Strike Suit Zero Director’s Cut: Arcade espacial con buenas intenciones

Strike Suit Zero es un arcade en el que pilotas una nave capaz de transformarse en mecha para combatir en intensos combates espaciales. Aparecido primero en PC hace un año, gracias a la financiación por Kickstarter, ahora se publica en consolas de nueva generación con ligeras mejoras, más naves y nuevas misiones que completan la historia.

Con buenas intenciones

La historia de Strike Suit Zero se sigue a través de varias misiones que desembocan en una guerra civil entre los habitantes de la Tierra y los Colonos de los planetas exteriores. En total son 13 misiones, bastante largas de una media hora cada una, y que tienen varios finales según cumplas o no algunos de los objetivos del juego.

El desarrollo de Strike Suit Zero a lo largo de todo el juego es bastante simple y directo. En cada misión vuelas por el espacio luchando contra naves enemigas y tratando de cumplir los objetivos impuestos, que pueden ser proteger a un carguero, acabar con la flota enemiga, defender una posición, etc.

Al comienzo de cada misión podrás elegir tu nave favorita entre seis disponibles, siendo la Suit Zero la mejor opción porque, además, puede transformarse en mecha (robot). También eliges armamento en dos categorías principales, disparo estándar y misiles. Algunas de las armas van mejor que otras y la munición es limitada, así que la elección de tu armamento es clave en el éxito de la misión.

Strike Suit Zero intenta agradar al jugador con múltiples detalles jugables. Es interesante que la nave principal pueda transformarse en mecha, dándote flexibilidad estratégica en los combates espaciales. Además el mecha es más potente en su armamento (aunque más lento volando). Pero a pesar de este detalle, que al final es el único que le da algo de originalidad, en esencia este juego se queda en la media estándar del género.

Los enemigos carecen de una buena IA y si te derrotan generalmente lo harán por superioridad numérica o de potencia, y no por habilidad. Más desafío ofrecen las naves enemigas grandes, que debes destrozarlas por secciones y te llevarán más trabajo. Sus cañones pueden acabar con tus escudos en pocos segundos pero la táctica de huir de su campo de acción y volver una vez recuperado es perfectamente útil. De hecho, en casi todas las batallas ganarás así: atacando fuerte, huyendo cuando te quedas sin escudos y volviendo al ataque con energía renovada.

Además de la Campaña puedes jugar a otras cinco misiones extra, que hacen las veces de precuela de la historia, evocando grandes batallas y controlando a grandes héroes diferentes del protagonista principal. Como ves, una vez terminado Strike Suit Zero carece de una buena rejugabilidad.

Control más complicado de lo que parece

El movimiento de las naves tiene buena respuesta y según sus características funcionarán de un modo u otro. Es un juego algo complejo de mover: por un lado se utilizan todos los botones del mando, por el otro la configuración de éstos cambia según estás en modo nave o modo mecha.

Especialmente complicado es el movimiento con los sticks del mando, que sirven para volar y que mueven a la nave o el mecha de manera completamente diferente entre sí. Vale que son diferentes máquinas pero quizá se podría haber encontrado un punto intermedio para no confundir tanto al jugador cuando cambia de un modo a otro.

Por desgracia, además, no pueden editarse los controles siendo la única opción cambiar entre las tres configuraciones predeterminadas muy semejantes entre sí.

Bonito en pantalla

El diseño de Strike Suit Zero se lleva la palma. Inspirado en los space opera de mangas y animes de los 80 el efecto en pantalla es bastante espectacular. Puedes esperar decenas de naves en pantalla, misiles teledirigidos, racimos de bombas, lásers, grandes buques de guerra y escenarios de ensueño que evocan lejanas galaxias. Es un juego muy bonito visualmente a pesar de no ser una gran producción.

Conclusión

Una vez superado el agradable primer impacto visual que tiene Strike Suit Zero, y que dura un par de horas, lo cierto es que después la monotonía hace acto de presencia. Es un arcade espacial con misiones muy parecidas entre sí, y donde las estrategias para acabar con los enemigos son muy limitadas. Es, al final, un juego enfocado a un público muy concreto y que lo aprovechará con ganas, más bien por falta de alternativas que por su calidad.

Puntuación: 6

Disponible en: Xbox One y PS4

Sígueme en Twitter: @raulprz

Cargando comentarios