Elder Scrolls Online: pura acción en un juego de rol

Elder Scrolls Online es el nuevo juego de rol multijugador masivo en línea (MMORPG, por sus siglas en inglés) de Bethesda, la compañía creadora de Skyrim. Es un juego de mundo abierto ambientado en un universo fantástico, que se destaca por sus combates fluidos en tiempo real y llenos de acción, así como por tener versiones para PC, Playstation 4 y Xbox One. Tuve la oportunidad de probar la versión Beta en la Gamescom 2013.

Al comenzar, Elder Scrolls Online es igual a la mayoría de los juegos de rol: tienes que crear un personaje. Comienzas definiendo cuánto mide de alto y concluyes con el género, la clase y la raza, luego. Por último, debes ordenarle qué hacer. Al igual que en Skyrim, un sistema por etapas guía al jugador hacia la próxima ubicación importante durante una misión en este mundo abierto y libremente explorable.

El camino es el objetivo

Durante las etapas iniciales, me di cuenta de que el camino podía ser lo más difícil de una misión. Puede ocurrir que estemos enfrente de nuestro objetivo, pero que no podamos alcanzarlo porque un escarpada muralla se ve como un obstáculo insuperable. Solo un desvío finalmente revela una entrada apenas visible a las regiones más elevadas.

Combates en tiempo real

A lo largo del trayecto, te enfrentarás con tus primeros enemigos pequeños, como lobos, esqueletos y osos. Los combates en Elder Scrolls Online funcionan de la siguiente manera: diriges la perspectiva con el ratón y pulsando un botón del mismo comienzas el ataque. Si mantienes pulsado el botón durante un tiempo largo, tu ataque será más lento, pero muy poderoso. Las teclas numéricas permiten acceder a habilidades especiales y lanzar, por ejemplo, ataques mágicos. Estos requieren maná, que se recarga con el paso del tiempo o bebiendo una poción de maná.  Lo mismo vale para las heridas recibidas: la vida del personaje se irá recuperando a medida que pase el tiempo.

En conclusión, el sistema de combate es tan accesible como en Skyrim. A diferencia de Final Fantasy XIV – A Realm Reborn, no se debe seleccionar a un enemigo, sino simplemente atacarlo. Si tus compañeros te ayudan, todos juntos pueden rodear a los enemigos más poderosos. En esta versión Beta, se observa que los enemigos van alternando sus ataques rápidamente entre cada uno de los atacantes humanos. Eso no parece ser siempre una medida inteligente, pero brinda a los jugadores una ventaja estratégica.

Mejorar las armas y armaduras

Los enemigos derrotados dejan caer dinero y algunas veces armas y armaduras. En cuanto al inventario, el jugador busca en la mochila de su héroe, y se arma con los mejores artículos. Como en Skyrim, las armas y las armaduras se mejoran con el uso: cuanto más utilices una espada, más progresarán las habilidades del personaje con este tipo de armas. Del mismo modo, la armadura se perfecciona a través de los golpes que soporta.

Además de la trama principal, a cada momento puedes emprender misiones secundarias si hablas con los personajes del juego. No sólo es posible explorar los bosques y las colinas de este mundo abierto, sino también las cavernas y los calabozos. Mi primera incursión en esos lugares demostró ser realmente breve: Dos enemigos custodiaban un tesoro, pero fueron rápidamente vencidos con la ayuda de mis compañeros.

Motor gráfico robusto

Los gráficos se ven robustos en esta versión Beta de Elder Scrolls Online. Los escenarios son bastante detallados, aunque los personajes lucen poco cuidados y sus rostros apenas muestran detalles o profundidad.

El universo del juego y los personajes se corresponden con los hábitos y la cultura de Occidente: a los gráficos les falta un poco de brillo, los personajes parecen sucios y cuadrados, y su vestimenta está mucho menos arreglada que en los típicos juegos de rol japoneses. Tampoco las animaciones son tan sofisticadas como en, por ejemplo, Final Fantasy XIV – A Realm Reborn.

Conclusiones: Lleno de acción, pero con un sistema de combate demasiado simple

Personalmente, me gusta el sistema de combate de Elder Scrolls Online. El juego se siente muy dinámico, lleno de acción – básicamente, es como jugar a Skyrim con amigos. Al menos, esa es la intención de los desarrolladores. Durante la prueba, no tuve la impresión de que un grupo fuera necesario, por lo que esa característica no debería ser sobrevalorada. Así ocurre en la etapa inicial de la mayoría de los juegos multijugador masivos en línea – es una etapa en la que te familiarizas con las armas, las armaduras, los escenarios y las batallas.

Por otro lado, el sistema de combate en tiempo real también es un riesgo: es demasiado simple. Los mismos golpes con el botón izquierdo del ratón, seguidos de ataques especiales, conducen siempre a una victoria rápida. Al contrario que en Skyrim, los controles han sido simplificados de tal manera que el juego puede llegar aburrir a largo plazo.

No se puede evitar el aburrimiento con escenarios variados y extensas mazmorras– sin embargo, estas no eran las fortalezas de Skyrim, con muchos de sus calabozos diseñados de manera muy similar. Si Elder Scrolls Online va a ofrecer más, no es posible decidirlo a partir de esta breve prueba.

En general lo que he visto me ha agradado, a pesar de las preguntas que quedan por responder. Variedad y extensión, junto a los combates en grupo, son las cuestiones clave pendientes que tendrán respuesta solo cuando el juego sea publicado.

El lanzamiento de Elder Scrolls Online es el 4 de octubre de 2013 para PC, Playstation 4 y Xbox 360. El juego requiere un abono mensual.

Artículo original de Jan-Hendrik Fleischer, publicado en Softonic DE. Adaptado del alemán.

Cargando comentarios