Tunea la Barra de tareas

Salvo contadas ocasiones, la Barra de tareas nos acompaña en todo momento. Está a mano para acceder a nuestros programas favoritos sin necesidad de ir al Menú inicio o darse un paseo por el Escritorio.

Aún así, mucha gente desperdicia este espacio porque no sabe que puede aprovecharlo mucho mejor sin apenas esfuerzo. Veamos cómo.

Paso 1. Desbloquear

Lo primero es ir a la Barra de tareas y desbloquearla para que podamos manejarla a nuestro antojo. Hacer esto es tan sencillo como hacer clic derecho en cualquier parte libre de ella (es decir, no sobre los iconos) y asegurarse de que no está activada la opción “Bloquear la barra de tareas”. De ser así, clic.

Paso 2. Arrastrar

Aquí es cuando nos toca arrastrar a diestro y siniestro. Esto ya queda un poco a vuestra elección, ya que no todo el mundo tiene el mismo tema de Windows, la misma resolución ni los mismos gustos. Personalmente prefiero tener la Barra de tareas formada por dos filas. Para lograrlo, se coge del borde superior y se arrastra hacia arriba.

Lo más normal después de eso es que tengas los iconos de acceso rápido seguidos por los programas abiertos, y un espacio vacío debajo. Este aprovechamiento no satisface nuestros deseos, de modo que vamos a arrastrar el apartado donde aparecen los programas abiertos justo debajo de los iconos de acceso rápido.

Paso 3 (Opcional) Añadir una barra de herramientas

Tal como lo hemos dejado puede ser un pelín soso, con una fila llena de iconos y otra de programas abiertos. Quizá te interese añadir alguna barra de herramientas más donde meter otros iconos para tener algo más de orden. Por ejemplo, puedes crear una barra de herramientas donde poner accesos directos a las páginas que visites con más frecuencia.

Por defecto Windows te permite añadir una barra de herramientas llamada “Vínculos”. En su interior contiene los accesos directos que tienes en la carpeta de igual nombre de tus favoritos de Internet Explorer. Para añadirla a la Barra de tareas, haz clic derecho sobre ella, submenú barras de herramientas y selecciona “Vínculos”.

Se te añadirá otro apartado con dichos enlaces, que podrás mover y redimensionar como con el resto de apartados de la Barra de tareas. De igual modo, si haces clic derecho tienes la opción de que se vean con iconos grandes o pequeños y con texto o sin texto. Tú decides.

De todas formas, si no utilizas Internet Explorer o simplemente no te da la gana usar esa carpeta para tu nueva barra de herramientas, puedes hacer lo mismo con cualquier carpeta del sistema. Lo único que tienes que hacer es seleccionar “Nueva barra de herramientas” donde antes elegiste vínculos (es decir, clic derecho / barras de herramientas).

Paso 4. Ajustar y bloquear de nuevo

Ya casi lo tienes. Sólo queda dejar todo colocado en su sitio, poner u ocultar textos, ordenar los iconos… y ya está. Por si tienes mucha curiosidad, mi Barra de tareas ha quedado algo parecido a esto.

No es que sea la octava maravilla, pero al menos me ahorrará navegar por el Menú inicio o el Escritorio para buscar los programas que más utilizo.

Una vez hayas terminado, vuelve a bloquear la Barra de tareas haciendo clic derecho sobre ella. No es imprescindible, pero así evitarás moverla sin querer.

Cargando comentarios

¿Tienes un AdBlocker?

Los anuncios nos permiten ofrecer descargas gratuitas y seguras a nuestros usuarios. Por favor desactiva tu AdBlocker para continuar navegando por nuestro site.

Instrucciones para desactivarlo

Pulsa en el icono de tu AdBlocker en la barra de navegación y:

  • A) Desactiva el AdBlocker para este sitio.
  • B) Añade nuestro sitio a la lista de excepciones.

Continuar

¿Tienes un AdBlocker?

Los anuncios nos permiten ofrecer descargas gratuitas y seguras a nuestros usuarios. Por favor desactiva tu AdBlocker para continuar navegando por nuestro site.

Instrucciones para desactivarlo

Pulsa en el icono de tu AdBlocker en la barra de navegación y:

  • A) Desactiva el AdBlocker para este sitio.
  • B) Añade nuestro sitio a la lista de excepciones.