Sombras de Mordor: 9 trucos para dominar a los jefes orcos

Al principio, Shadow of Mordor me frustró. Los jefes eran demasiado duros. Hasta que descubrí trucos que encajan con mi estilo de juego. Y ahora las fuerzas del mal ya no pueden detenerme.

Como ya comentó mi colega María Baeta, Middle Earth: Shadow of Mordor es un juego a mitad de camino entre Assassin’s Creed y Batman: Arkham Origins, pero tiene elementos que lo hacen único, como el innovador sistema Nemesis, en el que tus enemigos van mejorando conforme pasa el tiempo.

La complejidad de Shadow of Mordor puede abrumar; en mi primera hora de juego fui masacrado por toda clase de orcos, hasta que algunos de ellos se convirtieron en capitanes de lo más duro. Tuve que espabilar: volví a poner la espada en su funda, subí a una torre y me puse a pensar. Estos son los trucos que salieron.

Conviértete en el señor de… las torres-forja

Shadow of Mordor rebosa de eventos aleatorios que hacen que viajar a pie largas distancias acabe por distraer al más centrado de los rangers. Pero para ir a una misión o un evento rojo, necesitas viajar rápidamente. La mejor manera de conseguirlo, y por lo tanto de ahorrar tiempo más tardes, es desbloquear todas torres-forja.

Las torres-forja son un excelente refugio y permiten viajar rápidamente por el mapa (fuente)

Las torres son excelentes refugios, pues los orcos no pueden subir a ellas. Más de una vez he aprovechado su cercanía para esconderme en la cima y esperar a que treinta perseguidores perdieran mi rastro y volvieran a su rutina de gritarle a los esclavos y beber grog alrededor de las hogueras.

Corre como si no hubiera un mañana

Talion es fuerte y hábil, pero no es invencible: si un enfrentamiento no sale como esperabas, por ejemplo porque no consigues dar con el punto débil de un capitán, huye antes de que te maten. Y no corras hacia cualquier sitio, sino hacia lugares elevados o cerca de hierbas que puedan llenar tu barra de salud.

¡Corre, Talion, corre! (fuente)

Un truco para correr todavía más es saltar sobre muros u hogueras, lo que permite esprintar durante cortas distancias. Analiza también el terreno en busca de vías de fuga y escondrijos: la mayoría de fortificaciones tienen escondrijos en los que los orcos no podrán alcanzarte o verte.

En las peleas, salta de un enemigo a otro

Dar golpes a todo lo que se mueve y quedarse parado en un sitio es la peor táctica que puedas usar. Es mejor saltar por encima de cada orco hasta situarse a las espaldas del que quieres atacar. Cuando haya más de diez orcos en una pelea y uno de ellos sea tu objetivo, salta de orco en orco y concentra tus combos y ejecuciones sobre el que quieras eliminar.

Para que los saltos sean todavía más útiles, desbloquea lo antes posible el salto con aturdir: es increíblemente efectivo para tomar tiempo y sobrevivir en las grandes peleas, y funciona también con la mayoría de jefes. En general, recuerda que es mejor parar golpes, empujar y aturdir que golpear todo lo que se mueva.

Observa el territorio como si fueras un águila

La altura es tu aliada. Sube a torres, muros y acantilados, activa el sigilo y observa con atención lo que ocurre a tu alrededor. A los orcos se le da mal trepar, y difícilmente podrán detectarte si estás muchos metros por encima de sus calvas cabezas. Talion nunca pierde el equilibrio, y trepa incluso las más hostil de las paredes.

Observar desde las alturas no solo sirve para identificar puntos débiles y elegir el mejor momento para atacar, sino también para ahorrar quebraderos de cabeza. Muchos de los eventos del juego, como los duelos entre jefes orcos o las cacerías, tienen resultados inesperados: los capitanes pueden morir sin que tengas que disparar una sola flecha.

Mira las cosas con ojos distintos

Ya que estás arriba, no está de más activar la visión espectral. Con ella puedes ver la posición de orcos y humanos, así como su tipo de armamento. Otras dos funciones útiles de la visión espectral es el marcado de jefes (que aparecen en color rojo) y la identificación de objetos peligrosos, como ánforas de grog o jaulas de caragor.

