Cómo procesar y mejorar las fotos como un profesional en 4 pasos

Nos ha pasado a todos: vuelves de las vacaciones de nuestra vida y tienes muchas ganas de enseñar las fotos a tus amigos y familiares. Metes tu tarjeta SD en tu ordenador y tus ojos se ponen como platos. Una a una, hasta 5 mil fotos de calidad diversa empiezan a aparecer en tu pantalla. Algunas son geniales mientras que otras deberían ir directas a la papelera, pero detectas unas cuantas con el potencial para ser las mejores fotografías de la historia. Tan solo necesitas un poco de mejora inteligente.

Mejorar tus fotos no es tan difícil como parece. Vamos a ofrecerte 4 pasos simples para mejorar tus fotos como un profesional para que tus amigos se pongan verdes de envidia lo más pronto posible.

Protege

Antes de hacer nada, ¡crea una copia de seguridad! Duplica todas las fotos que has tomado, sean buenas, malas o terribles, y almacena la copia en una carpeta diferente de tu ordenador. Incluso mejor: transfiere las fotos a un disco duro externo a un servicio de cloud para mantenerlas a salvo por si tu ordenador decide estropearse. Si no copias todas tus fotos, te arriesgas a perderlas si, por ejemplo, te distraes y por accidente le das a “eliminar”. O quizás lleguen a perderse durante una maniobra.

Clasifica

Es el momento de organizar todas tus fotos. Existen muchas formas de hacerlo pero la más simple es crear tres carpetas: Eliminar, Mantener y Mejorar y empezar a guardar allí las fotos conforme las revisas.

Las fotos duplicadas, borrosas… se van a la carpeta Eliminar. No las elimines directamente ya que te conviene realizar una última revisión al final por si acaso has estado a punto de eliminar un diamante en bruto.

Las fotos decentes se van a Mantener. Son las fotos que no son excepcionales pero que suelen ser centradas y bien tomadas. Sirven como documento de algún momento de tu viaje. El 70-80% de tus fotos deberían acabar en esta carpeta.

Finalmente, las fotos excepcionales o que registran un momento especial de tu viaje deben ir a la carpeta Mejorar. Son las fotos que quieres colgar en la pared y compartir con tus amigos. Sé selectivo. Esta carpeta no debería tener más de 50-80 fotos en total.


Mejora

Ahora viene la parte divertida: cuando tiene lugar la magia. Existen muchas herramientas que puedes usar para mejorar las fotos, desde programas profesionales y complejos como Photoshop de Adobe o Lighroom hasta otros programas más fáciles como Clip de InPixio y Focus. Elige una que te convenga para tus necesidades y para el tiempo que quieres invertir en este proceso.

Lo primero que debes revisar es el balance de blancos, el color, el brillo y el contraste. Cuando retoques las fotos una a una, ten en mente que cada foto debe encajar en la colección. Por ejemplo, una foto que tiene una saturación de color mejorada junto a una foto en blanco y negro conseguirá que tu colección carezca de coherencia. Intenta mantener un estilo general en todas tus fotos.

Una vez has terminado llegue el momento de poner atención a los detalles. Mira cada foto con cuidado y detecta aquellos pequeños detalles que podrían arruinar una foto por otra parte perfecta. ¿Hay un pájaro encima de una escultura romana que se encuentra en la plaza central de la ciudad? ¿Una línea de corriente enturbia tu paisaje? Las herramientas de edición de foto modernas incluyen a menudo funciones inteligentes como la detección contextual que te ayuda a arreglar pequeños defectos y aseguran que el resultado sea lo más natural posible.

Y ahora viene el consejo que enfadará a los puristas de la fotografía: ¡No tengas miedo de dejar volar tu imaginación y pasarlo bien con las fotografías! Corta tu retrato familiar y sobreponlo en un paisaje famoso. O crea tu propia tarjeta de felicitación con tus propias fotos. No existen reglas estrictas sobre lo que puedes hacer y lo que no con una fotografía. Una gran foto evoca una respuesta emocional, así que saca a la luz tu divertimiento y disfrute para que tus personas cercanas también se lo pasen bien. ¡No existe motivo para no hacerlo!

Guarda y Comparte

Casi has terminado en tu viaje de mejora de fotos. Lo último que te queda por hacer es compartir el resultado con tus amigos y guardarlo para años venideros. Existen muchas herramientas para compartir tus fotos con amigos y familiares. Plataformas social media como Facebook te permiten decidir quién podrá ver tus fotos y quién no. Si tus amigos no tienen Facebook, comprime las fotos y usa un servicio de envío de archivos grandes como We Transfer (http://www.wetransfer.com/).

Para guardar tus fotos y tenerlas a salvo, duplica siempre tus copias de tu colección en dos rincones separados: tu ordenador y tu disco duro externo, tu ordenador y tu DVD o mejor aún, usa un servicio de almacenamiento por cloud como Google+, Dropbox o Skydrive.

Disfruta de tus fotos

Tus fotos son recuerdos congelados en el tiempo, así que procésalas y mejóralas con mimo. No tengas ansía por acabar. Toma tu tiempo y revive los recuerdos. Usa al máximo las herramientas a tu disposición. Tus fotos se lo merecen.

¿Te gustaría averiguar cómo tomar las mejores fotografías? Consulta nuestro artículo 4 estrategias poco conocidas para conseguir fotos inolvidables.

Cargando comentarios