Estos son nuestros teléfonos

Android, iOS, Windows Phone, BlackBerry… Los sistemas operativos móviles han llegado a un nivel de eficacia en el que la preferencia por uno u otro es meramente personal. ¿Cuáles hemos elegido nosotros?

Nos pasamos el día probando apps, escribiendo artículos y noticias sobre todos los sistemas operativos pero, al llegar a casa, unos consultan Facebook en su Android, otros escriben un mail en iOS y otros leen un libro en Windows Phone.

Acompáñame en este artículo para conocer más sobre nuestros teléfonos, cuáles son, qué versión usamos y por qué usamos un sistema y no otro. Lo puedes comparar con el vistazo a los teléfonos que dimos en 2012 para ver cómo han evolucionado.

Abel – iOS 7.1.1 en iPhone 5S

He sido de iOS desde que salió el primer iPhone, que tuve de importación, y no he cambiado desde entonces. Viví la apertura de la primera app store moderna y las sucesivas mejoras de este sistema (copiar y pegar, multitarea, notificaciones…) mirando a veces con envidia sana a los usuarios de Android que ya las disfrutaban. Pero eso sí, la fluidez de mis hasta ahora tres teléfonos de Apple ha sido siempre digna de admirar.

Mi iPhone 5S disfruta de un flamante iOS 7.1.1. Un sistema colorido gracias a mi wallpaper y muy eficaz gracias a aplicaciones como Tweetbot, mi cliente de Twitter favorito (¿verdad, Elena?), Pocket Casts para escuchar podcasts, el dúo Telegram y WhatsApp para comunicarme con todo el mundo, Reeder para leer mis noticias y Threes para viajar en el tiempo. Y es que es abrir este juego y… ¡las horas pasan volando!

Alberto – Android 4.4.2 en LG Nexus 5

Tras más de una década con todos los modelos habidos y por haber de Nokia, di el salto a Android con un Samsung Galaxy Nexus, que he jubilado recientemente en favor de un LG Nexus 5. No podría estar más contento con mi teléfono y con Android 4.4.2. No en vano, al tratarse de un Android “puro”, tengo aseguradas todas las actualizaciones del sistema operativo. Un sistema operativo que, por otra parte, cada vez va mejor.

De él me quedo con su fluidez, con los utilísimos widgets y con las posibilidades de personalización en materia de launchers y ROMs. Eso sí, debo reconocer que el futuro Windows Phone 8.1 me tiene encandilado, y no descarto liarme la manta a la cabeza y hacerme con un Nokia Lumia en los próximos meses.

Antoni – iOS 7.1.1 en iPhone 5S

Un día me tocó un iPod Touch en un concurso y lo tuve claro: iOS era el sistema operativo con el que quería quedarme. Mi primer smartphone fue un iPhone 4. Hace muy poco lo jubilé (bueno, se lo vendí a mi cuñada). No me funcionaba el Wi-Fi, iba lento… y mis compañeros me daban envidia con sus flamantes iPhone 5S, así que conseguí uno.

Mi relación con iOS es de amor-odio: funciona de maravilla, el diseño es perfecto y las aplicaciones lucen como en ningún otro dispositivo. Pero no soporto lo poco que dura la batería, los precios desorbitados de Apple y lo cerrado de su sistema. Yo, que soy de Windows, me miro con cada vez más curiosidad los Windows Phone y no descarto que algún día…

Mientras tanto, disfruto todos los momentos del día con mi portento tecnológico de bolsillo: hago y comparto fotos en Instagram, veo vídeos en Youtube y los reproduzco en mi tele por AirPlay, paso horas en Twitter y disfruto de la música en Spotify y la radio con iTunes o los podcasts de Downcast.

Para pasar ratos muertos me encanta reírme con 9GAG y leer con mi aplicación Kindle. Eso sí, tiendo a probar muchas aplicaciones y no desinstalarlas nunca, generando un desorden extremo. Aún tengo las últimas que probé para la Aplicación de la Semana y no creo que las desinstale próximamente.

