He visto el futuro de los juegos: prepárate para lo increíble

La creación colectiva, las realidades virtuales, el cross-play… He viajado al futuro para revelarte cómo serán los juegos dentro de muy pocos años.

Este año he asistido a Gamelab Barcelona, importante feria dedicada a los videojuegos y el ocio interactivo. En ella he escuchado a diferentes personalidades de la industria, que han hablado de su pasado, presente y futuro. Sus experiencias personales junto a las tendencias que vemos diariamente en el sector del software me han inspirado para hacer esta radiografía de cómo puede ser el mundo del videojuego en unos pocos años.

Así pues, imaginemos cómo puede ser los juegos en unos años. ¿Cuántas de estas profecías se cumplirán?

Tú también serás creador de juegos

Ahora más que nunca, se escucha al usuario a la hora de desarrollar juegos. La prueba la tengo en los ponentes de Gamelab, nombres consagrados que han decidido desvincularse de sus grandes compañías para volar en solitario y crear juegos en apariencia más pequeños pero mucho más acorde con los gustos de la gente.

Kim Swift (creadora de Portal) o Keiji Inafune (creador de Megaman y figura clave para el éxito de Capcom) son dos estrellas que ahora trabajan en proyectos más pequeños y que lo hacen a través de la financiación por crowdfunding, en la que es fundamental la colaboración de los fans. Como admitió Inafune “trabajar fuera de una gran compañía implica tener poco dinero pero mucha más libertad”.

Keiji Inafune logró un gran éxito con su primer proyecto independiente

Y esta libertad pasa por escuchar al usuario, que gracias a los medios actuales (redes sociales, plataformas de crowdfunding como Kickstarter, proliferación de las betas y los accesos anticipados a juegos) puede hablar directamente con los desarrolladores y manifestar qué mejoraría en un juego.

Un jugador no es un desarrollador profesional, pero a veces su opinión es más importante que la de un genio de la programación o el diseño. No en vano tiene un amplio conocimiento del mundillo -los que rondamos la treintena llevamos dos décadas jugando sin parar- y será él quién disfrute del producto final. Así, decir que los niveles le parecen demasiado fáciles, que esos personajes tienen poco carisma o que los controles no están claros puede hacer que un juego mejore ampliamente.

Kim Swift, además, manifestó que le parece genial que los jugadores puedan ser incluso más activos, creando sus propios contenidos en forma de mods o niveles personalizados. Desde GTA a Goat Simulator, pasando por los básicos del deporte como FIFA o los juegos de la sagas The Elder Scrolls o Los Sims… todos ellos, importantes juegos de PC, admiten la creación e instalación de mods, así que no te extrañe si esta tendencia sigue en alza y cada vez es más sencilla, como ya ocurre en juegos como Minecraft, en el que no sólo es posible crear modificaciones sino que se anima abiertamente al fan a que lo haga.

Un desarrollador es el creador del juego, pero sin el apoyo del público no existiría, así que, qué menos que darle al usuario el título honorífico de segundo creador.

Goat Simulator es mucho mejor juego gracias a su comunidad de modders

Viajarás a la Cuarta Dimensión

Hace años que intentan vendernos la realidad virtual como lo más. Ya hubo un intento de hacerlo en los 90, pero entonces no fue posible, debido a las limitaciones técnicas (virtual sí… “real” no tanto) y a unos precios desorbitados. Parece que la cosa podría cambiar en unos años: no sólo está en el mercado Oculus Rift, sino toda una generación de dispositivos weareables que ofrecen una cuarta dimensión al usuario en términos de software.

Jade Raymond, directora de Ubisoft Toronto, lo tiene claro: el futuro está en esta Cuarta Dimensión. Así, cree que en unos años será muy habitual encontrar no sólo programas o apps que corren en ciertos dispositivos, sino también juegos.

Y quien dice realidad virtual también dice realidad aumentada. Esta característica, que funciona muy bien como curiosidad, puede proporcionarnos en un futuro gran diversión como gamers. Algunos juegos, como la saga Invizimals, ya lo aplican muy bien, pero no dejan de ser “juegos para niños”. ¿Cómo atraer al jugador adulto a estos juegos? Pues con opciones como Ingress.

