Di adiós a Microsoft Office con LibreOffice

¿Todavía no conoces LibreOffice? Se trata de una suite ofimática gratuita formada por procesador de texto, hoja de cálculo, base de datos, presentaciones, herramienta de dibujo y notación matemática.

LibreOffice dispone de corrector ortográfico y extensiones para añadir funciones nuevas. A esto hay que añadir su facilidad de uso y la gran cantidad de fuentes de ayuda e información.

Te damos varios motivos para jubilar al todopoderoso Microsoft Office y usar LibreOffice como herramienta ofimática.

1. Su precio

Es la principal razón. No nos engañemos, invertir más de 100 euros en un programa de ordenador tira para atrás a más de uno. Y si hablamos de una empresa, el precio sube hasta los 300 o 600 euros, dependiendo del tamaño de tu negocio.

Independientemente de las funciones avanzadas que pueda tener Microsoft Office frente a LibreOffice, la gran mayoría de usuarios utilizan una pequeña de las funciones que ofrecen las suites ofimáticas, y por la diferencia de precio entre una y otra, LibreOffice sale ganando.

2. Tienen lo mismo

Los principales componentes de Microsoft Office son el procesador de textos Word, la hoja de cálculo Excel y la herramienta de presentaciones Powerpoint. LibreOffice tiene sus equivalentes en Writer, Calc e Impress respectivamente.

Lo único que se echa en falta en LibreOffice es un cliente de correo integrado y un bloc de notas como OneNote, pero existen alternativas libres y gratuitas como Thunderbird o Evernote, por ejemplo.

3. Compatibilidad de formatos

¿Tienes cientos de documentos creados con Office y temes no verlos en LibreOffice? Actualmente, LibreOffice permite abrir y editar todos los formatos soportados por Office, incluyendo los más recientes (DOCX, XLSX y PPTX).

5. Rendimiento

Tener un ordenador moderno es garantía de éxito para disfrutar de cualquier programa sin temor a que se quede colgado o tarde en realizar determinada acción.

Pero no todo el mundo tiene esa suerte, y en ordenadores modestos, una herramienta ligera es preferible a otra pesada. En este caso, LibreOffice es bastante más rápido y consume menos recursos que Microsoft Office.

6. Se centra en la funcionalidad y no en la apariencia

El diseño de las últimas ediciones de Office es muy atractivo visualmente, pero ¿realmente son útiles? Además, los menús dinámicos personalizados ocultan funciones o destacan otras, provocando muchas veces confusión.

7. Disponibilidad para todos los sistemas operativos

El LibreOffice que utilices en Windows, Mac y Linux es idéntico a la versión para otras plataformas. No es así con Microsoft Office. Para empezar, no existe versión para Linux. Y en Windows y Mac tienen periodos de desarrollo y salidas a la luz distintas, con los problemas que esto conlleva.

8. Las extensiones

Al igual que ocurre con Firefox o Google Chrome, LibreOffice puede mejorarse mediante añadidos. Hay correctores ortográficos, plantillas, traductores y un sinfín de extras.

Si bien existen plugins para Microsoft Office, no hay un lugar donde encontrarlos todos, tal como ocurre con LibreOffice y su centro de extensiones. Además, tiene su propio gestor para buscar y descargar extensiones automáticamente.

¿Te hemos convencido? Danos tu opinión: ¿por qué utilizas LibreOffice o Microsoft Office?

Cargando comentarios

¿Tienes un AdBlocker?

Los anuncios nos permiten ofrecer descargas gratuitas y seguras a nuestros usuarios. Por favor desactiva tu AdBlocker para continuar navegando por nuestro site.

Instrucciones para desactivarlo

Pulsa en el icono de tu AdBlocker en la barra de navegación y:

  • A) Desactiva el AdBlocker para este sitio.
  • B) Añade nuestro sitio a la lista de excepciones.

Continuar

¿Tienes un AdBlocker?

Los anuncios nos permiten ofrecer descargas gratuitas y seguras a nuestros usuarios. Por favor desactiva tu AdBlocker para continuar navegando por nuestro site.

Instrucciones para desactivarlo

Pulsa en el icono de tu AdBlocker en la barra de navegación y:

  • A) Desactiva el AdBlocker para este sitio.
  • B) Añade nuestro sitio a la lista de excepciones.