Comparativa: apps de salud y forma física para tu smartphone

Cuentan tus pasos, las calorías de lo que comes, las horas que duermes. Son apps que quieren ayudarte a cuidar tu salud. Comparamos las mejores.

La salud nos importa. ¿Quién mejor que los móviles para ayudarnos a medir y seguir nuestros hábitos de salud? Los smartphones son pequeños ordenadores que siempre llevamos encima, plagados de sensores y conectados a Internet a todas horas, ideales para una tarea así.

Son cada vez más las empresas que lanzan aplicaciones relacionadas con el mantenimiento y mejora de la salud física, entendida como una combinación de actividad física, constantes vitales y dieta. Hemos seleccionado para ti las mejores apps de salud y forma física para teléfonos móviles y las hemos comparado para que elijas la que más te conviene.

Las mejores apps de salud y forma física

Las apps dedicadas a la salud y al ejercicio físico son decenas de miles (más de 30.000 solo en Android). La mayoría se dedican a aspectos concretos de la salud, como el recuento de pasos, el cálculo del peso o el seguimiento de una dieta, y por lo tanto no entran en la comparativa.

Siguiendo criterios de calidad y popularidad, elegimos cuatro apps que registran la salud física de manera global, sin centrarse en un solo aspecto. Algunas van asociadas a un dispositivo concreto, pero casi todas admiten la introducción de datos a mano desde el móvil:

Deporte y otras actividades físicas

El seguimiento de la actividad física es el apartado estrella de la mayoría de apps de salud. Está presente en casi todas, pero las estrategias empleadas para registrar los datos varían.

FitBit cuenta los pasos y peldaños subidos gracias a sus dispositivos, y a partir de ahí calcula la intensidad de la actividad llevada a cabo, la distancia recorrida y las calorías, pero sin usar GPS. Otros ejercicios, como ir en bicicleta o hacer pesas, se introducen a mano. El catálogo es muy amplio, e incluye acciones tales como cortar el césped o ir en bus.

Noom registra la actividad física usando los sensores del teléfono, el GPS y, si está disponible, un cardiómetro Bluetooth. Calcula distancia, calorías y velocidad. La interfaz de ejercicio no es tan sofisticada como el de otras apps, pero la información se integra con la de ingesta de alimentos (igual que hace FitBit) para dar una imagen del déficit calórico.

Apple Health puede registrar todo tipo de actividades, pero al ser un agregador de datos carece de base de datos propia. Los datos (distancia, calorías, pasos) se pueden introducir a mano, aunque lo suyo es que se inserten a través de una de las muchas apps de ejercicio existentes, como RunKeeper o Moves. También es compatible con un amplio surtido de dispositivos.

Bing Health & Fitness registra la actividad usando los sensores del teléfono. El catálogo de actividades es limitado a una veintena. Se mide el ritmo, la velocidad, el consumo de calorías y el desplazamiento en el mapa, con un historial geográfico que recuerda al de las apps para correr. Una característica única es el panel para ver los tiempos fraccionados por kilómetro.

Gana FitBit por la gran facilidad con la que permite registrar la actividad física, y por su enorme catálogo de actividades. Por otro lado, no graba recorridos.

Alimentación, calorías e hidratación

El segundo gran apartado de las apps de salud y forma física es el de la alimentación: registrar las comidas, obtener consejos de nutrición, anotar la cantidad de agua bebida, etcétera.

FitBit permite introducir alimentos de una base de datos amplia. Esta, sin embargo, es estadounidense: abundan los platos precocinados y los de cadenas de comida rápida. Introducir la comida es sencillo y hay un menú de favoritos, pero no hay detalles sobre la composición de cada alimento. También se puede anotar el agua que se ha bebido a lo largo del día.

Noom tiene un amplio catálogo de alimentos que separa en tres grupos: ligeros, medianos y pesados (y sin calorías). Anotar cada comida -agua incluida- es rápido, y la base de datos es extensa, con alimentos de todo el mundo. Si alguno no existe, se puede añadir. Además, puedes escanear los códigos de barra de los paquetes para identificar el alimento.

