Navega por Internet con la brújula de Apple

Primero fue Quicktime. Luego vino iTunes. Ahora ha llegado Safari, que apareció como beta en Junio de 2007 y que en su versión 3.1 pasa a convertirse en un serio competidor para Firefox, Internet Explorer y Opera como navegador web por defecto de Windows.

Safari es uno de los pilares de Mac OS X, el sistema operativo de los ordenadores Apple y que tan buena prensa ha tenido desde siempre por combinar solidez, facilidad de uso y un aspecto gráfico muy cuidado.

En su estrategia por acercar el mundo Mac a las plataformas Windows, Apple se ha decidido por ofrecer su navegador para XP y Vista, sumándose a la variada oferta ya existente. Así que, con tanto navegador para elegir, ¿por qué usar Safari para Windows?

Hace lo mismo que los demás

Actualmente los navegadores poseen muchas características en común, como la navegación por pestañas, la importación y exportación de favoritos, el bloqueo de ventanas o la lectura de RSS.

Safari también incorpora todas estas funciones, pero siendo más rápido al abrir páginas, con una gestión de favoritos muy sencilla y atractiva, y un diseño agradable con el estilo de iTunes.

¿Qué le hace tan especial?

Safari tiene impresa la marca de Apple, que se caracteriza por aplicaciones con funciones sencillas pero novedosas y que facilitan al usuario su trabajo diario.

Para empezar, Safari dispone de un modo de Navegación privada. Con él, podremos navegar por Internet sin que quede constancia en las cookies ni en el historial de páginas y descargas.

Por otra parte, podemos configurar una carpeta de favoritos con Autoclic, para que al clicar sobre ella se abran todas las páginas que contenga.

Y en tercer lugar, dispone de una función llamada Snapback en la que marcando una página volveremos a ella fácilmente si la hemos perdido.

Además, tiene un gestor muy cómodo en el que reanudar las descargas de archivos incluso después de cerrar y abrir Safari, y al instalarlo ya incluye los añadidos básicos, como Java, Flash o Divx, algo que Firefox recién incorpora en su última versión en desarrollo.

Nadie es perfecto

Algo malo debía tener Safari, y en este caso el navegador de la manzana consume demasiados recursos en Windows, más que Firefox incluso, algo que no ocurre en la versión para Mac.

Por otra parte, Safari dispone de un sólo motor de búsqueda, Google, y no permite añadir nuevos, algo que Internet Explorer y Firefox tienen en sus últimas versiones.

Conclusiones

A pesar de un par de inconvenientes que probablemente Apple solucionará en versiones posteriores, esta primera versión estable de Safari para Windows es una seria alternativa a tener en cuenta en nuestro ordenador, ya seamos maqueros obligados a usar un PC con Windows o no nos podamos permitir un Mac pero nos gusten sus aplicaciones.

La velocidad al cargar las páginas está por encima de sus competidores, y no hay que temer por incompatibilidades, ya que la gran mayoría de sitios se ven perfectamente.

Enlaces:

Cargando comentarios