La visión espectral revela muchos secretos del entorno (fuente)

Algunos de los tesoros que salpican el mapa de Shadow of Mordor solo se pueden recoger cuando la vista espectral está activada. Y hablando de mapas, te recomiendo que lo consultes cada cierto tiempo para encontrar eventos de color rojo: no son obligatorios, pero facilitan mucho la ingrata tarea de eliminar capitanes.

Condimenta cada batalla con mucho caos

Que el aspecto feroz de los uruk no te engañe: son grandes pero también asustadizos. Entre otras cosas, el orco medio le tiene miedo al fuego, a las abejas y a los caragor, los cuadrúpedos de dientes afilados que campan a sus anchas en las estepas de Mordor. Y un orco asustado es un orco que no lucha.

Dispara a las jaulas para liberar a los caragors: atacarán a los orcos (fuente)

Dispara flechas a la carne colgada en ganchos, a los nidos, a las jaulas, a las hogueras y a los toneles para ver cómo los orcos huyen despavoridos o saltan por los aires. El caos resultante es increíblemente útil a la hora de despejar el camino que te separa de los jefes más duros del juego, los cuales, por cierto, también tienen fobias.

Quema las runas que no te sirven

Al cabo de unas horas de juego, si has conseguido deshacerte de capitanes y jefes de menor importancia, tendrás una buena colección de runas en tu inventario. Verás que algunas se repiten o que son poco interesantes para tu estilo de juego. Lo mejor que puedes hacer es convertirlas en Mirian, la moneda de Shadow of Mordor.

Cuanto más Mirian tengas acumulado, más poderes y huecos en tus armas podrás desbloquear. Ten en cuenta que las runas épicas, de color amarillo, dan más moneda que las normales, pero también son más difíciles de conseguir. ¿Una buena forma de conseguir runas épicas? Pasa al siguiente truco y lo sabrás.

Amenaza a los capitanes antes de ir a por ellos

Como dije más arriba, los orcos son seres asustadizos, y los capitanes no son una excepción. Si les envías una amenaza de muerte antes de ir a buscarlos, los jefes orcos aumentarán su escolta y las defensas de sus bastiones. ¿Cómo puede ser esta una buena idea, te estarás preguntando?

Un orco amenazado es un orco más difícil de matar, sí, pero también un orco que liberará runas de mayor valor cuando acabes con él. Estas runas épicas, reconocibles por su color amarillo, dan poderes excepcionales a tus armas, y se pueden convertir en una gran cantidad de Mirian en caso de que no las necesites.

Elige tu muerte con sabiduría

Talion es inmortal: cada vez un orco lo atraviese fatalmente con una flecha, una lanza o un sable grasiento, el ranger volverá a aparecer en la torre de luz más cercana. Lo que parece bueno, en realidad es una desdicha, pues hará que la jerarquía de orcos evolucione y los capitanes se vuelvan más fuertes.

Paso 1: deja que un orco crezca en rango y poderío. Paso 2: mátalo para cosechar runas

Con los ocho trucos anteriores, evitar la muerte de Talion es mucho más fácil, pero hay momentos en que morir y dejar que un orco suba en poder es útil. ¿Por qué? Porque un capitán orco más potente mantiene a raya otros capitanes y deja caer recompensas más grandes. Es una forma peculiar de “sembrar” y “cosechar”.

Cada estilo tiene sus trucos

Los 9 trucos que acabo de presentar encajan con mi estilo de juego, en el que prefiero el sigilo y la velocidad al choque directo. Pero hay otras formas de salir victorioso en Shadow of Mordor: puedes convertir orcos a tu causa o interrogarlos para que revelen puntos débiles de tus adversarios, y también tienes la opción de cabalgar los caragor como montura.

¿Cuáles son tus trucos favoritos al jugar a Shadow of Mordor?

Escrito con la colaboración de Alex Beech

Sígueme en Twitter: @remoquete

Cargando comentarios