Optimizadores y antivirus se alían para evitar la extinción

En la era de las aplicaciones móviles y del “todo en la Nube”, a utilidades y antivirus solo les quedan dos opciones: aliarse o morir. Por ese motivo convergen cada vez más en suites totales, que ofrecen restos de funcionalidad que Windows no proporciona.

Desde su aparición, antivirus y utilidades de optimización han compartido un mismo objetivo: resolver problemas que Microsoft nunca ha querido reconocer, esto es, que sus sistemas operativos eran ineficientes e inseguros. El arquetipo para todos los optimizadores fue Norton, que lanzó herramientas para mejorar MS-DOS, como Norton Utilities y Norton Antivirus. Con Windows 95, asistimos a un renacimiento de este tipo de herramientas. Internet facilitaba la propagación de virus y Windows padecía de numerosos problemas.

En Windows 95 y 98 los errores críticos (pantallazos azules) eran un espectáculo habitual

Fue en esa época que la limpieza de Registro se volvió tan habitual como escanear el PC en busca de virus o borrar las cookies. Windows parecía precisar de más cuidados que un violín Stradivarius. Pero cuando Microsoft estrenó Windows XP, cuya sólida arquitectura es la misma de Windows NT y 2000, muchas de las necesidades de optimización disminuyeron o desaparecieron, y en algunos casos se quedaron como meras supersticiones. Por ejemplo, limpiar el Registro de Windows no aporta beneficios reales, pero seguimos haciéndolo.

El Registro de Windows apareció con Windows 3.1 y se popularizó con Windows 95 (fuente)

Aunque las mejoras que han traído Windows 7 y 8 no han eliminado por completo los problemas de rendimiento, estos se han vuelto menos acuciantes, así que ahora el marketing de los optimizadores se ve forzado a moverse al filo de lo engañoso. Los optimizadores de memoria, por ejemplo, son prácticamente inútiles, y los desfragmentadores de Registro no aportan ninguna mejora. Es más, una limpieza demasiado agresiva puede dañar el sistema.

Los optimizadores miran hacia la seguridad…

Las dos únicas áreas en las que los optimizadores siguen jugando un papel destacado son el consumo de memoria y la protección de la privacidad. El primer objetivo se consigue vigilando procesos que ralentizan el sistema, como hace Soluto con el análisis del arranque. El segundo objetivo, la protección de la esfera privada, se consigue al eliminar huellas que puedan delatar las costumbres del usuario.

Soluto ha traído un soplo de aire fresco al panorama viciado de los optimizadores de memoria

Esas facetas en las que los optimizadores son más eficaces caen en la jurisdicción de los antivirus, que también son capaces de eliminar rastros y vigilar la ejecución de los programas. La mayoría de suites de seguridad cuenta con utilidades para limpiar y optimizar el PC. Norton 360, por ejemplo, tiene su propio “PC Tuneup”, y la versión Pro de Avira se ha convertido en una suite con backups y eliminador de huellas.

…y los antivirus miran hacia la optimización

Los antivirus se están convirtiendo en suites porque los antivirus puros son menos útiles que antes: las nuevas amenazas se aprovechan de la ingenuidad del usuario, y los peligros se encuentran en las redes sociales. Como dejó patente el Virus de la Policía, los antivirus reaccionan lentamente, lo que ha puesto en entredicho su utilidad. La inclusión de Windows Defender en Windows 8 ha supuesto otro duro golpe para los antivirus.

Con Windows 8, y por primera vez en la historia, Microsoft ha incluido un antivirus en Windows

Pero, a diferencia de lo que ocurre con los optimizadores, la popularidad de los antivirus se mantiene alta, porque la seguridad es una de las preocupaciones principales de los usuarios. La diversificación de amenazas hace que ahora los antivirus sean un conjunto de herramientas más que un simple escáner. Un antivirus debe proteger de la NSA, de las estafas online y de los virus, todo al mismo tiempo.

Backups, contraseñas, antivirus… Ahora puedes construir tu propia suite de utilidades

El ejemplo perfecto para ver en qué se está convirtiendo la seguridad es la tienda de avast! 2014, con módulos que se adquieren por separado. En Windows está ocurriendo lo mismo que en Android: los escáneres de malware son solo una de las muchas funciones ofrecidas por las apps de seguridad, más parecidas a un TuneUp que a un Avira.

Colaborar es mucho más barato que innovar

Mientras optimizadores y antivirus se afanan en captar usuarios de Windows, estos se mueven hacia sistemas en la nube. Al mismo tiempo usan móviles y tablets, cuyos sistemas operativos han sido diseñados con un nivel de seguridad mayor. Y no solo son más seguros, sino también más eficientes: nadie desfragmenta un móvil.

En móviles y tablets, antivirus y optimizadores pueden tener éxito si unen esfuerzos

Si los optimizadores quieren sobrevivir, deben buscar la simbiosis con los antivirus. Este último es el enfoque elegido por Advanced SystemCare, una suite de optimización que incluye desde hace años un escáner de malware proporcionado por BitDefender.  Además de las funciones habituales, como el limpiador de archivos basura y el optimizador de sistema.

Es una táctica excelente de cara a mantener la supervivencia de ambos tipos de utilidades: el antivirus obtiene visibilidad como una utilidad dentro de un paquete más amplio, y el optimizador presume de seguridad en su oferta de funciones. Todos salen ganando, incluido el usuario, que solo ha de adquirir un único producto.

Hay firmas, sin embargo, que se resisten a cambiar su esencia. TuneUp, por ejemplo, sigue buscando las herramientas más eficaces, y ha creado funciones tan impresionantes como Turbo Boost. Pero innovar es cada vez más difícil: los cuellos de botella están desapareciendo de Windows, y el consumo de memoria preocupa menos que antes.

¿Qué opinas de la convergencia entre optimizadores y antivirus?

Cargando comentarios