La muerte digital y el limbo de las identidades virtuales

Poco a poco vamos aceptando la idea de tener dos identidades. Por un lado está  nuestra identidad real y por el otro la que vamos almacenando en Internet.

Utilizamos las redes sociales, el correo electrónico, las webs de alojamiento fotográfico pero… ¿qué pasa con toda esa información cuando morimos?

¿Qué hay después de la muerte? (En la web)

Hace varias semanas Facebook lanzó la iniciativa de las páginas “Memorial“. La idea es mantener el perfil de los fallecidos para que sus amigos y familiares sigan escribiendo una vez después de muerto. Una especie de cementerio virtual donde en lugar de lápidas hay sólo fotos y comentarios.

Vamos a resumir cómo tratan algunos de los servicios más populares con este peliagudo asunto:

En Hotmail las cuentas se borran después de 270 días (9 meses) de inactividad. Antes, un familiar directo puede pedir acceso a los mensajes de la persona fallecida mediante un certificado que pruebe su parentesco y el certificado de fallecimiento del titular.


Gmail pide la misma información que Hotmail y además una prueba de haber conversado por correo con la persona fallecida. Si el familiar lo pide, Gmail borrará la cuenta.

En ningún caso se permite en YahooMail el acceso a las cuentas de correo de los difuntos. Sí puede solicitarse, sin embargo, cancelar las cuentas de familiares muertos.


La opción de Facebook es convertir los perfiles en “memoriales”. Facebook se compromete a no dar las claves de entrada a ningún usuario aunque sí pueden cerrar perfiles a través de un formulario.


En MySpace se trata cada caso por separado pero las cuentas no se eliminan a no ser que exista una petición por parte de los parientes.

Epílogo: Otra fuente de negocio

Como en la vida real, la muerte también se está convirtiendo en una fuente de negocio. Han aparecido multitud de iniciativas para gestionar datos privados, crear testamentos electrónicos, etc. A continuación mencionamos algunos ejemplos de hasta dónde se está llegando:

Greatgoodbye: Servicio que da la posibilidad a los suscriptores de enviar mensajes a amigos y familiares incluso después de morir.

Sligthly Morbid: Página que se encarga de avisar de la muerte a quien se quiera informar.

Deathswitch/LastPost: Estas dos páginas permiten preparar mensajes, fotos, contraseñas, etc. que se enviarán a  a quien se decida en caso de perder la vida.

My Last Email: Combina el envío de mensajes a amigos y familiares con la posibilidad de crear una página memorial.

Funerales virtuales

Si la red es lugar de encuentro, ha quedado de nuevo demostrado con la celebración de funerales virtuales en SecondLife o World of Warcraft.  Sus usuarios se reúnen también online y despiden a amigos o compañeros de batalla en funerales poco tradicionales.

¿Eres usuario de alguno de estos servicios? ¿Te preocupa lo que pueda pasar con tu Facebook, tu correo o tus fotografías o te da más bien igual lo que ocurra cuando ya no estés para verlo?

Por nuestra parte, para no dejarte mal sabor de boca, nos despedimos con el vídeo de despedida a Graham Chapman, miembro del grupo cómico inglés Monty Python. Toda una muestra de cómo quitarle hierro al asunto.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=r1Wwn0E6oik[/youtube]

Cargando comentarios