7 consejos que debes seguir para ser un buen estudiante digital

Olvídate de cortar y pegar: para ser un buen estudiante online hace falta más que eso. Aquí tienes 7 consejos que harán que pisar las aulas del siglo XXI resulte más llevadero y seguro.

Mucho ha llovido desde los días gloriosos en que tener la enciclopedia Encarta aseguraba buenas notas. Los profesores están cada vez más conectados y exigen más habilidades técnicas a sus alumnos.

Y es que hoy en día usar apps es solo el primer paso para el éxito académico. Los consejos que leerás a continuación son buenas prácticas gracias a las cuales podrás evitar sorpresas desagradables en tus estudios.

Ni se te ocurra cortar y pegar

Copiar contenido de una página web y pegarlo en tus trabajos es una ruta directa para el desastre académico. No solo es reprobable, sino que es fácil de detectar. Muchas instituciones de enseñanza secundaria y universitaria disponen de aplicaciones que detectan el plagio interno y externo de documentos (por ejemplo, Viper). Sé inteligente: diversifica tus fuentes, adapta tú mismo los textos y cita las fuentes empleadas.

Con buscadores como Plagium, detectar el copia y pega es increíblemente sencillo (fuente)

Usa materiales con licencia libre

Cuando el día de mañana empieces a trabajar, el uso de fotografías, música o vídeos protegidos por derechos de autor puede ponerte en serios apuros. Empieza desde ahora a usar materiales libres de derechos de autor o con licencias permisivas, como la famosa Creative Commons. Puedes buscar música gratuita en Jamendo y Soundcloud, fotos en Flickr o FreeImages y vídeos en Vimeo. Y en Slideshare hay presentaciones libres.

En Vimeo hay miles de vídeos con licencias que permiten la redistribución

Reconoce el trabajo de los demás

Cuando redactes un trabajo o resuelvas un problema, cita las páginas web y los autores a los que recurriste. Al reconocer el trabajo de otros, estás demostrando humildad y honradez intelectual. La atribución es uno de los pilares de Internet, pues permite que las personas puedan compartir su trabajo sin sentir que otros lo van a usurpar. Para que la gestión de las referencias bibliográficas sea más sencillo, usa gestores como Mendeley o Zotero.

Mendeley es un fantástico gestor de bibliografías -y es gratis- (fuente)

Trabaja en equipo con las apps adecuadas

Si trabajar en equipo te parece engorroso, no solo se debe a lo sociables que sean los miembros del grupo, sino también al tipo de herramientas que uséis para coordinar el trabajo. Almacenes en línea como Dropbox o Google Drive son imprescindibles. Te recomiendo también que uses chat como Slack o Hipchat. ¿Su ventaja? Que son persistentes: no se borran cuando todos se van, y así no se pierden enlaces ni comentarios.

Slack un chat persistente: cuando sales, el texto permanece en el servidor (fuente)

Guarda archivos en formatos accesibles

Al crear documentos, asegúrate de que estás guardando la información en un formato fácil de abrir. Si envías una presentación hecha con Powerpoint 2013 a un profesor que solo tiene Powerpoint 97, lo va a tener difícil para evaluar tu trabajo. Elige formatos universales en la medida de lo posible, y si quieres mantener el diseño, guarda tus documentos en PDF. En la duda, una buena opción es enviar el mismo documento en varios formatos.

Las últimas versiones de Word permiten guardar directamente en formato PDF

Haz siempre copias de seguridad

Se oyen a menudo historias de terror del tipo “se rompió el portátil con mi tesina” o “ya no puedo leer la memoria USB con mi trabajo”. Para evitar semejantes dramas, guarda al menos una copia de seguridad de tus documentos importantes. Con un sincronizador como FreeFileSync puedes copiar el mismo archivo a un disco externo y a la carpeta de Dropbox sin tener que abrir múltiples ventanas y arrastrar los archivos cada vez.

Guarda tus archivos en la carpeta Drive para que se sincronicen en tu espacio de Google

Blinda tus perfiles contra espías y matones

Las redes sociales son a menudo una extensión del aula. Lo que digas en tu muro de Facebook, por ejemplo, puede ser visto por tus profesores si no configuras bien la privacidad. Por otro lado, conviene que informes de comportamientos agresivos y de cualquier muestra de ciberacoso contra ti u otros compañeros. Finalmente, de cara a tu futuro laboral, conviene que cuides de tu reputación virtual igual que lo harías con tu reputación “real”.

Facebook permite informar sobre la conducta inapropiada de cualquier usuario

Pero también el profe debe poner de su parte

Seguir los consejos de más arriba es recomendable en cualquier caso, pero su impacto será limitado si los docentes no empiezan a tomar en serio las nuevas tecnologías. Es deber del profesor especificar las reglas del juego: desde los formatos de archivo aceptables hasta las aplicaciones que se deben usar para subir trabajos o descargar apuntes, pasando por las penalizaciones por plagiar textos o entregar deberes mal presentados.

¿Tienes algún consejo para ser un buen estudiante digital?

Sígueme en Twitter: @remoquete

Cargando comentarios