Pantallas de arranque personalizadas, con BootSkin

Esta semana vamos a abrir el baúl de los recuerdos para sacar de su interior a BootSkin, un programa que lleva casi un lustro sin una versión nueva. Aún así, sigue siendo tan válido hoy como lo era en su día.

Su nombre no deja mucho a la imaginación. BootSkin es un programa  que cambia la pantalla de arranque de Windows XP, y entiéndase por pantalla de arranque el logotipo de Windows sobre el que se sitúa la barra de progreso mientras se inicia el sistema.

Sobre gustos no hay nada escrito, y en el caso de pantallas de arranque no va a ser menos. ¿No te gusta la que viene por defecto? ¿Quieres darle un toque único a tu Windows? Entonces descarga BootSkin.

Lo bueno de este programa es que no se anda por las ramas ni te lía con otras funciones. BootSkin cambia la pantalla de arranque y nada más. De hecho, no te permite crear nuevos diseños, tienes que aprovechar los que ya están hechos.

La primera vez que lo cargas ya queda de manifiesto su carácter minimalista como se aprecia en la siguiente captura de pantalla.

Si tienes la suerte de que alguno de los presentes diseños te gusten, tan sólo tienes que pulsar sobre Apply y la próxima vez que arranques tu ordenador ya lo verás. Si no, no desesperes, ya que tienes más de 5.000 diseños en esta dirección.

Más fácil, imposible. Ahora bien, para llevar a cabo dicha transformación debe modificar los archivos de arranque. Esto no debería suponer ningún problema el 90% de las veces pero, por si acaso, el que avisa no es traidor 😉

Enlaces:

Cargando comentarios