Opera 11, y llegaron las extensiones

La undécima versión de Opera acaba de salir a la luz, en mitad de la ya encarnizada batalla de navegadores entre Firefox, Chrome e Internet Explorer.

Aunque nunca ha sido un navegador de masas, siempre estuvo ahí. Casi 15 años han transcurrido desde su primera versión, y la innovación siempre ha supuesto una parte esencial de su código. ¿Conseguirá sorprendernos de nuevo?

A continuación te revelamos las claves de esta nueva versión.

Las extensiones llegaron al fin

Le ha costado su tiempo, pero Opera finalmente soporta extensiones, tal y como las conocemos. De momento, la lista de extensiones disponibles es muy reducida, apenas 200, pero sin duda se incrementarán rápidamente, pues su desarrollo está casi al alcance de cualquiera.

Extensiones

Las más requeridas ya están disponibles, como es el caso de bloqueadores de publicidad, recordadores de contraseña, descarga de vídeos de YouTube, traductores, notificadores de Gmail, etc.

La instalación de extensiones es muy sencilla y rápida, sin necesitar el reinicio del navegador.

Instalar Extensiones

En resumen, se puede decir que la función de extensiones de Opera se asemeja bastante a la de Google Chrome. Opera, sin embargo, le da una vuelta de tuerca al concepto: las extensiones se podrán cargar bajo demanda. Es decir, si no usas alguna, no se cargará en memoria, pudiendo mejorar el rendimiento del navegador hasta un 30%.

Tab Stacking, apilar es ordenar

Opera y las pestañas siempre han sido buenos aliados; en esta ocasión, nos propone una pequeña mejora sobre su uso: el Tab Stacking, o apilamiento de ventanas.

El concepto es tan sencillo como arrastrar una pestaña encima de otra, para que ambas queden agrupadas. Después, podrás abrir y cerrar el grupo mediante doble clic, la flecha correspondiente o dejando el ratón encima para seleccionar en la vista previa.

TabStacking

TabStacking es una apuesta menos arriesgada que el TabCandy de Firefox, y más intuitiva, aunque el tiempo dirá si los usuarios se acostumbran a cambiar unos hábitos adquiridos durante años.

Mouse Gestures para todos los públicos

Uno de los retos a los que se enfrenta Opera es atraer a usuarios que nunca han probado el navegador, y enseñarles a sacar potencial a sus numerosas funciones.

Los gestos del ratón, o mouse gestures, se encuadran en dicha categoría. Aunque están disponibles en Opera desde mucho tiempo atrás, un nuevo usuario rara vez los usará por desconocimiento.

Los gestos del ratón visual acercan esta fantástica técnica a las masas, pues no es necesario siquiera recordar los gestos. Con dejar pulsado el botón derecho del ratón, está hecho.

Mouse Gestures

Simplificando la seguridad

La barra de direcciones de Opera sufre también unas pequeñas modificaciones con las cuales se busca la simplificación. De este modo, mientras navegas, la dirección se mostrará simplificada, sin parámetros ni http://

Barra comprimida

El icono de la derecha muestra, además, diversos estados identificando la página actual:

  • Web: página web normal, sin certificado de seguridad
  • Seguro: página web con conexión segura
  • De confianza: página con identidad verificada

Con un clic en el icono se muestra rápidamente un resumen sobre la seguridad de la página actual.

Seguridad

Con la protección contra fraude y malware, no te la volverán a dar con queso.

Conclusiones

Opera es un navegador con funciones de lo más interesantes, buen rendimiento y un excelente soporte para las últimas tecnologías web.

Esta última versión intenta abrirse a aquellas personas que nunca antes se atrevieron a probarlo, y podemos estar seguros de que logrará convencer a más de uno.

Opera

Deja de lado prejuicios y mitos y anímate a probarlo: rapidez, innovación y buen rendimiento te esperan en Opera 11.

Cargando comentarios