Apple Health dispone de un completísimo menú en el que se pueden anotar parámetros como la grasa, hidratos de carbono, colesterol, sodio, fibra, vitaminas, agua, etcétera. La introducción de los datos puede ser manual, pero está claro que el sistema está pensado para beneficiarse de otras apps de nutrición con un catálogo más completo.

Bing Health & Fitness usa un sistema similar al de Noom, con comidas separadas por momentos del día. La base de datos está disponible en muchos idiomas y es amplia. A diferencia de Noom, Bing H&F sí permite definir la cantidad de grasa, proteínas e hidratos de carbono para cada alimento, pero es un sistema menos intuitivo.

Noom y Bing empatan. Si bien Noom usa un sistema de clasificación más intuitivo, la base de datos de Bing H&F nos ha parecido más completa.

Sueño y otros indicadores fisiológicos

Nuestra salud no depende solo del ejercicio que hagamos y de lo que comamos, sino también de la calidad del sueño. Al mismo tiempo, hay otros indicadores, como la presión arterial o la frecuencia respiratoria, que dicen mucho sobre nuestra salud.

FitBit registra el sueño a través de su hardware, aunque también permite anotar las horas que has dormido a mano. Si se usa su hardware, FitBit es capaz de deducir la calidad del sueño a partir de los movimientos detectados (por ejemplo, vueltas). Ritmo cardíaco, niveles de glucosa y presión arterial se introducen desde el sitio web.

Apple Health también registra el sueño, así como muchos otros indicadores fisiológicos (analíticas de sangre, presión, frecuencia respiratoria), pero únicamente a mano o a partir de datos de otros sensores. Noom y Bing Health & Fitness, por otro lado, carecen de esta función.

Gana FitBit por lo fácil que resulta registrar el sueño a través de su combinación de hardware y aplicación, y por la posibilidad de seguir presión arterial, ritmo cardíaco y glucosa.

Seguimiento de objetivos y motivación

Solemos hacer ejercicio para mantener la forma física o perder peso. Una app de ejercicio debe facilitar la definición de objetivos y su seguimiento a través de recordatorios y gráficas.

FitBit permite definir objetivos para cada indicador, como pasos, calorías a quemar, peso o grasa corporal. Las gráficas son fáciles de leer e intuitivas, y se otorgan insignias cada vez que se superan las expectativas. Por lo demás, la gran ventaja de FitBit es su hardware y las funciones Premium, que ayudan a seguir los objetivos y tomar las mediciones oportunas.

Noom se esfuerza al máximo para facilitar el seguimiento de los objetivos. Presenta recordatorios periódicos para introducir datos de comida, peso y ejercicio, y cuenta con un sistema de “niveles” con puntos que indica el progreso personal. Las gráficas son atractivas y fáciles de explorar, pero algo escondidas.

Apple Health se limita a mostrar gráficas -muy bonitas- en su panel principal, pero no tiene por ahora objetivos ni tampoco recordatorios, dejando que sean las apps y dispositivos compatibles los que se encarguen de tal cosa. Aunque Health recabe datos de varias fuentes, la falta de un sistema de incentivos y objetivos resulta decepcionante.

Bing Health & Fitness dispone de gráficas para consultar la ingesta y consumo de calorías, así como el ejercicio llevado a cabo, pero son menos vistosas y completas que las de Noom o FitBit. La versión para Windows 8 de la app es más cómoda de consultar, y solo FitBit tiene algo mejor gracias a su interfaz web.

Gana FitBit por las posibilidades únicas que brinda la unión de hardware y software especializado. El sistema de insignias y la calidad gráfica le dan el primer puesto.

Ficha médica y de emergencia

Nuestro teléfono puede salvarnos la vida: si almacenamos en él una ficha médica, los médicos pueden acceder a ella para saber qué enfermedades sufrimos y qué medicamentos tomamos.

Apple Health es una app que está pensada para recolectar datos de todo tipo sobre la salud, sin hacer interpretaciones ni tampoco dar consejos (eso, opina Apple, es cosa de médicos). En su Medical ID se pueden introducir enfermedades, medicamentos, alergias y otros aspectos de interés. También se puede añadir un contacto de emergencia.

