Por favor, no me desinstales

Algunos desarrolladores apelan a tus emociones para evitar que desinstales sus programas, pero ¿realmente funciona? Dínoslo tras ver estos ejemplos.

Si desinstalas una aplicación, seguramente sea por razones objetivas: no cumple lo prometido, has encontrado otra app mejor o simplemente ya no la necesitas. Sin embargo, algunos desarrolladores intentan tocar tu fibra sensible haciendo que te replantees la idea.

Hemos encontrado estos ejemplos. ¿Conoces más? Déjalos en los comentarios.

Baidu Antivirus – Un oso triste

El antivirus de Baidu no está nada mal como ya vimos en su análisis, pero si cambias de opinión y lo quieres desinstalar, deberás enfrentarte al chantaje emocional de comunicar tu decisión a este sensible oso.

La cosa no empieza bien. El oso, de entrada, ya está llorando, y su tristeza no hace sino ir a peor cuando eliges los motivos por los que deseas desinstalar este antivirus.

Baidu IME – Una chica llorando

Baidu IME2

Baidu IME es un programa para Windows que facilita la escritura en japonés y el uso de caras divertidas hechas con texto. Ahora bien, para desinstalarlo deberás romperle el corazón a esta joven moza, que te recuerda que “te ha ayudado lo mejor que ha podido”.

Cuando respondas que vas en serio, rompe a llorar desconsoladamente mientras te da las gracias por todo y te pide que al menos la digas en qué se ha equivocado.

PhotoJoy – Un perrito triste

PhotoJoy es un programa para Windows que integra tus fotografías en fondos que puedes usar como salvapantallas o fondos de Windows. La desinstalación se lleva a cabo con el asistente estándar, pero después tendrás que enfrentarte a la mirada acusadora de un adorable cachorrito, que te pregunta por qué has desinstalado el programa.

Baidu PC Faster – El portátil triste

La trilogía de Baidu acaba con PC Faster, un programa de mantenimiento para Windows que limpia archivos temporales, libera memoria y elimina programas del auto-arranque.

En esta ocasión, según lo que elijas, se te intenta convencer de que quizá no has usado el programa correctamente. Aun así, si perseveras, entristecerás al ordenador portátil y se te advierte que tu PC se va a volver más lento e inseguro.

Soluto – El PC triste

Es muy parecida a la anterior, pero en este caso, la acción es todavía más dramática. La cara sigue el cursor con la vista y se va entristeciendo más según te acercas al botón de desinstalar. Si, por el contrario, te aproximas a Keep Soluto, esboza una gran sonrisa.

Desde el pasado: Doom

“Sal de aquí y vuelve a tus aburridos programas”

Hablando de software que apela a tus sentimientos no podíamos olvidarnos de un clásico: Doom. De acuerdo, no es una desinstalación, pero cuando intentabas dejar de jugar te retaba con todo tipo de mensajes: “Vete, cuando vuelvas te estaré esperando con un bate de béisbol”, “no te vayas, todavía hay más demonios a los que achicharrar”…

Una creatividad que tiene los días contados

Al desinstalar apps en Windows 8.1 no verás ningún asistente

Tanto si te gusta que las apps te pidan una segunda oportunidad como si no, este tipo de actos tienen los días contados por un sencillo motivo: los asistentes de desinstalación son cada vez más innecesarios.

Desinstalar una app ya no depende del autor, sino que es el propio sistema operativo quien realiza el trabajo sucio. Esto ya pasa en la mayoría de terminales móviles, pero también se está extendiendo al escritorio como queda patente en Windows 8. ¡Una lástima para los desarrolladores creativos que intentan evitar que desinstales sus apps!

¿Desinstalarías la app anterior aún a riesgo de hacer llorar a la chica?

Cargando comentarios