El futuro de la educación está en Internet

La educación es un campo que ha cambiado drásticamente gracias a Internet. Esta inabarcable fuente de información proporciona conocimientos sin límite a quien apueste por un modelo autodidacta.

Por desgracia, la educación por Internet también carece de la pulcritud académica y del enfoque didáctico de la escuela tradicional, aunque parece que las cosas están cambiando. En los últimos meses han aparecido diversos proyectos e iniciativas que prometen revolucionar el sistema educativo de manera definitiva, como ya ocurrió con el mercado del entretenimiento y de las aplicaciones en los últimos años.

¿En qué consiste el nuevo modelo de “educación abierta“? ¿Desaparecerán los profesores, las aulas y los libros de texto? A continuación te lo explicamos:

El nuevo modelo de educación en Internet

Hasta hace poco, el papel de la Red en las escuelas era poco más que el de un corcho digital donde se publicaban las calificaciones. Sin embargo, este rol está cambiando por uno más activo, cuyo modelo se basa en tres puntos:

Educación para todos. ¿Quieres estudiar una especialidad? Puedes hacerlo. Los cursos abiertos no están limitados por capacidad ni por restricciones curriculares. La mayoría son incluso gratuitos, dando pie a lo que se conoce como MOOC (Massive Open Online Courses), es decir, cursos online a gran escala, con miles de alumnos por todo el mundo.

Coursera, una de las escuelas abiertas más importantes de la Red

El papel del profesor: Tradicionalmente, el profesor ha sido siempre el distribuidor de la información, es decir, la persona que provee de respuestas a sus alumnos. Sin embargo, este modelo educacional ha quedado obsoleto, habida cuenta de la cantidad de información y respuestas disponibles en la Red.

En el nuevo modelo, el educador es un organizador y promotor del diálogo entre los alumnos, ayudando a que encuentren las preguntas adecuadas y lleguen a las conclusiones acertadas a través de la discusión.

“Da igual si estudias con veinte compañeros o con veinte mil”

Integrado, conectado, escalable. La educación abierta supone una integración perfecta entre el contenido, el software y los dispositivos. Abundan los apoyos didácticos y la comunicación a través de aplicaciones, páginas web y redes sociales, que conectan a alumnos de todo el mundo para ampliar conocimientos y llevar a cabo correcciones, algo que sería impensable en un modelo centralizado. Se trata pues de un modelo escalable, en el que da igual si estudias con veinte compañeros o con veinte mil.

La llegada del libro de texto digital

Iniciativas para cambiar el modelo actual de educación hay muchas, tanto públicas como privadas. Sobre estas últimas, conviene destacar a dos empresas, Apple y Amazon, cuyas propuestas pasan por la creación y distribución de contenidos en sus propios canales.

En el caso de Apple tenemos la plataforma compuesta por iBooks Author + iTunes U: el primero, un software de autoedición para Mac que hace posible crear libros de texto digitales e interactivos; el segundo, un expositor de contenidos en el que cualquier persona puede publicar apuntes, ejercicios y clases completas.

La alternativa de Amazon se llama Whispercast un sistema para el software de los lectores y aplicaciones Kindle que permite gestionar la biblioteca de varios dispositivos a la vez y de forma remota. Este sistema también permite desactivar aspectos como el navegador, convirtiendo estos aparatos en herramientas dentro y fuera del aula.

“Tanto profesores como alumnos siguen dependiendo de otras empresas”

Ambas iniciativas tienen un potencial enorme: el educador puede generar sus propios libros de texto, sin restricciones de las editoriales, y los alumnos recibir las lecciones de una forma personalizada y actualizada. Se promueve una dinámica conocida como ‘flip teaching‘, en la que se intercambian las horas lectivas y las de “hacer ejercicios” para aprovechar el apoyo del profesor en áreas más prácticas.

Evidentemente, este sistema tiene sus desventajas. Tanto profesores como alumnos dependen de nuevos intermediarios, aunque sean diferentes: tanto Apple como Amazon pueden fijar términos de precio y exclusividad en cuanto les plazca.

