Mac cumple 30 años: ¿Es OS X el nuevo Windows?

Mac cumple 30 años. Y OS X ha pasado de sistema operativo de nicho a las masas. ¿Porqué y de qué modo Apple ha cambiado de objetivos? ¿Y con qué consecuencias?

El 24 de enero de 1984 Steve Jobs presentaba al mundo el primer Mac de la historia. Desde entonces muchas cosas han cambiado. Haciendo felices a algunos, y decepcionando a otros. En especial, los primeros en enfadarse han sido los usuarios profesionales, que por un tiempo han sido mimados por Cupertino y luego han pasado a un segundo plano.

Recorramos nuevamente la historia de la empresa desde sus inicios hasta hoy en día, y veamos qué ha pasado y porqué.

¿Industria editorial, música, cine? ¡Apple!

A la empresa de la manzana se le pueden hacer muchas críticas, pero no la de ser una empresa estática. Desde el primer momento ha quedado claro que siempre “ha pensado diferente”.

El primer Macintosh tenía ya en 1984 la interfaz gráfica que todos los ordenadores personales tendrían muchos años después. El sistema operativo era, junto al casi coetáneo AmigaOS, el principio de una revolución que ha marcado el recorrido de la informática como hoy la conocemos.

Un viejo MacLa capacidad de los sistemas Apple conquistaron desde el principio algunos sectores profesionales, que seguirían siendo durante mucho tiempo el objetivo de referencia principal de la empresa. Ya en 1985, gracias a MacPublisher y a Aldus PageMaker, el Mac y su sistema operativo pasan a ser, de hecho, las herramientas elegidas por la industria editorial.

Este liderazgo se refuerza con el tiempo, y a pesar de que las aplicaciones de maquetación de escritorio también están disponibles para otras plataformas, el mundo de la industria gráfica sigue siendo fiel a Apple. QuarkXpress domina el sector en los años 90, y Photoshop Illustrator en los sistemas Apple son el estándar para diseñadores gráficos, fotógrafos y publicistas.

Pero hay otros dos sectores que se benefician de la potencia de las máquinas y de los sistemas operativos de Cupertino: el cine y la música. Final Cut Pro (que ve la luz tal y como lo conocemos en 1999, a raíz del proyecto original de Adobe Premiere) se ratifica rápidamente como uno de los estándar para el montaje de vídeos profesionales, junto a AVID, y esto se mantiene durante mucho tiempo.

El nacimiento de Logic Pro es similar. El secuenciador, creado por la alemana  Emagic (luego adquirida por Apple) se divide con Pro Tools el mercado de los programas de producción musical en los estudios de todo el mundo, ofreciendo una plataforma no muy fácil de usar, pero muy completa, y dotada de plug-ins de calidad superior.

Windows y la popularización del PC

WindowsLa historia del sistema operativo de Microsoft es diferente. Inmediatamente se impone como el sistema operativo elegido por los usuarios no profesionales, que no tiene exigencias específicas pero busca un producto a buen precio que le dé acceso a las herramientas de uso cotidiano del ordenador.

La interfaz de ventanas llega sólo con Windows 95, pero el hecho de no estar vinculado a un hardware específico hace el sistema operativo de Microsoft resulte muy atractivo para todos aquellos que quieren un ordenador doméstico – que, de repente, son muchos, muchísimos. Empieza por lo tanto la era del PC de masas.

Y el sistema operativo perfecto para este grupo de usuarios es Windows. Y así el mundo se encuentra claramente dividido: los profesionales de la industria editorial, música y montaje de cine (y otros nichos creativos) con sus Mac, y el resto del mundo por otro lado con los PC.

Los equilibrios se rompen

Durante muchos años esta situación ha sido estable. Mac sigue siendo una opción de un grupo aparte (también en relación al precio), y la empresa sigue invirtiendo muchísimo en el desarrollo de su sistema operativo, mientras los PC que tienen instalado Windows son el estándar para los trabajos de oficina, para navegar por internet y gestionar el correo electrónico.

iPodAl fin algo está cambiando. Con el arrollador éxito de ventas del nuevo gadget de Apple, el iPod (nacido en 2001 y convertido en objeto de culto a partir de 2005), Cupertino empieza a investigar cada vez menos en OS X, y cada vez más en sus nuevos – y rentables – productos: reproductores de música, smartphones y tablets.

Los profesionales dependientes de Apple empiezan a manifestar su desaprobación, y la voz se alza cada vez con más estruendo: por favor, ocupaos del desarrollo del sistema operativo (el eslogan oficial es: Back to Mac!). Pero con el paso del tiempo resulta cada vez más evidente que Apple está cambiando sus objetivos. Los Mac se transforman cada vez más en productos atractivos y de elevado precio que debes tener si quieres estar a la moda.

