orientado especialmente a pasar un buen rato cantando. Si no nos gusta cantar, mejor que elijamos otro juego.

¿Y las novedades?
Es imposible no comparar Lips con Singstar, y en esencia son el mismo juego. Pero Lips tiene algunas novedades dignas de mención.

Para empezar en el juego se incluyen dos micrófonos, uno blanco y otro negro, totalmente inalámbricos. Estos micros interactuarán en el juego mediante un sensor de movimiento que integran en su interior. En algunos momentos de las canciones el juego nos obligará a utilizar el micro como una pandereta, de modo que tendremos que golpearlo como si aplaudiéramos al ritmo que marque la canción.

El sensor del micro se utilizará también en determinados modos de juego, de modo que tendremos que realizar poses y cantar de forma más escénica si queremos superar algunos tramos de las canciones.

Otra de las curiosas novedades es que podrán jugar hasta cuatro jugadores. Dos de ellos cantarán, y los otros dos realizarán acompañamientos utilizando los mandos de Xbox 360. De este modo, cada botón será un sonido de percusión, palmas, maracas, platillos o timbales, entre otros, que nuestros amigos podrán tocar en cualquier momento, pero si lo hacen a ritmo entonces nos darán más puntos.

Pero quizá la novedad más importante será la posibilidad de jugar con nuestra propia música. Lips incluye 40 temas propios para cantar, pero si se nos quedan cortos siempre podremos conectar a la consola un reproductor mp3 o una memoria usb con nuestras canciones (sin DRM). El juego detectará las canciones, reducirá el canal de la voz y podremos cantarla en el juego como si fuera un tema más. La letra deberemos sabernosla nosotros porque eso sí que no estará.

Con varios modos de juego
Este es un juego para disfrutar y reírse un rato. No intenta ser una competición o un desafío, aunque eso no quiere decir que no lo tenga, y en Lips encontraremos varios modos de juego, algunos especialmente interesantes.

Además un modo para un jugador donde tendremos que superar las canciones cada vez más difíciles, el juego se enfoca principalmente al modo multijugador. En el modo Kiss, por ejemplo, tendremos que cantar a dúo, pero mientras cantamos el juego nos indicará una serie de movimientos a seguir. Ambos participantes los irán realizando mientras cantan y siguen el ritmo, para al final juntar los micrófonos y cantar muy pegados el uno del otro como si fueran a besarse. Ni que decir que este modo está pensado para jugarlo en parejas (o futuras parejas).

En Vocal Fighters, sin embargo, es todo lo contrario. Aquí el objetivo será ganar al rival cantando mejor que él o ella. Un coro de seguidores nos indicará en pantalla quien va ganando, y la afición se decantará por el que cante con más ritmo y mejor tono.

Por último, Time Bomb. Un curioso modo donde dos cantantes deberán ejecutar una interpretación perfectamente sincronizada para desactivar una bomba que veremos en pantalla. Si falla el dúo, la bomba explota.

Por supuesto, aprovechando las características de Xbox Live, el juego podrá ir aumentando su lista de canciones mediante la descarga de nuevas. La idea de Microsoft es no dejar de apoyar a Lips en ningún momento de modo que, al igual que ocurre con otros juegos como Guitar Hero o Rock Band, cada poco tiempo veremos nuevas canciones descargables para cantar.

Conclusiones
El 21 de este mismo mes se pondrá a la venta Lips, y será cuando Microsoft comience una nueva era, la de publicar juegos familiares. El juego cuenta con la calidad suficiente para triunfar, pero serán los propios usuarios de la consola, acostumbrados a juegos de más acción, los que decidirán el éxito de Lips.

Cargando comentarios