Cómo chatear desde el móvil sin arriesgar tu privacidad

Bajamos la guardia, abrimos algo en el chat equivocado y nuestro día se va al garete. Se puede evitar: para chatear con seguridad basta con seguir estos consejos.

Los peligros del chat móvil van desde los virus hasta el ciberacoso, pasando por el espionaje, que se materializa luego en chantajes virtuales (tienen fotos tuyas) o pérdidas económicas (te roban el número de la tarjeta).

Sigue estos simples consejos, te ayudarán a no caer en errores costosos de remediar.

Ten cuidado con tu foto y nombre de perfil

Tu nombre, foto y  estado pueden decir mucho de ti; a veces, demasiado. Por suerte, hay apps que permiten ocultar esta información. En WhatsApp, por ejemplo, basta con ir a las opciones de privacidad.

Usa fotos y apodos que no se puedan reconducir directamente a tu persona. Cambia también las opciones de privacidad de tu app para limitar la visibilidad de tu información.

No envíes datos confidenciales por chat

Enviar datos confidenciales a través del chat es imprudente. El peligro está sobre todo en el almacenamiento: chats y fotos permanecen en la memoria del otro móvil, un móvil cuya seguridad no puedes verificar.

Telegram permite enviar mensajes que se autodestruyen

Si realmente tienes que enviar algo importante a otra persona a través del chat móvil, usa mensajes que se autodestruyen (como los de LINE o Telegram) o bien otros canales que usan cifrado fuerte.

No aceptes archivos que no has solicitado

Un archivo no-solicitado puede contener un virus o información comprometedora. Su envío podría incluso haber sido accidental: ¿quieres cargar con la responsabilidad de almacenar fotos sin permiso?

El virus Priyanka se extiende como un archivo de contacto

Duda de lo que no es habitual. ¿Un amigo que nunca te envía fotos te envía de repente media docena sin explicaciones? Es el momento de sospechar de que algo no va bien. No abras esos archivos: pregunta qué son.

No abras enlaces desconocidos

Hay quien envía estos enlaces sin pensar, porque forman parte de una cadena. Otra veces, la culpa es de un virus. Incluso hay quien los comparte con la mejor de las intenciones, ingenuamente.

Un enlace sospechoso de alguien que no tienes en agenda

Si el enlace o el mensaje que lo acompaña no pinta bien, no lo abras. Pregunta a la persona de qué se trata, investiga el mensaje en Google y, si tienes curiosidad, ábrelo desde un PC con antivirus.

Diversifica tus canales de comunicación

Combinar varias apps puede ser incómodo, pero te da un extra de seguridad. Por ejemplo, puedes usar WhatsApp para el texto y enviar fotos vía Telegram. Las combinaciones son casi infinitas.

Diversificar tus canales de comunicación evita que una persona que ha suplantado la identidad de otra pueda obtener todos tus datos: suplantar una cuenta es factible, pero suplantarlas todas es más difícil.

Procura usar aplicaciones seguras

¿Valoras la seguridad? Entonces, hazte con ella: apps de chat seguro como TextSecure, Telegram o Threema son fáciles de usar y usan los mejores estándares de seguridad de la industria.

La seguridad no está reñida con el diseño: TextSecure es una app bonita

A efectos prácticos, lo que garantizan estas apps es que nadie pueda leer tus chats, ni siquiera los hackers mejor equipados. No son apps muy populares, pero puedes convencer a tus amigos para que las usen.

Para verificar la identidad, llama por teléfono

Los datos son fáciles de falsificar, pero la voz no tanto. Si no estás seguro de la identidad de la otra persona, inicia una llamada de voz clásica o a través de Internet.

Las llamadas tienen otra importante ventaja: es difícil meter la pata hablando como lo harías escribiendo. Además, por teléfono no puedes enviar fotos comprometidas.

Hay que tratar el chat como la vida real

Toda app de comunicación puede ser peligrosa. El peligro no viene de la app en sí, sino de la gente que la usa. Si la intención de quien comunica es mala, malas serán también las consecuencias para quien recibe el mensaje. Por suerte, la mayoría de veces basta con aplicar el sentido común para chatear sin miedo.

Para saber más:

Sígueme en Twitter: @remoquete

Cargando comentarios