Bing Health & Fitness se conecta con HealthVault, el equivalente de Microsoft a Apple Health. No se puede crear una ficha médica propiamente dicha en la app, sino que Bing H&F sincroniza sus datos con la cuenta HealthVault, accesible desde el navegador web. HealthVault es una maravilla, pero sus datos no están en la app…

Noom y FitBit quedan excluidas: no permiten introducir información médica o fisiológica de ningún tipo: se enfocan en el ejercicio físico y en la dieta.

Gana Apple Health por la calidad y utilidad de su ficha Medical ID, que -consideraciones de privacidad aparte- quizá se convierta en un nuevo estándar de telemedicina.

Consejos y artículos divulgativos

No todo son datos, datos y datos: para cuidar nuestra salud, el aspecto educativo también es importante. Artículos, recetas, dietas y tablas de ejercicios informan y motivan.

Noom muestra artículos sobre nutrición y bienestar (solo en inglés), y en su versión Pro también recetas, junto con cuestionarios y pequeños retos cuya intención es concienciar a los usuarios sobre determinados aspectos de la alimentación y el ejercicio. Asimismo, los usuarios de la versión Pro reciben un boletín periódico.

Bing Health & Fitness hace del contenido su plato fuerte: muestra artículos y noticias de reputadas revistas y periódicos sobre alimentación, deporte y salud, y cuenta con una gran base de datos de ejercicios. Incluso tiene vídeos con consejos de nutrición. Su comprobador de síntomas quita más de una duda sobre dolores inexplicables.

FitBit y Apple Health no muestran contenidos, así que quedan excluidas.

Gana Bing Health & Fitness por la impresionante cantidad de contenido útil en varios idiomas y por su magnífico comprobador de síntomas médicos.

Sociabilización y grupos de apoyo

FitBit da gran importancia al aspecto social, y tanto desde la app como su desde el web permite seguir a otros amigos y enviarle mensajes de ánimo o burla. Por otro lado, los logros se pueden compartir en redes sociales.

Noom cuida mucho el aspecto social a través de los grupos, una característica exclusiva de la versión Pro. Los grupos son mini-foros de personas que comparten objetivos y características físicas. El objetivo es que cada participante anime a los demás y comparta sus logros y descubrimientos con los demás.

Apple Health y Bing Health & Fitness no tienen nada destacable en este apartado.

Gana Noom por los grupos de ayuda y soporte, una característica muy bien pensada y muy bien llevada a cabo, y que está ausente de casi todas las demás aplicaciones del sector.

Compatibilidad con apps y dispositivos

FitBit es compatible con numerosas aplicaciones que usan los datos de la app o los envían. El hardware disponible (FitBit One, FitBit Aria, etcétera) es de excelente calidad, pero por obvias razones no admite dispositivos de otros fabricantes.

Noom admite cardiómetros Bluetooth, pero usa el teléfono como fuente de datos. Por otro lado, Bing Health & Fitness no conecta con otros sensores ni apps.

Apple Health aspira a ser el centro de información sobre salud y bienestar para el iPhone, y para ello cuenta con un estándar de comunicación (HealthKit) que todos los fabricantes de sensores y autores de app pueden usar para enviar sus datos.

Gana Apple Health por su compatibilidad potencial con todos los dispositivos y aplicaciones disponibles para el iPhone.

Tabla resumen de la comparativa

Y la ganadora es… FitBit

La diversidad de apps que quieren ayudarnos a vivir una vida más saludable es abrumadora, y a través de esta comparativa se puede apreciar la existencia de enfoques muy distintos: mientras que algunas apuestan por recopilar información de muchas fuentes (Apple Health), otras prefieren usar hardware propio (FitBit) o el mismo teléfono (Noom, Bing).

Por su calidad, por el hecho de poderla usar gratis y por las ventajas que ofrece la conexión con el hardware propio y otras apps, FitBit es la ganadora de esta comparativa, seguida en segundo lugar por Noom -ideal para quien quiere usar solo el teléfono como sensor- y Bing, la mejor opción para usuarios de Windows Phone.

¿Qué apps usas para cuidar tu salud y forma física?

Sígueme en Twitter: @remoquete

Cargando comentarios