Pon un psicólogo en tu ordenador

El ordenador como psicoterapeutaLos ordenadores nos estresan, cabrean, enganchan… Menos conocida es su faceta terapéutica: hay software que puede ayudarnos a superar tiempos difíciles.

No nos referimos a programas de contabilidad doméstica o juegos casual, sino a aplicaciones de psicoterapia asistida por ordenador. Algunas nos permiten tomar consciencia de nuestro estado de ánimo y asisten a los psicoterapeutas en su labor.

Las herramientas para mejorar el  propio bienestar psicológico son cada vez más. Diseñadas por psicólogos e informáticos, no sustituyen la ayuda profesional: su cometido es servir de apoyo y reemplazar métodos de recogida de datos menos eficientes, como las clásicas libretas y los tests de papel y lápiz.

Una alternativa a libretas y tests de lápiz y papel

La mayoría de psicoterapias modernas para los trastornos del estado de ánimo -como la depresión o el trastorno bipolar- requieren una implicación activa por parte del paciente y ponen mucho énfasis en la recogida de datos como trabajo para casa. A partir de tales registros, terapeuta y paciente colaboran juntos para identificar pensamientos y situaciones que agravan o mejoran los síntomas.

MoodChart
Hojas como ésta son entregadas por los terapeutas a sus pacientes para que las rellenen fuera de la consulta.

Normalmente, esto suele llevarse a cabo con el auxilio de plantillas de papel, un sistema incómodo e impreciso. Es aquí donde la informática echa una mano gracias a interfaces estructuradas y bases de datos. El software adecuado supone una enorme mejora en términos de eficiencia y detalle frente a las docenas de hojas de papel que se generan a lo largo de meses de psicoterapia.

Un ejemplo perfecto de las posibilidades que brindan los ordenadores a la hora de ayudar a quienes padecen trastornos del estado de ánimo es Optimism, un programa disponible para Windows, Mac OS X y iPhone/iPod. Se diseñó con dos objetivos en mente: ayudar a recopilar la mayor cantidad de información posible y conseguirlo sin cansar al usuario.

Optimism 3.5

La genialidad de Optimism consiste precisamente en el empleo de controles deslizantes y casillas para puntuar el propio estado de ánimo, el afrontamiento de los problemas, la calidad del sueño, los minutos de ejercicio, las horas de sueño, la toma de medicación y las estrategias, síntomas y factores desencadenantes que se han dado. El usuario no debe escribir nada: basta con abrir el programa y hacer clic allá donde haga falta.

Tabla de resultados
Los informes de Optimism se generan al instante y se pueden guardar en formato PDF

Más allá de la facilidad de uso, la ventaja más inmediata de Optimism radica en la generación de tablas y gráficas listas para ser impresas. Todas las versiones son capaces, además, de sincronizar los datos con el servidor de Optimism, con lo que el registro diario se puede efectuar desde cualquier lugar con acceso a Internet.

MoodChart
Un ejemplo de hoja generada por MoodChart. Es posible apreciar la evolución del estado de ánimo de un solo vistazo.

Una funcionalidad similar a la de Optimism la podemos encontrar en páginas web gratuitas como MoodChart.org, MoodTracker o Mood-Chart.com. Para los terapeutas, quienes habitualmente deben instar a sus clientes para que hagan los “deberes”, este tipo de programas y páginas web es un sueño hecho realidad: aunque la carga de trabajo sea similar, es mucho más sencillo rellenar un formulario web que una hoja de papel.

Estas ventajas se extienden también a las baterías de pruebas psicológicas. Ya son varias las editoriales que ofrecen versiones electrónicas de tests clásicos; la comodidad, tanto para el paciente como para el terapeuta, es máxima, pues los tests se pueden contestar en cualquier momento y desde cualquier lugar, y los resultados se corrigen automáticamente.

PersonalDNA
PersonalDNA.com es un ejemplo interesante de las ventajas de una página web frente a un test de papel y lápiz

Un paso más: Psicoterapia Asistida por Ordenador (CAT)

Hasta ahora hemos visto herramientas que facilitan la recogida de datos, pero ¿qué hay de la psicoterapia en sí? ¿Puede un programa tratar con éxito una condición clínica? Es la pregunta que se han hecho varios investigadores en años recientes. Lo que hasta hace poco era impensable por limitaciones técnicas, ahora es factible, y la psicoterapia asistida por ordenador (CAT) recibe cada vez más atención por parte de clínicos e investigadores.

Metro - Realidad Virtual
La realidad virtual para el tratamiento de fobias específicas (en este caso, agorafobia) es otro ejemplo de CAT.

Por ejemplo, Wright y colegas, en un artículo de 2005 publicado en el American Journal of Psychiatry, hallaron evidencia a favor de la eficacia de la psicoterapia asistida por ordenador para la depresión. Un contacto reducido con el terapeuta y el uso de programas de este tipo suponen una importante reducción de costes y un acceso más fácil a la terapia para personas que viven lejos de las consultas.

Good Days Ahead Otros programas y sitios web proponen una serie de contenidos y ejercicios de auto-ayuda inspirados en protocolos científicamente validados. Un ejemplo clásico es Good Days Ahead, un DVD interactivo con ejercicios útiles para hacer frente a síntomas ansiosos y depresivos relacionados con nuestros pensamientos.

Bastante similar en propósito, aunque no en formato, es MoodGym, un sitio web que -previo registro gratuito- enseña habilidades cognitivas de afrontamiento de la depresión. El software para relajarse y conciliar el sueño, del cual ya hablamos en otro artículo, también puede usarse en contextos terapéuticos.

¿Psicoterapia sin salir de casa?

DR. SbaitsoEs difícil predecir qué depara el futuro de este tipo de programas. El uso combinado de formularios web, contenidos multimedia, videoconferencia (e incluso videojuegos o mundos virtuales) se perfila como una alternativa interesante a la psicoterapia presencial.

Con todo, hay ámbitos en los cuales los programas de CAT no pueden sustituir al psicoterapeuta de carne y hueso: ningún programa es capaz de efectuar un diagnóstico fiable, desarrollar y aplicar programas de tratamiento personalizados o detectar conductas peligrosas. Un ordenador carece de la empatía y la intuición de un terapeuta real.

Como asistentes del terapeuta o materiales de prevención y refuerzo, sin embargo, estos programas son un magnífico aliado. Lejos han quedado los tiempos en los que conversar con ELIZA, Dr.Abuse o Dr.Sbaitso era el máximo de la psicoterapia virtual.

Sígueme en Twitter: @remoquete

Cargando comentarios