Cómo grabar un viaje con la versión básica de Google Earth

La reproducción de viajes en Google Earth mejora por momentos. Cada poco tiempo nos sorprende con nuevos parajes por donde volar. Realmente se crea esta sensación cuando nos movemos libremente por unos Pirineos en tres dimensiones, o nos suspendemos en el aire, a trescientos metros de altura entre las dos paredes del Gran Cañón de Colorado.

Lo único de lo que podríamos quejarnos a los desarrolladores de Google Earth es de que no podamos grabar nuestros viajes virtuales. Desgraciadamente esta posibilidad sólo se encuentra en la versión de pago.

Pero con un poco de ingenio conseguiremos lo que queremos sin gastar un duro. Si la herramienta de grabación la reservan para Google Earth Plus, nosotros podemos sustituirla por una externa, por ejemplo, oRipa Screen Record. Manos a la obra.

En primer lugar establecemos los puntos de salida y destino utilizando las marcas de posición. Si no queremos que aparezca la típica chincheta amarilla, se puede cambiar su color o volverla transparente.

En el viaje, los puntos de destino se verán tal y como estaban en el momento en que los hemos marcado. Por eso, si queremos conseguir el efecto de giro de cámara al final de la travesía, para terminarla en el suelo viendo, por ejemplo, las montañas en tres dimensiones, deberemos mover el eje vertical de la brújula.

A continuación debemos establecer la velocidad del viaje. Este paso tiene gran importancia. Oripa grabará unas veinticinco imágenes por segundo por lo que tendremos que intentar proporcionárselas. Google Earth deberá procesar más de esta cantidad por segundo, de lo contrario, el vídeo final se verá a trompicones.

Para evitar que el viaje se ralentice por problemas de conexión a Internet resulta muy recomendable hacer el trayecto varias veces antes de grabarlo, de esta manera, las imágenes se almacenan en la memoria caché del navegador.

Si queremos curarnos en salud y asegurar que el vídeo salga bien a la primera, elegiremos la velocidad de vuelo más lenta posible. En función de la potencia de nuestro ordenador escogeremos la resolución de vídeo adecuada (800×600, 640×480, etc.) en el grabador. Con una frecuencia de muestreo de 25 y quitando la compresión de vídeo no tendremos problemas con oRipa.

Una vez que hemos hecho el viaje para ver cómo quedará, sólo resta grabarlo. Quitaremos todas las barras de Google Earth: herramientas, navegación, brújula, estado, etc. Ponemos a grabar oRipa. Nos situamos en la marca de salida. Pulsamos F11 (pantalla completa). Y por último, Control + Alt + P (reproducir viaje).

Al terminar, tendremos que hacer los últimos retoques en un editor de vídeo. En primer lugar recortaremos el archivo para que sólo se vea el viaje. A continuación, lo aceleraremos hasta conseguir la vivacidad deseada.

Seguro que cuando veas el viaje lo disfrutarás más si consultas el precio de la licencia de Google Earth Pro.

Cargando comentarios