Comparativa: capturadores de pantalla

Otra cosa no será, pero en Softonic, lo que se dice capturas de pantalla, tenemos que hacer unas cuantas. Efectivamente, a pesar de los adelantos informáticos y de haber llegado a la Luna hace ya un tiempo, aún hay que ir haciendo las capturas de pantalla a mano. Bueno… o no tanto, porque los programas especializados en esta función han mejorado mucho.

Aunque pueda parecer una función un tanto estrafalaria, lo cierto es que es una tarea que está en auge dada la proliferación de blogs, páginas personales de todo tipo, tutoriales paso a paso, etc. Si eres un capturomaníaco, sigue leyendo.

Funciones

Lo cierto es que para hacer una captura de pantalla sólo se necesita un dedo, una tecla PrintScr (también llamada Impr Pant) y un programa de imagen donde poder usar el Portapapeles. Así pues, para no sobrecargar nuestro ordenador con programas que no necesitamos, hemos de requerir alguna de las opciones añadidas que nos brindan.

Seguramente la más requerida es la captura selectiva. Es decir, no capturar toda la pantalla o la ventana activa (esto se hace con Alt + Impr Pant), sino una región, un menú, un objeto, una página con desplazamiento, etc. Lo cierto es que todos los programas de la comparativa traen un, digamos, “pack básico”, con lo más común.

Ahora bien, hay dos que destacan (y ya veremos que lo hacen no sólo en este aspecto) por las distintas funciones que ofrecen. Se trata de Snagit e Hypersnap DX. Además de ser los dos únicos capaces de capturar aplicaciones DirectX, también lo son de capturar texto (en cierto modo, la “opción estrella” de Hypersnap, pues la desarrolla con gran eficacia), zonas seleccionadas a mano y varias ventanas/controles de una vez.

Snagit añade a eso otras como la captura de vídeo, la adquisición desde cámaras y escáner, de imágenes de páginas web o recursos (iconos, cursores, gráficos) de programas, entre otros.

Otra de las funciones más importantes consiste en la captura de ventanas con desplazamiento, un método ideal para grabar correctamente para la posteridad una página web, por ejemplo. El único que no dispone de este tipo de captura es WinSnap, si bien en el resto se produce con distinta eficacia.

La verdad es que se trata de una función “complicada” y, según nuestras pruebas, Screenshot Captor y Easy Capture serán incapaces de realizar la captura correctamente en algunas ocasiones. También se puede presentar algún problema en HyperSnap, aunque será menos frecuente, mientras que en Snagit, al proporcionar distintos métodos de captura para ventanas con desplazamiento (incluyendo la manual), será el más versátil.

En resumen, en cuanto a funciones, el primer clasificado pasa a ser Snagit, seguido por su archienemigo Hypersnap DX, Easy Capture, Screenshot Captor y WinSnap, quien se tendrá que contentar con esta posición, pues no ofrece demasiado valor añadido al usuario en cuanto a funciones.

Facilidad de uso

Nadie quiere complicarse la vida para hacer una captura de pantalla, así que la idea es que estos programas nos permitan realizar rápidamente lo que queramos, y luego no nos molesten más. La mejor forma de hacerlo es mediante el uso de atajos de teclado, ya que así no tenemos ni que “ver” el programa cada vez que queramos hacer una captura.

Todos los programas traen esta opción, con la posibilidad de configurar la combinación de teclas que más nos guste, aunque hay uno que destaca. Se trata de Snagit y sus perfiles. En el resto de programas, puedes hacer que al pulsar X teclas, te capture una ventana, una región, etc., pero en Snagit puedes hacer eso mismo pero asociándolo a un perfil. ¿La diferencia? Los perfiles son totalmente personalizables de modo que puedes asociar un atajo de teclado justo a lo que necesitas.

Estos perfiles representan también una ventaja de usabilidad clara ya que, al iniciar el programa, lo primero que vemos son unos grandes botones representativos de cada función. Queda completamente claro (incluso si no tienes ni idea de inglés, ya que no se encuentra en otro idioma) de para qué sirve cada botón y cómo se accede a todas las posibilidades.

HyperSnap, como ya hemos visto, va surtido también con un buen número de funciones, pero para acceder a ellas tenemos que navegar por sus menús, lo cual no resulta demasiado práctico, y lo mismo le sucede a Screenshot Captor, con la diferencia de que en éste se puede ver el menú desde la Bandeja del Sistema (algo es algo). El caso de EasyCapture es una especie de híbrido entre las opciones de menú y botones, pues muestra también una barra de herramientas como Snagit, pero ni sus botones son igual de grandes, ni claros, ni se corresponden a todas las funciones.

Por su parte, WinSnap ha optado por una interfaz única (y que no se puede maximizar, cosa que, personalmente, me pone muy nervioso) en la que a decir verdad queda bastante claro como realizar las opciones de captura, y no tanto las de post-procesado/edición, que vamos a ver a continuación.

