El futuro más lejano de los coches conectados

Ya sabemos dónde están los coches conectados actualmente y qué nos espera en el horizonte. Pero, ¿cómo cambiaran nuestras vidas los coches conectados en cinco o diez años? Con el ánimo de mejorar la seguridad y la eficiencia, parece que la tendencia será hacia la automatización. La idea actual de conductor puede acabar siendo cosa del pasado.

El coche que conduce por ti: ¿deberías preocuparte?

Los coches que se conducen ellos mismos son algo casi inevitable. Google ha mostrado en los últimos seis años que son algo viable y, es más, que pueden tomar mejores y más rápidas decisiones que los humanos. Los principales obstáculos que se encontrarán los coches sin conductor son las normas en carretera y la percepción pública.

Las normas y leyes en carretera se han hecho pensando en los conductores humanos. Si los autos los conducen computadoras habrá que crear unas normas específicas para ello. Estas normas dependen de los gobiernos, así que no esperes una reacción super rápida.

Por otro lado, el miedo a los coches controlados por robots es algo generalizado. Si bien Google asegura que estos robots son seguros y hacen muy bien su trabajo aún existe la percepción de que las máquinas pueden llegar a matarnos en vez de matar a otra gente en caso de accidente. Esto es algo totalmente ilógico y tiene que ver con la desinformación sobre los coches que se autoconduccen y el porqué de los accidentes de tráfico.

La mayor parte de los accidentes son el resultado de un error humano, no de fallos técnicos. Estos errores humanos se deben a la falta de concentración, a saltarse las normas de circulación, a las reacciones lentas o al estar bajo la influencia de alguna sustancia. Todos estos inconvenientes desaparecen con los coches autoconducidos, que actúan de forma previsible, no se distraen y están programados para respetar las normas de circulación. Y, por supuesto, no beben.

Así, no tienen lógica ninguna estas historias sobre que estos coches están programados para matarnos. Estarán hechos y programados para evitar accidentes y no tomarán decisiones básandose en matar o no matar a alguien. Estas historias para no dormir puede que sean buenas para un titular pero en ningún caso están basadas en la realidad.

Cómo harán los fabricantes para convencernos de que dejemos de conducir es otra historia… ¡no es fácil que te digan que una máquina es mejor que tú!

Cómo mejorarán tu vida los coches autoconducidos

Bosch ha presentado un sistema en el que tu smartphone y tu coche interactuarán. Cuando llegues a tu destino, tu coche aparcará solo. Cuando quieras volver a coger el coche no tienes más que llamar a tu coche con tu teléfono y él te recogerá allá donde estés. Puede que esto ahora te suene a Batmóvil o a El Coche Fantástico, pero creénos si te decimos que esta tecnología está ya a la vuelta de la esquina.

De acuerdo, es posible que te guste tomar el control, pero muchas veces la conducción por carretera es aburrida. La conducción automática o asistida significa que podrás relajarte y olvidarte de mantenerte despierto en largos recorridos. Cuanto más asistidos sean los coches, más seguro estarás. Hay estudios que demuestran que el 90% de accidentes se deben a errores humanos; los coches controlados por ordenador reaccionarán más rápido que los humanos para evitar esta clase de accidentes.

Además de la conducción automática, los coches conectados también estarán al tanto de lo que pase a su alrededor. Así, si detectan un accidente en tu ruta, tanto tú como tu coche lo sabréis con suficiente antelación para evitarlo y cambiar de ruta o, al menos, estar prevenidos. Lo mismo se aplica para evitar los atascos de tráfico.

Los coches conectados mandarán datos a una base central que ayudará a otros coches conectados a reaccionar de la mejor forma posible ante accidentes y embotellamientos cercanos.

La polución ambiental y el combustible que utilizan también han quitado popularidad a los coches en determinado círculos. Pero parece que no será el coche el que tome el camino de extinción de los dinosaurios; será el conductor. Así que, disfruta de la conducción –segura- mientras puedas, ¡es posible que sea algo que dejes de hacer en diez o quince años!

En definitiva, los viajes en coche sin conductir serán más fáciles, seguros y relajantes. Eso sí, no poder llamar a tu coche cuando muera tu batería puede ser un incordio… ¡pero no deja de ser un incordio menor!

Lee más del Proyecto de coches autoconducidos de Google aquí.

Artículos relacionados

¿Qué son los coches conectados?

El futuro más cercano de los coches conectados

Artículo original adaptado del inglés. Sígueme en Twitter @jonathanriggall

Cargando comentarios