Final Cut y Logic: los símbolos de la nueva política de Apple

Final Cut ProLos testigos principales de este cambio de dirección son Final Cut y Logic, dos de los hijos más queridos de la empresa de Cupertino.

Final Cut Pro X es la nueva entrega del programa de montaje que salió a la luz el 21 de junio de 2011, y es el producto que sufre la transformación más grande. El que había sido durante años uno de los mejores programas de montaje de vídeo profesional, se ha transformado de repente en un producto semi-profesional, perfecto para el usuario estándar que quiere algo más complejo con respecto a iMovie, pero claramente inadecuado para los profesionales del cine – debido a la ausencia de muchas herramientas avanzadas de edición.

La reacción de los profesionales de la edición de vídeo es inmediata. Hay quienes se pasan a AVID, y quienes deciden seguir trabajando con la última versión “seria” de FCP hasta que sea posible. Y después, ya veremos.

LogicProXLogic Pro, por su parte, sigue fiel a los profesionales a nivel cualitativo, pero ha dado también dos grandes pasos hacia el músico doméstico: una interfaz del estilo de GarageBand, claramente más simple y atractiva para el usuario no profesional, con gran cuidado en el diseño de las herramientas: amplificadores, efectos a pedal, micrófonos… de repente todo toma un irresistible aire vintage. A todo ello hay que sumar además una disminución del precio.

La jugada, en realidad, está todavía más orientada al mercado no profesional si se considera otro factor: la facilidad con la cual la nueva versión de Logic Pro (que recordamos está disponible exclusivamente para Mac) se puede piratear. Hasta la versión 6 es, de hecho, muy difícil crackear la aplicación, porque era necesario una dongle key (llave electrónica de seguridad) físicamente conectada al puerto USB del Mac para que Logic funcionase. Luego, de repente, esta medida de seguridad desaparece, y de golpe y porrazo basta con descargar ilegalmente la suite (fácil), insertar un número de serie (facilísimo) y el programa es tuyo.

Logic Pro

¿Porqué Apple ha hecho esto? Simple: para vender más Mac. Un Logic Pro a un precio competitivo y con protecciones fácilmente eludibles es la clave para llamar la atención de muchos músicos aficionados o semiprofesionales, que de este modo comprarán ordenadores Apple para poder tener una DAW de alto nivel potencialmente gratis. Un objetivo, que al principio no era considerado por Logic.

Hijos (iOS) e hijastros (OS X)

Pero también hay otras pruebas del giro de tuerca de Steve Jobs y sus sucesores. Por ejemplo, la cantidad enorme de recursos que Cupertino está invirtiendo en el desarrollo de iOS. Los sistemas operativos móviles se han convertido en el centro de todos los esfuerzos de desarrollo de los ingenieros de Apple. Hace mucho tiempo que no vemos verdaderas revoluciones en OS X. Las nuevas entregas parecen siempre, más que otras cosa, una simple actualización, y la mayor parte de las nuevas características apuntan hacia la integración con iOS.

iPhone 5

Por el contrario, en este último producto se invierten fortunas. Basta pensar en el cambio de imagen radical que se le ha dado a iOS 7, y a la proliferación de dispositivos de diferente tipo, como carcasas del sistema operativo.

¡Bienvenido, usuario medio!

En el centro de la nueva era Apple, por lo tanto, está evidentemente el usuario común, y el Mac con OS X asume un doble valor: gadgets irresistibles y, en segundo plano, ordenadores personales para desarrollar las actividades que antes eran dominadas totalmente por Windows.

Microsoft, por su parte, está poco a poco, disminuyendo la brecha cualitativa (en términos de rendimiento y sobre todo de estabilidad) entre su sistema operativo y OS X, convirtiéndose en una alternativa interesante también para los sectores que históricamente pertenecían a Apple. ¡Las cartas se mezclan!

Mac es el nuevo Windows

¿Cuál es entonces la moraleja de la historia? Que Mac es ahora el fenómeno de masas que hace tiempo era Windows. Y lo ha logrado poniendo en segundo plano su uso histórico, para competir en una parte de mercado diferente.

No es que en esto haya algo implícitamente equivocado. Es natural que las empresas orienten su manera de proceder en su propio provecho. Y también hay que decir que OS X es todavía, probablemente, el mejor sistema operativo en circulación.

Pero a veces se tiene la sensación clara de que esta lógica cuantitativa prevalece sobre la cualitativa, y cuando esto sucede nos deja un sabor amargo en la boca. Especialmente cuando eres, como yo, un usuario Mac a la vieja usanza, habituado a pagar por la excelencia, y no sólo por productos bonitos y magistralmente empaquetados.

¿Quieres saberlo todo sobre el mundo Mac? ¡Lee nuestros artículos dedicados a Apple!

Cargando comentarios