Elena – Android 4.4.2 en Motorola X

Este artículo me ha pillado en un momento curioso. Soy usuaria de iOS prácticamente desde que salió el primer iPhone, y fan de Apple en general. Pero justo ahora llevo unos días con su “archienemigo”, Android – concretamente, un Motorola X con Android 4.4.2.

Probé Android hace mucho tiempo (cuando aún iba por la versión 1.6) y no me gustó nada. Pero tengo que reconocer que el Android de ahora no tiene nada que ver con ése. Ahora es rápido, fluido, y tiene una gran selección de aplicaciones para cubrir todas las necesidades. No he tenido problemas para encontrar todas las apps que usaba en iOS: Instagram, Pocket, Shazam, Feedly, Telegram, Waze, Trello… todas tienen versión para Android.

Eso sí, mi cliente de Twitter favorito, Tweetbot, no existe en Android. Por eso he tenido que hacer una verdadera labor de investigación y probar unos cuantos (Echofon, Seesmic, Slices, Twicca, Tweedle, TweetsRide, Falcon, Fenix…) hasta finalmente quedarme con Tweetings, que para mí es el que más se acerca a la perfección de Tweetbot y tiene todo lo que busco en un cliente de Twitter.

Por lo demás, estoy bastante contenta con Android, excepto con su duración de batería. Intento controlarla con más detalle con Battery Widget Reborn (que podéis ver en una de las capturas), pero aun así debo tener siempre cerca un cargador por si las moscas…

Fabrizio – Series 30 en Nokia 100

No es una broma: el Nokia 100 es mi teléfono principal, el que llevo conmigo en mi tiempo libre junto con el Nexus 4. Me decidí por él cuando, cansado por la enésima noche sin batería de mi Android, entré en una tienda y pedí el teléfono más sencillo y robusto que tenían. En reposo, tiene una autonomía de semanas.

¿Qué decir del sistema operativo? El Series 30 es una evolución del mismo sistema que Nokia usó en sus móviles de hace quince años. No tiene el juego de la serpiente -muy mal, Nokia-, pero sí un divertido clon de Digger. Por otro lado, puedo enviar mensajes cortos, personalizar los tonos y las teclas de marcación rápida. Además, tiene Radio FM. En resumen: mi teléfono es este. Mi smartphone es otro.

Iván – Android 4.1 en Samsung Galaxy S Relay 4G

No soy un gran fan de los teclados virtuales así que cuando mi anterior teléfono dijo “hasta aquí hemos llegado”, encontrarle un sustituto no fue nada fácil: ¡ya no venden teléfonos Android con teclado QWERTY en Europa! Por suerte, siempre está eBay.

Comprar un teléfono en otros países conlleva algunos riesgos como la incompatibilidad, pero es ahí donde entra en escena la grandeza de Android. Con root, puedes hacer casi cualquier cosa. Y eso hice. El pobre teléfono ha sido rooteado, desbloqueado, eliminado bloatware o añadida nuestra querida tecla Ñ al teclado, entre otras lobotomías.

En la captura de pantalla se ve Nova Launcher, un soplo de aire fresco tras sufrir Touchwiz de Samsung. No es que tenga algo en contra, pero es que creé sin querer una carpeta en el Drawer de aplicaciones, y no había forma de borrarla.

Mi teléfono, un modelo muy raro que nadie conoce, no será nunca actualizado oficialmente a Android KitKat, y por eso este fin de semana me animé a probar CyanogenMod. El experimento ha sido un éxito. Ahora tengo KitKat, todas las apps de Google actualizadas y el teléfono funciona mejor que nunca.

Es esta personalización de Android por la que no tengo la menor intención de cambiar de sistema operativo. Android es tan geek como yo, ideal para quienes quieren poder meter la mano en los entresijos del sistema, cambiar esto, quitar lo otro y darle nueva vida a un teléfono viejo con una ROM distinta.

Jose – iOS 7.1 en iPhone 4S

Mi teléfono es un iPhone 4S con iOS 7.1. Lo uso más como gadget móvil que como teléfono, pues apenas hago llamadas y me comunico más por WhatsApp, Gmail o redes sociales (Twitter y Facebook). En el escritorio principal tengo carpetas con las apps que uso más a menudo, y dejo el segundo y tercer escritorio para juegos.

