FIFA 15: trucos para conseguir el mejor ataque

En FIFA 15, como sucede en el deporte del fútbol, marcar es fundamental para ganar. Aquí te presentamos distintas estrategias para burlar al portero y asegurarte la victoria.

Todo jugador de FIFA cuenta con sus tácticas habituales. Sin embargo, los equipos no son todos iguales y la estrategia que adoptan debería cambiar según los futbolistas disponibles. Igual que en las situaciones en las que no conseguimos marcar y que debemos hacerlo a toda costa, el modo de juego debe cambiar.

Como sucede con las situaciones en las que queremos proteger la meta, para atacar y marcar también hay que modificar la configuración y probar formaciones distintas, sobre todo si quieres atacar en el área del adversario.

Vamos a ver cómo regular los distintos parámetros según el tipo de equipo que estés usando y cómo realizar un asedio: sí, a la desesperada, pero siguiendo una lógica.

Una táctica según tu equipo

Una cosa está clara: mientras para proteger con uñas y dientes la puerta hay que cerrar la defensa y “morder”, como decía mi antiguo entrenador, para atacar hay muchos factores que tener en cuenta.

El primero es que no todos los jugadores son iguales y no todos los equipos cuentan con el mismo estilo de juego. En FIFA 15 puedes usar desde el Barça hasta el último equipo de Lega Pro, y como podrás imaginar los jugadores y el modo de juego entre estas formaciones serán muy diferentes, por lo que la forma de atacar, aunque sea a la desesperada, también lo será.

Aplasta al adversario haciendo subir al equipo: conceptos base

Pero para ser un equipo volcado en el ataque, hay que partir de unos conceptos base. El primero es que la formación deberá, obviamente, ser ofensiva. Por tanto, escoge una formación como 3-4-3, 4-3-3 o 3-5-2, ofensiva como mínimo.

Atacar con insistencia también requiere un equipo compacto y que comprima al adversario en su mitad de campo. Naturalmente, asumes el riesgo de sufrir un contragolpe fulminante, pero es inevitable.

Hacer subir al equipo significa tener una defensa alta, más cercana al centro del campo, y utilizar la trampa del fuera de juego, al estilo de los equipos de Zeman. Para ello, ve a las tácticas personalizadas, entra para editar y aumenta el nivel de presión por encima de 60, a un número más próximo a 100, según cuánto quieras arriesgar.

Para activar la trampa del fuera de juego, ve dos elementos más abajo de presionar, donde pone Línea de la defensa (Defender Line), y activa Offside trap.

Conoce a tu equipo y conocerás su ataque

Un buen entrenador no se limita a imprimir su modelo de juego al equipo, así, a ciegas, sino que lo adapta a los jugadores de que dispone, a sus habilidades específicas y a su distribución en el campo. Es un poco como crear la mejor receta a partir de los ingredientes que tienes a tu disposición.

Por ejemplo, un Barça desequilibrado en la delantera no tendrá el mismo modo de atacar que un PSG, que puede contar con una “torre” como Ibrahimovic. Si cuentas con jugadores rápidos como Neymar o Robben delante, puedes optar por utilizar formación con dos atacantes, y darles la orden de juntarse o rodear a la defensa.

Si, por el contrario, tienes un Gómez, Klose, Ibra o cualquier otro jugador físico y con buena cabeza, te conviene hacer muchos pases cruzados en el centro: antes o después, llegará algún balón y lo meterá el ariete de turno. Por tanto, en el apartado de tácticas personalizadas, aumenta el valor de los cruces.

También le puedes decir a tu atacante central que permanezca en la ofensiva y no vuelva, así se cansará menos y estará listo a dar el golpe de la victoria, o, si no, presionar sobre la línea de defensa adversaria.

Otro factor que hay que tener en cuenta es la calidad global del equipo. Si estas jugando con un equipo de primera, puedes dar libertad al talento de tus jugadores y contar con su imaginación para improvisar la jugada que resolverá el partido. Por el contrario, si no cuentas con grandes fenómenos, convienen inclinarse por una estrategia organizada, en la que cada uno cumple con un papel concreto.

Estudia a tu enemigo

Todas estas recomendaciones poseen una validez relativa. Aquí también se puede aplicar lo que se ha dicho hasta ahora, los grandes entrenadores saben cambiar de normas y de jugadores en función del adversario que tienen enfrente. Está claro que un Bayern jugando contra la Roma no tiene necesidad de modificar su forma de juego, pero probablemente Guardiola lo cambiaría si tuviera que enfrentarse al Real Madrid.

Si por ejemplo te encuentras enfrentándote a un equipo con un centro de campo con tres y concentrado, te conviene aprovechar las bandas laterales metiendo alas y ampliando el equipo con comandos personalizados. Si, por el contrario, el adversario está muy desplegado sobre el campo, puedes intentar imponerte por el medio con dos atacantes en el centro del campo.

Aparte de cambiar la formación, modifica también la amplitud del equipo en las tácticas personalizadas.

Ataque de último minuto

Lo bonito del fútbol es que cuando quedan pocos minutos para el final, casi siempre se puede dar un vuelco al resultado. ¿Te acuerdas de la final de la Champions League, Manchester United contra Bayern de Munich, donde el Man U dio la vuelta al marcador, de 1-0 a 1-2 en los últimos tres minutos añadidos?

En FIFA 15 también puedes intentar hacer los mismo. Primero, si los jugadores no están muy cansados, puedes aumentar la agresividad de las tácticas personalizadas: habrá más riesgo de hacer falta, pero también más probabilidades de llegar primero al balón y de robárselo al adversario. Sube también la defensa aumentando la presión, después puedes subir ese valor hasta 100, aunque te arriesgarás mucho a que te metan un gol.

En las configuraciones rápidas, ajusta el equilibrio del equipo en ultra ofensivo o ataque total. Si luego te falta una torre en el área (un jugador alto y fuerte de cabeza), puedes poner un defensor central como delantero, como hace el Barcelona con Piqué; de este modo podrás jugar más balones altos, salvando el centro del campo, y tener más probabilidades de realizar pases cruzados en el área.

La dura ley del gol

Si cuando cierras la defensa siempre existe posibilidad de que te metan el gol, cuando te lanzas al ataque, siempre hay mayores posibilidades de que te llegue un contraataque efectivo del adversario. Como se dice en Italia: gol fallado, gol marcado.

Aunque no existe una estrategia para ganar efectiva al 100% y a menudo la victoria se decide por jugadas individuales, la calidad de un entrenador y de un jugador de FIFA reside en la valoración de cada partido. Estos consejos son una buena base para partir; el resto, ¡ya es cosa de tu inteligencia futbolística!

También te puede interesar 11 consejos para ganar a FIFA 15

Sigue a Daniel Barranger en Twitter

Artículo original adaptado del italiano

Cargando comentarios