El toque final

Usar estos programas especializados en la captura de imágenes debería eximirnos de tener que utilizar otro programa para algún pequeño retoque que le queramos hacer a la imagen resultante.

La edición de imagen es donde estos programas presentan las diferencias más acusadas. Por ejemplo, en WinSnap, el recorte de una porción de imagen (una función muy utilizada) no es posible, puesto que no dispone de un editor propiamente dicho en el que se pueda seleccionar un área sobre la que actuar, y eso se aplica a otras muchas posibles funciones. Pero como acabamos antes diciendo lo que sí podemos hacer, es lo siguiente: cambiar el color a sepia, gris o invertido, añadir una sombra, contorno y marca de agua, rotar y escalar. Y nada más.

Screenshot Captor sale al paso con unas funciones de edición suficientes en las que lo único reprochable es que la barra de herramientas no sea todo lo clara –y grande- que cabría de esperar. Se pueden añadir flechas, recuadros, textos y aplicar unos cuantos efectos a la imagen. El editor se basa en gráficos vectoriales, por lo que si decidimos que una flecha no debería estar justo ahí, sino un poco más a la derecha, sólo hemos de moverla.

En Hypersnap-DX, sus herramientas tampoco son una maravilla en cuanto a usabilidad, con dos barras distintas y mezcladas con otras funciones. Aun así, dispone de uno de los editores más completos, con escalado, rotación, edición de color, una buena cantidad de filtros, etc. En cuanto a añadir las típicas flechas, recuadros o texto, tampoco se queda corto, aunque tiene la pega de que no trabaja con gráficos vectoriales, de modo que cada cosa que añades es definitiva (bueno… siempre te quedará el “Deshacer”).

Por su parte, EasyCapture tiene una versión más modesta en cuanto a posibilidades, pero a cambio resulta extremadamente sencillo e intuitivo. La verdad es que aún le falta mejorar un poco –escasez de opciones, algunos fallos con textos que desaparecen, etc- para que sea completamente autosuficiente, pero bueno, siempre que no se le pida cosas demasiado complejas, será suficiente.

El editor de SnagIt tiene la ventaja de ser externo al programa principal. De este modo, la interfaz no está compartida con botones y funciones de captura que nos molesten. No es que sea una versión reducida de Photoshop, pero lo cierto es que trae una buena cantidad de funciones y, lo que es más importante, son fácilmente accesibles tanto desde su barra de “pintura” como desde la de “tareas”.

De cualquier modo, su verdadero potencial radica en que casi todas sus herramientas presentan muchas más opciones de personalización que en los demás programas.

Conclusiones

Al igual que en anteriores comparativas, una vez más hemos de preguntarnos hasta qué punto queremos el mejor programa, y cuánto estamos dispuestos a pagar por ello. A día de hoy, el capturador de pantalla más completo, útil y cómodo disponible es Snagit, valorado en unos 39.95 dólares.

Una interfaz muy bien pensada, que permite por una parte el acceso de los nuevos usuarios a sus funciones sin complicaciones, unida a la posibilidad de personalizarla para adaptarla a nuestras necesidades, con unas posibilidades de captura sólo equiparables a la de Hypersnap y un editor bastante bueno, lo hacen justo merecedor de esta distinción.

Pero si no está en tus planes gastarte dinero en un programa así, tampoco hay que desesperarse, pues hay un buen número de alternativas gratuitas que nos pueden servir, y para ejemplo tenemos Easy Capture. No dispone de las mismas posibilidades de los programas de pago pero… ¿Realmente las necesitas?

Easy Capture Hypersnap DX Screenshot Captor Snagit WinSnap
Captura varias ventanas de una misma aplicación No Sí, con la opción de captura multi-región No Sí, seleccionando “multiple area” en el Preset
Captura región a mano alzada No No Sí, y varias formas geométricas No
Captura ventanas con desplazamiento Sí, con algunos fallos Sí, con algunos fallos Sí, varias opciones No
Captura texto No Sí, muy buena No No
Captura DirectX No No No
Captura vídeo No No No No
Atajos de teclado Si Sí, configurables, por perfil
Edición de imagen Sí, opciones básicas Sí, buena Sí, básica y liosa
Texto / Flechas Sí, aceptable (vectorial) Sí, aceptable Sí, algo básico (vectorial) Sí, muy completo (vectorial) No
Licencia Gratuito Evaluación Gratuito Evaluación Evaluación
En español No No No No
Nota usuarios 8.9 (19 votos) 8.8 (13 votos) 8.5 (60 votos) 8.6 (152 votos) 8.9 (45 votos)
Nota 8.0 9.0 7.5 9.5 7.0

Programas comparados

Cargando comentarios