Gracias a las aplicaciones instaladas en mi iPhone puedo hacer de todo, como comprar en Amazon, saber cuándo vendrá el autobús (Moovit), cómo se escribe tal palabra (DRAE), cómo ha quedado mi equipo (Mis Marcadores), leer artículos (Feedly) y escuchar música (Spotify) o mis programas de radio favoritos (Podcasts).

Una de las funciones que más me gustan de iOS 7.1 es la copia de seguridad con iCloud, que me permite guardar online mis fotografías, contactos, mensajes y configuraciones de aplicaciones para recuperarlos si tengo que formatear el teléfono.

Raúl – Android 4.4.2 en LG Nexus 4

Después de muchos años con iPhone me cansé de algunas incomodidades de iOS y decidí probar Android. Nexus 4 es mi primer y, hasta ahora, único teléfono con este sistema y estoy encantado. No sólo porque me permite hacer lo que quiera sin limitaciones (compartir links de Youtube, usar multitarea real, integración de todas las apps…), sino porque va rápido, es fluido y la integración con Google es perfecta (obvio).

En mi Android 4.4.2 le he instalado un launcher nuevo llamado Apex Launcher. Me permite cambiar los temas, administrar los escritorios y algunas mejoras más no incluidas de serie, sin que afecte al rendimiento. Otra app útil es DashClock, un widget que mejora la app del reloj, con iconos de información del tiempo, calendario o email. Por último uso Zedge para descargar wallpapers, sonidos y tonos, gratis y fácilmente.

Sergio – Android 4.4.2 en LG Nexus 4

Últimamente me he visto tentado, y creo que en breve haré un cambio. Pero hasta ahora Android sigue siendo el jefe de mi móvil. Pese a sus muchas mejoras, todavía hay aspectos que no me convencen, como la gestión de los contactos. ¿El próximo teléfono? Muy probablemente, con Windows Phone.

¿Qué hay en mi pantalla principal? Lo que necesito tener a mano y lo que veo a diario: correo, horarios de trenes, listas, noticias y la clásica linterna… La cámara, WhatsApp y el navegador tampoco faltan. Suelo cambiar el fondo con frecuencia, aunque últimamente sólo aparecen fotos de mi hijo. También utilizo las carpetas de aplicaciones aunque, si digo la verdad, acabo por olvidar qué hay en cada una.

He probado muchos widgets, pero siempre acabo por eliminarlos. Últimamente estoy probando los de varias apps del tiempo, aunque lo más probable es que no me quede con ninguno. Lo mismo me pasa con los escritorios, suelo ir renovándolos y llenándolos de apps a menudo, pero por regla general acabo por centrarme en el principal y dejar vacíos o para pruebas todos los demás.

Sirag – Windows Phone 8.1 en Nokia Lumia 920

Tras sufrir Android 2.3 en un HTC Desire le di una segunda oportunidad al sistema operativo de Google con un Xiaomi MI2 con MIUI, una ROM basada en Android 4.1.2. El Xiaomi cambió mi opinión de Android: un teléfono que volaba como un avión y que lo hacía todo bien. Tanto que tuve que regalarlo, porque me pasaba el día enganchado. Posteriormente, por motivos laborales, tuve un fugaz paso por iOS con un iPhone 4S, del que tengo tan poco de lo que quejarme como de lo que destacar. Bien, sin más.

Ahora utilizo un Lumia 920 con Windows Phone 8.1. Con la llegada de la barra de notificaciones, Windows Phone se ha convertido en mi sistema operativo favorito. Todo funciona como debería y las live tiles hacen que pase menos tiempo consultando el teléfono. Puede que no tengamos Candy Crush (todavía) pero todo lo que hace, lo hace bien.

Estos son los nuestros, ¿y el tuyo?

Como ves, en nuestro pequeño resumen de teléfonos hay un dominio de Android, seguido por poco por iOS. Esto es especialmente interesante ya que en 2012 había mayor cantidad de iPhone con iOS.

En cualquier caso, ya hemos expuesto nuestros teléfonos y te hemos contado un poco más sobre ellos. ¿Cuál es el tuyo y qué sistema operativo usa? ¿Por qué elegiste ese y no otro?

Cargando comentarios