¿Es seguro instalar otro sistema junto con Windows?

Paco quiere instalar otro sistema operativo junto con Windows y se pregunta si hacerlo conlleva riesgos:

Windows XP hoy mismo deja de funcionar el soporte, esto me ha preocupado. ¿Es peligroso instalar otro sistema operativo junto con XP en mi PC? ¿Puede ser que pase un error y se eliminen mis datos?

Paco

Cuando instalas un sistema operativo moderno, este observa primero el disco duro en busca de otros sistemas. Si los detecta, ofrece la posibilidad de hacer que ambos sistemas operativos cohabiten en el mismo disco para que puedas usar uno u otro indistintamente. Por ejemplo, esto es lo que propone Ubuntu cuando detecta Windows.

Ubuntu Linux ofrece la opción de compartir el disco con Windows y otros sistemas

Este prodigio se consigue a través de particiones, que vienen a ser “parcelas” en el disco duro. Cada partición puede tener un sistema distinto. ¿Cómo sabe el disco duro dónde está cada sistema? Gracias a un pequeño archivo llamado tabla de particiones, que viene a ser como un “catastro” en el que se anota a quién pertenece cada parcela.

Ejemplo de disco con tres sistemas en tres particiones; el primer sector pone orden

Por último, está el gestor de arranque. Cuando arrancas un PC con varios sistemas operativos, el gestor de arranque se inicia antes que cualquier otro programa y te pregunta con qué sistema operativo quieres trabajar. Uno de los gestores de arranque más famosos es Grub, pero hay muchos otros. Todos se instalan en el inicio del disco.

¿Puede algo ir mal cuando hay varios sistemas en un solo disco?

La coexistencia de varios sistemas operativos en un mismo duro es segura, puesto que el sistema operativo solo actúa en la partición en la que se ha instalado. Además, tanto Windows como otros sistemas son capaces de explorar sin “tocar” lo que hay en otras particiones, lo que resulta muy útil para resolver problemas o recuperar datos.

Por otro lado, debes tener mucho cuidado al escribir datos en una partición que pertenece a otro sistema operativo, puesto que cada uno usa un “idioma” diferente a la hora de guardar datos (los llamados sistemas de ficheros). Por si solos, sin embargo, los buenos sistemas operativos no suelen hablarse ni interfieren entre ellos.

Si no te sientes seguro, usa máquinas virtuales

Gracias a la mayor potencia de los PC, una alternativa cada vez más interesante a las particiones es el uso de máquinas virtuales, que son ordenadores simulados que se ejecutan dentro del PC real gracias a programas como VirtualBox o VMWare. No requieren dividir el disco ni tampoco instalar un gestor de arranque.

En una máquina virtual puedes incluso ejecutar Android (lee el tutorial)

Por otro lado, las máquinas virtuales tienen varias desventajas: dependen del sistema operativo huésped, su rendimiento es menor que el de una máquina real y tienen dificultades para ejecutar cierto tipo de aplicaciones, como los videojuegos o las aplicaciones multimedia.

La decisión sobre si conviene instalar un sistema operativo en una partición separada o en una máquina virtual depende de lo que necesites hacer con ella. Si quieres máximo rendimiento, crea particiones en el disco; si quieres pocos riesgos, prueba primero con una máquina virtual.

Sígueme en Twitter: @remoquete

Cargando comentarios