Los Cursos Abiertos Online Masivos

Las siglas MOOC (Massive Open Online Course) están cobrando una gran importancia últimamente. Este término hace referencia a un nuevo modelo abierto de enseñanza a través de Internet, que ha sido apoyado por universidades de prestigio y enfocado a cursos de especialización.

CK-12, un repositorio de lecciones y ejercicios para alumnos de institutos estadounidenses

Los cursos MOOC son aquellos en los que tanto los alumnos como el material y los sistemas de evaluación se encuentran descentralizados a lo largo de Internet. La duración de estos cursos oscila entre las 6 y las 12 semanas. Como alumno, debes comprometerte a dedicar tiempo para asimilar el contenido didáctico y hacer los ejercicios, así como declarar una nula intención de hacer trampas o copiar resultados de otros.

Los MOOC vienen acompañados además por un contenido de calidad: las clases están registradas en vídeo, muchas veces subtitulado y con elementos interactivos, y las evaluaciones se llevan a cabo de forma inmediata. No es para menos, cuando la programación corre a cargo de universidades como Harvard, Princeton o Stanford.

Lo mejor de todo es que los cursos MOOC son completamente gratis, algo impensable hasta el momento si hablamos de cursos impartidos por centros importantes. ¿Y dónde puedes encontrarlos? Aquí tienes algunos ejemplos:

  • Coursera: el más conocido y con mejor reputación. Es uno de los pocos que incluye cursos de Humanidades.
  • Udacity: especializado en cursos técnicos. Es gratis, con la opción de pagar por llevar a cabo un examen oficial de certificación.
  • Udemy: aunque la mayoría de sus cursos son de pago, han comenzado a introducir cursos gratuitos bajo el nombre de Faculty Project.
  • Khan Academy: más que cursos online, lo que ofrece Khan es un repositorio de contenidos multimedia: clases, explicaciones puntuales, documentación y mucho más. Está disponible también como app para móviles.
  • edX: otra gran iniciativa apoyada por universidades como Hardvard, Berkeley o el MIT, aunque tiene que mejorar en cuanto a número y variedad de cursos.
  • OCW: son las siglas de OpenCourseWare, un proyecto pionero del MIT con más de 2100 cursos para todo tipo de especialidades.
  • Crypt4You: una iniciativa española con cursos especializados en seguridad y criptografía. Si quieres aprender las bases de la seguridad informática en tu idioma, este es un recurso inmejorable.

Como habrás podido comprobar, muchas de estas páginas y sus cursos se imparten en inglés, aunque son bastantes las universidades hispanohablantes que se están interesando por este modelo de enseñanza.

Pese a todo, el panorama de futuro no esta exento de dudas. Respecto a las empresas que ponen en marcha estos cursos, aún no ha surgido una forma clara de monetizar estas aplicaciones y recursos gratuitos.

En cuanto a los alumnos, el curso requiere dos elementos que parece difícil conseguir: compromiso de seguir el curso con otros alumnos, y rigor a la hora de evaluar en el caso de que sean los propios estudiantes los que desempeñen esta labor, como sucede en Coursera.

¿Qué te parece esta nueva educación? ¿Crees que se impondrá en el futuro?

Cargando comentarios

¿Tienes un AdBlocker?

Los anuncios nos permiten ofrecer descargas gratuitas y seguras a nuestros usuarios. Por favor desactiva tu AdBlocker para continuar navegando por nuestro site.

Instrucciones para desactivarlo

Pulsa en el icono de tu AdBlocker en la barra de navegación y:

  • A) Desactiva el AdBlocker para este sitio.
  • B) Añade nuestro sitio a la lista de excepciones.

Continuar

¿Tienes un AdBlocker?

Los anuncios nos permiten ofrecer descargas gratuitas y seguras a nuestros usuarios. Por favor desactiva tu AdBlocker para continuar navegando por nuestro site.

Instrucciones para desactivarlo

Pulsa en el icono de tu AdBlocker en la barra de navegación y:

  • A) Desactiva el AdBlocker para este sitio.
  • B) Añade nuestro sitio a la lista de excepciones.