En Ingress tu ciudad es el escenario de juego

Ingress, que ya está disponible en Android, es un juego de intriga e investigación en el mundo real. En él, deberemos conquistar zonas emblemáticas de las ciudades y contaremos con aliados, que son otros jugadores del resto del mundo. Así, usa la tecnología de realidad aumentada para hacer que los retos sucedan en nuestro entorno: el juego te obliga a moverte por tu ciudad y a combinarlo con jugabilidades más clásicas, como la estrategia o el hackeo a lo Watch Dogs.

Ingress es solo el principio, pero una muy buena idea que puede ser aplicable a toda esta nueva generación de dispositivos que sirven para controlar nuestra actividad física a través de apps pero que también pueden ser una gran plataforma de ocio interactivo.

Jugarás en todas partes (literalmente)

El juego móvil nos lleva inevitablemente al cross-play o “juega en todas partes”. La tendencia de juegos que funcionan indistintamente en varias plataformas (por ejemplo, empezar un juego en Facebook para seguir la partida en tu smartphone Android y más tarde en tu iPad) va cada vez más al alza, y traspasa la barrera del juego casual.

Así, las companion apps de algunos grandes títulos como Assassin’s Creed 4 hacen que podamos seguir jugando aunque tengamos el PC o la consola apagada. Cierto, no es el juego completo, pero sí una continuidad a nuestra partida.

Además, con unos dispositivos cada vez más potentes así como la posibilidad del juego en streaming –donde la potencia de tu ordenador no será importante- harán posible que nada nos separe del juego al que andamos viciados.

¿Hasta qué punto evolucionarán las companion apps?

Socializarás como nunca lo habías hecho

Ante tanto juego con realidad aumentada y partidas en todas partes podríamos pensar que en el futuro todos estaremos aislados mirando una pantallita mientras jugamos a algo. Pero lo cierto es que esto no tiene  que ser así: las nuevas maneras de jugar nos harán más sociales.

Al igual que ocurre con las redes sociales, que nos sirven para interactuar con gente al alrededor del mundo, los juegos del futuro pueden ser igual de importantes para generar estas interacciones.

Al menos Jade Raymond lo tiene muy claro: los juegos de ambiente nos pondrán en contacto con gente que también este jugando y querremos jugar en colaboración con ellos, ya sea simultáneamente o no.

Kim Swift también fue muy optimista en este aspecto: como jugadora veterana reconoce disfrutar del multijugador cooperativo de Borderlands 2, juego totalmente tradicional, y lo que está claro es que las comunidades online de los juegos crecen y crecen y no parece que la cosa vaya a cambiar, y menos ahora, cuando contamos con conexiones a Internet cada vez mejores.

Juegos como Borderlands 2 ganan enteros con su multijugador

Además, Alex Rigopulus, el CEO de Harmonix, considera el acto de jugar como uno de los más sociales. La prueba está con todos sus éxitos en el sector, empezando por Guitar Hero y acabando por Dance Central, todos ellos juegos musicales en los que la diversión aumenta en compañía.

Así, parece que el jugador del futuro, a diferencia de lo que nos empeñan en decir, no será un ser aislado del mundo, sino una persona que juega en y con él, en compañía física o virtual, pero siempre vinculado a la comunidad de jugadores como él.

La simulación de artes escénicas es un gran terreno para el juego social

¿Cuáles de estas profecías se cumplirán?

¿Quién nos diría hace una década que podríamos estar jugando a un juego de rol en  un pequeño ordenador táctil –una tablet- mientras vemos la tele y lo comentamos con los amigos a través de un potente teléfono móvil?

El usuario de hoy en día es totalmente multitarea y está claro que el sector del videojuego lo va a tener en cuenta y por eso nuestras partidas no estarán atadas a un solo lugar físico, incluso en los juegos más tradicionales.

Por ello creemos que todas estas teorías apuntadas por los expertos citados en Gamelab son de lo más plasmables en una realidad futura. El tema es, ¿cuándo veremos toda esta evolución? ¿En 10 años? ¿O quizá solo en 5?

Si te ha gustado este artículo también te puede interesar:

Sígueme en Twitter: @mariabaeta

Cargando comentarios