¿Qué es el software libre?

Lo utilizas a diario, está en todas partes, tiene infinidad de utilidades y no importa el sistema operativo que utilices porque lo encontrarás en todos ellos.

Sus defensores dicen que es más que una clase de software, que es una filosofía de vida. ¿Qué es el software libre?

Acompáñanos en este modesto intento de dilucidar qué es y qué no es software libre.

Una sola palabra: libertad

Acudimos a Google y éste nos remite a la Wikipedia. El software libre, en inglés free software, hace referencia al software que respeta la libertad de sus usuarios, ya que les permite, además de usar el programa, copiarlo, estudiarlo, adaptarlo a sus necesidades y redistribuirlo.

La Free Software Foundation (Fundación para el Software Libre) viene a decir lo mismo: es software libre aquel sobre el que tienes el control, es decir, que tú decides cómo actúa y no la empresa desarrolladora o los gobiernos. Para que una aplicación sea software libre debe ser transparente, en el sentido de que tengas acceso a su código fuente.

Y si todavía no te ha quedado claro, puedes echar un vistazo a la extensa definición del Proyecto GNU, englobado dentro de la Fundación para el Software Libre, o al esquema que encontrarás en la entrada de Software Libre de la Wikipedia.

Compartir el conocimiento

La principal característica del software libre es la libertad, pero hay otra que pasa bastante desapercibida, y es la de compartir.

Las fundaciones defensoras del software libre y la multitud de asociaciones y grupos de usuarios próximos a este tipo de software son muy prolíficos en lo que a documentación se refiere. No sólo defienden el uso del software libre, sino que también lo recomiendan y nos ayudan a utilizarlo.

La prueba más gráfica es la del día de la Libertad de software, del que ya hablamos. Allí se realizan talleres y actividades de divulgación, aunque no son exclusivas de este día y se suceden el resto del año.

¿Si es libre debo pagar por él?

Debido al doble significado de la palabra libre (free en inglés), una confusión habitual es la de que pensar que el software libre es también gratuito.

Por suerte, muchísimos proyectos e importantes programas son totalmente gratuitos y se financian a través de donaciones, como Firefox, Ubuntu, GIMP u Openoffice, pero también hay software libre de pago.

¿Entonces cómo protege un autor su software libre?

La libertad no es infinita. Tu libertad termina donde empieza la mía, por lo que hay que acotar dónde empieza una y termina la otra. Para eso están las licencias.

El software libre, a diferencia del privativo, utiliza copyleft en lugar de copyright. Es decir, protege el trabajo del autor de un programa pero también hace hincapié en el derecho del usuario de utilizar ese programa como mejor le convenga, con las menores limitaciones posibles.

La licencia copyleft más representativa es la licencia pública GNU, o GPL. Existe una versión algo más light llamada LGPL (Licencia Pública General Reducida de GNU), así como multitud de otras licencias adaptadas a proyectos concretos, como la licencia BSD y la MPL (Mozilla Public License).

De éstas y de muchas otras licencias hablaremos próximamente.

¿Qué opinas del software libre? ¿Lo utilizas en tu ordenador o eres más partidario del software propietario?

Enlaces de interés

Cargando comentarios

¿Tienes un AdBlocker?

Los anuncios nos permiten ofrecer descargas gratuitas y seguras a nuestros usuarios. Por favor desactiva tu AdBlocker para continuar navegando por nuestro site.

Instrucciones para desactivarlo

Pulsa en el icono de tu AdBlocker en la barra de navegación y:

  • A) Desactiva el AdBlocker para este sitio.
  • B) Añade nuestro sitio a la lista de excepciones.

Continuar

¿Tienes un AdBlocker?

Los anuncios nos permiten ofrecer descargas gratuitas y seguras a nuestros usuarios. Por favor desactiva tu AdBlocker para continuar navegando por nuestro site.

Instrucciones para desactivarlo

Pulsa en el icono de tu AdBlocker en la barra de navegación y:

  • A) Desactiva el AdBlocker para este sitio.
  • B) Añade nuestro sitio a la lista de excepciones.